Schiaretti instruyó bloquear accesos a Córdoba

Desde el miércoles, se cierran los límites provinciales para evitar nuevos casos importados de coronavirus. Analizan colocar terraplenes o algún tipo de barreras físicas en las distintas rutas; quedarán habilitados sólo 10 ingresos donde el COE dispuso puestos de estricta vigilancia.

Por Yanina Soria
[email protected]

El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) central afinaba anoche los detalles para la instrumentación de una decisión política tomada en las últimas horas por el gobernador Juan Schiaretti: bloquear los accesos a la provincia de Córdoba. El propósito no es otro que frenar el ingreso de personas provenientes de zonas con alta circulación comunitaria del virus, concretamente, del AMBA.

El mapa epidemiológico actual con varios focos de Covid- 19 activos y con una proyección alta de nuevos contagios a partir de los contactos estrechos de los ya confirmados, preocupa y mucho a las autoridades provinciales. Primero, porque la pata sanitaria de la mesa interdisciplinaria que atiende en la crisis por la pandemia en Córdoba no descarta volver a la Fase 1 si fuera necesario; mientras que el ala más política de ese comité entiende que el costo social y económico frente a un eventual retroceso sería muy alto para el Gobierno. De allí, la necesidad de barajar todas las alternativas posibles para evitar que ese sea el desenlace.

Segundo, porque la velocidad de los contagios (con un alto porcentaje de asintomáticos) es de tal virulencia que, en sólo cuestión de días, Córdoba pasó de tener una decena de infectados diarios a registrar casi 50, como fue el caso de ayer, récord. Y si bien las autoridades sabían que a mayores flexibilizaciones mayor probabilidad de contagios, “los casos importados” sumados al comportamiento irresponsable de muchos ciudadanos pueden derivar en un combo letal para los números que venía manejando Córdoba. Por ahora, sin el colapso de su sistema sanitario.

Lo cierto es que la medida de cerrar los accesos (de inminente aplicación) es considerada por el gabinete de Schiaretti como una instancia extrema pero necesaria para evitar nuevos brotes que puedan terminar en un desmadre general.

Sobre todo, después de “la experiencia Villa Dolores” donde el arribo de tres personas de Buenos Aires con Covid-19 desencadenó un foco incontenible que rápidamente se expandió hacia otras localidades cercanas y que llevó los registros a casi 150 contagiados en la zona de Traslasierra. A eso se le suma Marcos Juárez donde ayer en conferencia de prensa se confirmaron 16 positivos y se espera un número similar para las próximas horas cuando estén los resultados de los hisopados realizados en los contactos estrechos de esas personas.

Hasta donde pudo saber este medio, la Provincia analiza colocar terraplenes o algún tipo de barreras físicas en las distintas rutas de acceso a Córdoba; quedarán habilitadas sólo 10 donde el COE dispuso días atrás puestos de estricta vigilancia. De esa manera, dijo una de las fuentes consultadas, se tendrá absoluto control sobre quienes arriben al ejido provincial.

Los ingresos autorizados serán por las rutas 19, 158, 9 Sur (Autopista), 8, 7 (al este y al oeste), 35, 148, 38, 60 y 9 norte. En tanto, el tránsito desde el resto de los caminos se desviará hacia allí. A su vez solo se podrá acceder en el horario de 7 a 21 horas y será necesario tramitar los permisos de circulación a través del COE central desde la web, así como también los cupos para el ingreso al territorio provincial.

Hasta última hora de ayer, las autoridades evaluaban la forma de comunicar esta nueva disposición para evitar posibles planteos de inconstitucionalidad y fricciones con la Nación que, en principio, dio el “ok”. Además, se evaluaba la forma de articular con los intendentes de las localidades limítrofes.

Restricciones

Debido a la situación epidemiológica, desde ayer y por 21 días, se suspenden los permisos especiales para deportes y actividades recreativas entre localidades. Las reuniones familiares están autorizadas únicamente los días domingos entre las 11 y 23 horas, prohibiéndose la realización o encuentro cualquier otro día de la semana.