Radicales tratan de no perder terreno con los padrones

Una parte clave del acuerdo interno es que no haya un sector que monopolice el manejo de la nómina de los afiliados

Por Alejandro Moreno

El Congreso Provincial de la Unión Cívica Radical, que se realizará el próximo sábado por videoconferencia, tendrá que validar el calendario electoral y, también, un acuerdo respecto al manejo del padrón de afiliados.
Las internas para elegir autoridades partidarias, cerradas al universo de los afiliados, suelen ser señaladas como un terreno fangoso que empieza a espesarse cuando se cierra el padrón. Todos desconfían de todos.
En este momento del radicalismo cordobés, en el que no está claro adonde está la mayoría (y cuando aún se tejen coaliciones entre grupos), tirios y troyanos resolvieron que puedan controlarse en dos cuestiones claves: la recepción de las fichas de afiliados y la confección de los padrones.
Las tareas se las disputaban tanto la secretaría electoral del Comité Central, a cargo de Alberto Zapiola, y la Junta Electoral, en la que el mestrismo habría perdido definitivamente la mayoría.
No tienen una empresa sencilla: muchas veces las fichas de afiliados llegan con serias deficiencias como para ser aceptadas; en otras ocasiones, cuando el control es de la mayoría de un solo grupo, ocurre que el margen de tolerancia es menor hacia las planillas que llevan sus rivales.
El plenario del sábado validará este acuerdo que tuvo como protagonistas centrales al mestrismo y a la Liga Sumar, que reúne a deloredistas, negristas, angelocistas y ex mestristas. Hasta ahora, estos dos bandos asoman como los principales antagonistas, aunque resta definir el juego de otra Liga, la que conforman los alfonsinistas con el intendente de Bell Ville, Carlos Briner; también hay otros grupos internos que aún no resolvieron claramente su juego.
Las elecciones internas para renovar las autoridades partidarias serán el domingo 6 de diciembre, y la asunción de los nuevos jefes de la Unión Cívica Radical está prevista para el domingo 20 de ese mes.

Comité

Mientras tanto, ayer el Comité Central de la UCR dio a conocer un documento en el que manifiesta “desconcierto, tristeza y malestar por la incoherencia de los diputados aliados al gobernador Schiaretti, al oponerse a la Ley de Emergencia al Turismo”.
“No damos crédito al hecho de que la diputada Vigo y su compañero de banca no hayan apoyado las medidas de alivio fiscal, acceso al crédito sin interés, detención de ejecuciones, ayuda salarial, entre otras medidas de ayuda a las pymes del sector, propuestas por nuestros diputados al Congreso”, agrega el comunicado radical.
Para los radicales, “no hay una razón más que la total ignorancia para que se hayan opuesto a esa ayuda tan necesaria”. “Máxime -continuaron-, cuando nuestra Córdoba es de las provincias que más dependen del turismo para la subsistencia de su gente”.
“No únicamente impidieron que se aprueben estas herramientas concretas para ayudar a un sector paralizado, sino que se adhirieron a un proyecto que propone medidas vagas de ‘capacitación, infraestructura y promoción del turismo’, que en vez de alivio, traerán más amargura a los cientos de operadores turísticos, personal de hotelería, gastronomía y demás servicios afines al borde de la desaparición”, agrega el documento del Comité Central.
Finalmente, señala que “nuestros diputados seguirán insistiendo para encontrar la solución a este sector y a los demás golpeados por la pandemia. Y manifestamos nuevamente nuestro pesar por este obrar tan alejado a las necesidades del pueblo. Y les recordamos que el voto popular no los ungió como representantes del gobernador Schiaretti, sino como representantes de los cordobeses en el Congreso de la Nación”.