Construcción: en junio 80% de las empresas no tuvieron adjudicaciones

El sector está frenado; el Gobierno nacional promete que habrá un repunte de la obra pública, en especial de pequeña escala. En ese sector, 45% de los trabajos está en desarrollo normal, 18% frenadas y 19% demoradas. La mitad de las compañías estima que las suspensiones de personal seguirán al menos hasta agosto

Mientras desde el Gobierno nacional indican que hay un plan “para recuperar la economía” cuando se supere la pandemia, la Cámara de la Construcción (Camarco)  a nivel nacional difundió una encuesta que indica que el mes pasado, el 64% de las empresas no realizaron presupuestos u ofertas de obras públicas y el 60% no realizó ninguno para obras privadas. Ocho de cada diez firmas no tuvieron ninguna adjudicación en ese período y a casi cuatro meses del inicio de la pandemia, un número “importante” no puede cumplir con sus obligaciones tributarias.

El estudio de opinión de la Camarco sobre el panorama de la actividad de la construcción indica que de las obras con contrato vigente, 45% están con desarrollo normal, el 18% están paralizadas y otro 19% demoradas por causas ajenas a la empresa. La proporción de obras con desarrollo normal mejoró algo respecto de mayo.

El 25% de las empresas tuvo que mantener, al 30 de junio, personal suspendido bajo convenio Uocra. El 51% estima que las suspensiones seguirán al menos hasta agosto; en el caso del personal bajo ley 20.744, dos de cada diez compañías tuvo que mantener, al 30 de junio, gente suspendida. Respecto de los salarios de este mes, el 48% los paga con recursos propios y el 25% con un mix de esos fondos y el ATP del estudio.

Al momento del estudio –la segunda quincena de junio-, el 55% de las constructoras había pagado el medio aguinaldo completo, un 17% en parte y un 26% aún no lo había podido pagar. El 49% de las empresas fueron incluidas en el programa ATP, algo menos que en los dos meses anteriores Además, 45% accedió a un crédito con tasa preferencial, un valor que se mantiene estable con el paso de los meses.

En lo relativo a las expectativas del sector, a tres meses vista, el 23% espera que la actividad mejore, el 31% entiende que se mantendrá igual y el 29% cree que disminuirá. Respecto de la facturación esperada para este segundo semestre sobre la base de lo presupuestado, 66% de los consultados indica que 50% o menos.

Entre las grandes constructoras y las pymes históricamente sumaron unos 400 mil puestos de trabajo registrado en el país; las pymes triplican en cantidad de empleados a las grandes. La obra pública mueve entre 35% y 40% del total. Según los datos del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric), en mayo la cantidad de empresas registradas cayó 27,8% en el país, 11% en ciudad de Buenos Aires, 33% en provincia de Buenos Aires, 26% en Santa Fe, pero 39,3% en Córdoba, que fue la segunda jurisdicción con mayor cantidad de firmas que salieron de actividad (571).

Respecto del empleo, el Ieric indica que en abril se contabilizaron 278.425 puestos de trabajo registrados en el sector con una contracción en relación al mes de 12,4%. Se trata de un ritmo de caída mensual que más que duplica el verificado en marzo (-5,8%) y que configura el de mayor intensidad de la actual serie (iniciada a mediados del año 2007). Con la pérdida de casi 40.000 puestos en abril, por primera vez desde el comienzo de esa serie el volumen de ocupación sectorial es inferior a la marca de 300.000 puestos de trabajo registrados, lo que ilustra la gravedad del actual panorama.

La vicejefa de Gabiente, Cecilia Todesca, una de las asesoras de mayor cercanía al Presidente y coordinadora del equipo económico, es quien indicó hace unos días que la obra pública de pequeña escala con insumos nacionales. “El gran dinamizador que tiene como herramienta el sector público es la obra pública. Y dentro de la obra pública nosotros tenemos que priorizar la obra pública de menor escala, que es la que tiene menos insumos importados y la que genera mayor trabajo. Eso deberíamos hacer en el corto plazo y en ese sentido estamos trabajando”, apuntó Todesca y a agregó que el Gobierno tiene varios sectores específicos que se dedican a ese sector, no solo el Ministerio de Obras Públicas sino también AYSA y Enhosa (que provee agua fuera de AMBA), Ministerio de Vivienda y Hábitat y Trenes Argentinos.

Obras Públicas busca administrar un presupuesto de al menos $30.000 millones entre lo que queda de este año y el próximo, para el que se debe armar un cálculo. El plan de viviendas Argentina Construye, que administra la cartera de Vivienda y Hábitat, anunció una inversión de $28.992 millones pero hay muy poco ejecutado.