Evangélicos en Córdoba: qué arman Cita con la Vida y el partido UNO

Las iglesias evangélicas juegan sus fichas en la política cordobesa. El año que viene, por rotación, tendrán un legislador provincial. UNO dice que respeta el armado local, pero le hace guiños a Negri.

Por Bettina Marengo

Con lógica diferente a los partidos políticos tradicionales, pero con intenciones de disputar poder, cargos y sentidos, los evangélicos de Córdoba juegan su juego político. El principal actor local es la iglesia Cita con la Vida, la mayor iglesia evangélica de Córdoba, cuyo líder, Carlos Belart, es un nombre insoslayable al hablar de cristianos y política. Cita con la Vida es, además, aliada de Aurelio García Elorrio en el partido Encuentro Vecinal Córdoba. El acuerdo de rotación es que el año próximo, el pastor Gerardo Grosso, figura importante de esa organización evangélica y cercano al PRO, ocupe la banca del creador del Portal de Belén en la Legislatura.

La iglesia con templos en las calles Salta y Buchardo es cabecera del llamado Concejo Pastoral, donde están representadas las principales iglesias evangélicas de Córdoba, con excepción de Medea. Esta última tiene fuerte inserción territorial en zona sur de la ciudad de Córdoba. Casi todas articulan con los gobiernos provincial y municipal en los territorios, y tienen funcionarios ubicados en las reparticiones, en una política de inserción que comenzó hace dos décadas y que a nivel regional tiene en el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, su máxima y dramática expresión.

En el mencionado Concejo Pastoral aseguran que el universo de fieles (y potenciales votantes) que representan llega a 650 mil cordobeses, una cantidad suficiente como para incidir en una elección. Con ese espacio tuvo que negociar la Municipalidad de Córdoba tras las agresiones que sufrió la comunidad LGTBI, el Día del Orgullo, cuando se izó la bandera de la Diversidad Sexual, en el Parque Sarmiento.

A su vez, el Concejo tiene una mesa política desde donde se discuten y se articulan las relaciones con los poderes terrenales, estatuales y extraestatuales. El rechazo al aborto legal es el hilo conductor que los unifica en las diferencias políticas y partidarias, ya que hay peronistas, macristas y radicales. En las redes sociales del espacio se evidencian posiciones reaccionarias a la diversidad sexual y conservadoras en lo político. Como parte del proyecto, crearon una Escuela de Formación política donde suelen verse funcionarios de distintos orígenes.

En este escenario provincial, a nivel nacional el año pasado comenzó a formarse el partido UNO (Una nueva oportunidad) que tiene aspiraciones para las elecciones de medio término, y ya tiene desarrollo en nueve provincias, según informó el periodista Pablo Fornero en el sitio letrap.com.ar.

En Córdoba, UNO aún no tiene construcción. El partido nació políticamente cercano al PRO y a la coalición macrista Juntos por el Cambio, y de hecho actualmente va por esa línea de acercamiento. La posición pañuelo celeste es aglutinante del espacio, pero también buscan ser referenciados en la lucha contra “la corrupción, la transparencia, los valores republicanos”, según sintetizan.

Un grupo de pastores y dirigentes evangélicos cordobeses estuvo en la jornada de conformación de UNA, en la bonaerense ciudad de Pilar, pero “estaba pensado para ser funcional y brazo cristiano del PRO”, según indicó una fuente que habló con este diario. “Unidos en la diversidad, nosotros creemos que tenemos que estar en todos los partidos”, señaló. Sin embargo, el pastor Gabriel Larrahona, de Villa del Rosario, integra la conducción nacional del espacio.

Más que la cercanía al PRO, al cual muchos pastores cordobeses adhieren (y de hecho el Consejo Político militó la marcha anti gobierno nacional del 9 de julio pasado) la preocupación fue no quedar acotados a un partido. En tal caso, Encuentro Vecinal es la herramienta donde Cita por la Vida hace pie hoy para su inserción política institucional, pero Belart entiende que el despliegue tentacular es mejor que limitarse a un solo partido religioso.

Alfil habló con el legislador santafesino Walter Ghione, uno de los creadores de UNO. Sobre Córdoba, y en un claro mensaje a los evangélicos locales, el dirigente sostuvo que el novel partido no disputará espacios “en territorios que están bien trabajados y donde el armado es fuerte”, como sería este distrito. Además, mencionó su intención de articular con EVC y con Cita con la Vida, y valoró la figura de Belart. “Vamos a conversar con ellos y acercarnos”, afirmó Ghione, y admitió que la estrategia de UNO pasa por hacerse representativo en cada distrito electoral.

Ghione dejó abierta otras puertas en Córdoba, aunque aseguró que no los desvela el escenario electoral 2021. El dirigente espera un Ok del radical Mario Negri para armar una reunión vía Zoom con los referentes de UNO: Ana Valoy del PRO tucumano, Roberto Torres del PRO pampeano, Leandro Jacobi de Cambiemos de Entre Ríos, el bonaerense Diego Villamayor, entre otros. “Estamos considerando todas las opciones sin rechazar ni desestimar ninguna”, manifestó el santafesino, quien se refirió al jefe del interbloque Juntos por el Cambio como “un referente político al cual admiramos”.

Mirado con lupa, las fuentes consultadas aclaran dos cosas: por un lado, que UNO no descarta tender líneas con otros sectores evangélicos de Córdoba, como podría ser Medea. Y por otro, que UNO es funcional a la estrategia de Cita con la Vida de jugar más protagonicamente en el instrumento que hoy sostiene, EVC, a la luz de las influencias que dice tener en función del número de fieles que representa.