El día después del primer día: poco movimiento por la mañana y reservas por la noche

Después de más de 100 días sin servir una mesa, los gastronómicos pudieron levantar la persiana para recibir a sus clientes. ¿Qué pasó? La primera mañana estuvo “muy floja” pero parece que la cosa empezó a mejorar con el correr del día para cerrar la noche con algunas reservas. “Bares de noche, para gente joven que ya se quiere juntar con amigos, hay varios que han colmado reservas hasta jueves o viernes”, señala Gabino Escribano, responsable de El Celta y miembro de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica Córdoba. Qué vieron los gastronómicos y qué vimos nosotros.

Bares y restaurantes volvieron a encender las cocinas. Pese a la situación, al estado del tiempo y al día de la semana (un martes) la gente se movió por las propuestas de la ciudad.

“Hoy tenemos un par de reservas, no son muchas, el 30% del 50% que podemos ocupar. Además de que es especial porque la semana es corta y probablemente la gente esté guardándose para el fin de semana porque ya tenemos un par de reservas para esos días y algunas que teníamos para hoy la pasaron para el fin de semana”, Esteban Picolotti (San Honorato).

“Abrimos a las 7 y no pasó nada, como que la primera mañana todavía no arranca. Al mediodía fue mejorando y para la noche tuvimos un par de reservas. Pero ninguno, por lo menos de los restaurantes clásicos, está abarrotado ni es que nos hayamos quedado sin lugar”, Gabino Escribano (El Celta).

“Abrimos todos los bares. De día el movimiento fue más tranquilo y a la noche la gente fue viniendo con reservas. Tenemos muchas reservas para todos los días, la gente está tomando reserva para toda la semana, como los espacios son pocos y las mesas activadas son realmente pocas se acaban rápido”, Seba Gullo (Dada Mini, Apartamento, Capitán, Bruncheria, Billy Beer, Francis y Pibi).

“La gente ha salido, vamos creciendo de a poco. Tuvimos reservas para esta noche y en general en todos los locales entraron bastantes reservas”, Freddy Morozovsky (Johnny B Good, Black Pan, Peñón del Águila, Sushiworld Oh my bowl).

Qué vio la redacción…
It! Italy.
 A mediodía de ayer -y pese a la jornada gris y destemplada- el restaurante de Av. Núñez trabajó a un 40% de sus mesas (casi al máximo de lo permitido por el COE), con varias mesas de dos y tres personas que aprovecharon para comer algo.
Carta digital, alcohol en gel y todas las medidas de seguridad para una cocina de platos clásicos con pastas y pizzas a la cabeza. ¿El servicio? Bien, quizás un poco sobrecargado en el primer día. ¿Los precios? Acomodados como siempre al bolsillo “conservador” de los cordobeses.

Café de la Plaza. A los habitués de este clásico bar de Alta Córdoba les tocó presenciar un escenario inédito en los más de 100 años de historia del recinto. El Café de la Plaza logró aggiornarse a los tiempos que corren y preparó sus instalaciones con las medidas pertinentes para la ocasión: al entrar, se le toma la temperatura a los clientes con un termómetro infrarrojo sin contacto y se registra en una planilla a cada persona que ingresa (aunque no se les pide una declaración jurada). Todos los mozos están equipados tanto con tapabocas como máscaras protectoras y, aunque toman los pedidos, no cobran: el servicio se abona en caja. Estos cambios no parecen haber ahuyentado a la fiel clientela, que prácticamente llenó el recinto durante la mañana de este martes.

Starbucks. El local ubicado frente al Buen Pastor fue otro de los café que volvió a abrir sus puertas el día de ayer para recibir a los amantes de esta popular bebida. En su puerta de entrada, como en el resto de locales comerciales, figura visible el cartel de medidas sanitarias obligatorias impulsado por la Municipalidad de Córdoba, y al ingresar lo primero que se puede ver es un dispenser de alcohol en gel, que se repite en algunos espacios más del local. Las mesas tomaron un poco más de distancia, y quienes quieren ir a trabajar o estudiar por un par de horas se ven limitados, ya que para ellos existe un límite de 30 minutos en el salón. Pese a la situación de distanciamiento social que estamos viviendo, la cadena internacional de café volvió a llenar sus mesas, y sus cafés “instagrameables” volvieron a aparecer en redes sociales.