Comerciantes encienden señales de alarma electoral

Autoconvocados refutaron las estadísticas del CECIS sobre la caída de las ventas en Río Cuarto. Citan a los comerciantes a una reunión para analizar los números que consideran distorsivos de la dura realidad. Además, le reclamarán al gobernador Schiaretti discutir la tarifa de EPEC y le enviarán un mensaje a los candidatos a intendentes sobre el uso de los impuestos que pagan.

Por Guillermo Geremía
[email protected]

Hay un viejo dicho campero que asegura que “nunca se sabe por dónde va a saltar la perdiz”. El cazador y su perro marcador lo saben más que nadie. Con la pandemia los políticos están aprendiendo a entenderlo. “Esto se acabó, van a tener que hacer recortes en los gastos superfluos”, dijo sin ambages la vocera de los comerciantes autoconvocados de Río Cuarto en mensaje directo a la clase política que aspira representación en la elección municipal que viene.

Ese grupo díscolo surgido al calor de las limitaciones impuestas por la cuarentena se organizó cuando empezaron a observar que el agua de la caída de las ventas comenzó a llegarles al cuello tras el primer mes de comercios con puertas cerradas. Se contactaron en las redes a la velocidad de la viralización y la urgencia por no desaparecer. Aseguran contener a 400 pequeños y medianas unidades económicas que no responden a la lógica piramidal de las organizaciones corporativas, sino que se trata de un movimiento horizontal difícil aún de calificar. Lo que no hay dudas es que son un temblor creciente en la previsible normalidad del poder en Río Cuarto.

“Nosotros tenemos al instante el teléfono de casi 400 comerciantes autoconvocados y vemos que el porcentaje de ventas ha caído estrepitosamente. Las ventas oscilan este mes entre un 25% y un 35%, según lo que han manifestado. Para nosotros es muy significativo llevar a la sociedad una mirada que sea lo más objetiva posible”, aseguró Perla Capoulat, propietaria de una óptica y vocera de los autoconvocados. El día después que el CECIS (Centro Empresario, Comercial, Industrial y de Servicios) diera a conocer las estadísticas mensuales, los comerciantes no asociados a la entidad salieron a refutar esos números. Según el Centro Comercial las ventas por artículos durante el sexto mes del año cayeron 20,25% en comparación con igual mes del año anterior, beneficiadas por el impulso dado por el Día del Padre. Sin embargo los números de los autoconvocados hablan de un retroceso entre el 65 y el 75%. Las diferencias son abismales.

“Me gustaría ver las preguntas que hace el CECIS y los rubros encuestados, porque dependiendo de eso se puede dar una distorsión frente a la mirada de la sociedad y crea confusión para nosotros”, manifestó Capoulat en declaraciones a 102.9 La Gospel. El Departamento de Estadísticas de la entidad de calle Constitución aseguran que en los últimos doce meses las ventas por unidades disminuyeron casi 13% (julio 2019-junio 2020). Este número hace más ruido que el anterior. Los últimos seis meses de Macri y el primer semestre con pandemia sólo debilitaron en menos de un 15 por cientos las ventas por artículos en Río Cuarto. “Las ventas han caído un 70% aproximadamente. En los comerciantes pequeños y medianos al menos se percibe así. Quizás el CECIS consulta a comercios de grandes superficies y allí no se nota tanto”, según Capoulat.

Los comerciantes autoconvocados se visibilizaron cuando amenazaron con hacer oír sus cacerolas frente a la Municipalidad de Río Cuarto para que la Provincia permitiera retomar parte de la actividad mercantil en la ciudad. Los secretarios de Llamosas movieron sus influencias para evitar el ruido de la protesta con la promesa que en días posteriores iban a comenzar las flexibilizaciones. Algo que efectivamente ocurrió y fue capitalizado por un movimiento anárquico y escindido del CECIS. Después vino el “velazo” contra EPEC y una caravana con bocinas que sonaban contra la empresa provincial.

La primera reacción del corporación empresaria fue subestimar el movimiento y adjuntarlo a la excepcionalidad del aislamiento impuesto por la crisis sanitaria. “Cuando vuelvan a los mostradores se van a olvidar de protestar”, aseguraban algunos integrantes de la comisión directiva. Eso no pasó y ahora no aciertan en establecer un mecanismo de diálogo permanente para que no se geste un nuevo centro empresario como ya ocurrió en otro tiempo de la historia económica de la ciudad.

El próximo sábado los comerciantes autoconvocados van a reunirse para trazar líneas de acción frente a un escenario de crisis económica pero además con días de campaña electoral por venir. Revisarán los números de las estadísticas de ventas informados por el CECIS, firmarán un documento para que el Gobernador Schiaretti convoque a una audiencia pública que les permita discutir la tarifa de la empresa de energía.

“EPEC tiene una matriz que viene con una estructura de hace 30 o 40 años y la realidad demanda otra mirada del usuario. Es una estructura que no se rompe de un día para otro. Estamos generando una página para que firmen”, dicen los comerciantes dispuestos a morigerar la pesada carga en los costos de la tarifa eléctrica. “Pagamos la luz un 250% más cara que el resto de las provincias vecinas”, asegura Capoulat. Paradójicamente,  la reunión del fin de semana se concretará en los salones del CECIS. La entidad ofreció prestarle las instalaciones a los mismos que la cuestionan por su falta de enjundia en los reclamos del sector.

Los partidos políticos opositores  que competirán en las urnas llevan algunos de esos comerciantes como integrantes de sus listas de candidatos legislativos. El candidato de la alianza UCR-PRO ya se reunió con una decena de ellos buscando sumar agua para su molino. Pero Gabriel Abrile sólo logró dividir las aguas entre los participantes del encuentro en la Casa Radical de la calle Cabrera. Si hay algo en lo que están de acuerdo los autoconvocados es que la política tradicional ha defeccionado a la hora de resolver sus problemas.

En los pasillos del Palacio de Mójica ya acusaron aviso de recibo de esta filtración que alimenta una inesperada mancha de humedad de la campaña en marcha. “El COE lo limita al intendente pero creo que los generadores de trabajo, al habernos detenido, vimos que se frenó el motor de la economía. Entonces hemos empezado a mirar a nuestro alrededor todo lo que aportamos. Estamos con una mirada sobre todos los impuestos”, advirtió la vocera sobre el tercer motivo del encuentro del sábado por la tarde.

El comercio céntrico en Río Cuarto es el receptor del humor de una sociedad que lo tiene junto al campo como principal eje de su economía, pero es a la vez el formador de un boca a boca que adquiere preponderancia en las usinas de construcción de imágenes positivas o negativas de los dirigentes que aspiran a conducir los destinos del Imperio del Sur. “Sentimos que vamos a armar una mirada y un proyecto para decirles a los políticos de la ciudad de Río Cuarto que quieren ser intendentes que estamos con una perspectiva muy aguda y vamos a seguir para definir dónde va nuestro dinero. Antes bajábamos la cabeza y pagábamos. Esto se acabó”, concluye Capoulat. Así son las cosas.