UNC da primer paso para reapertura gradual

El Rectorado autorizó que se habilite el funcionamiento presencial de actividades administrativas esenciales en cada Facultad y en el Área Central.

A mediados de esta semana, la Casa de Trejo ingresó en la etapa de “distanciamiento social, preventivo y obligatorio”, a través de la resolución rectoral 711/2020, y por un primer período hasta el próximo 17 de julio.

Esta medida, de la mano con las disposiciones del Gobierno nacional, comenzará a cambiar gradualmente el paisaje de desolación que ha reinado en la Ciudad Universitaria desde que a mediados de marzo se dispusiese el aislamiento social, preventivo y obligatorio, puesto que habilita actividades administrativas esenciales de forma presencial.

La resolución rectoral dispone que sean los decanos de las Facultades, los directores de los establecimientos preuniversitarios (Monserrat y Manuel Belgrano) y los titulares de cada secretaría del Rectorado quienes definan de qué manera se reintegrarán los trabajadores no docentes a las actividades de su dependencia, en términos de fechas, frecuencias y horarios, entre otras variables.

Además, la normativa manda que aquellos trabajadores que se reincorporen cumplan con el “protocolo básico preventivo”, que la UNC puso en funcionamiento a través de la resolución rectoral 562/2020, y que se tomen los recaudos de bioseguridad recomendados por el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de la Provincia y por el Ejecutivo nacional.

El efecto será limitado, dado que ninguna de las dependencias está considerando un regreso pleno de su planta administrativa. Sin embargo, es cuanto a lo simbólico, la medida significa que la Universidad comienza a transitar el camino hacia una nueva normalidad, en la que la presencialidad y la virtualidad se mixturen para garantizar un mejor desempeño y el cuidado de la salud.

Las medidas fueron analizadas el jueves por la comisión paritaria particular, en la que participan representantes del Consejo Superior (en su condición de empleadores) y representantes sindicales de la Gremial San Martín.­ Allí se debatió sobre la habilitación excepcional de algunas actividades en forma presencial, y sobre las condiciones para la continuidad del teletrabajo. Las partes se volverán a reunir el próximo martes 7 para trabajar sobre la reglamentación de estas modalidades.

Dictado de clases

El dictado presencial de clases es muy probablemente el último paso que los universitarios darían en el camino hacia la nueva normalidad. La masividad que caracteriza la enseñanza en varias de las unidades académicas y las condiciones de infraestructura de todas ellas dificultan la aplicación de protocolos suficientemente seguros como para retomar esta actividad.

Es por ello que en las 15 Facultades se piensa ya en un segundo semestre en el que continúe el dictado virtual de clases de grado y posgrado. A pesar de que distintos sectores se oponen a la modalidad, las cátedras deberán adaptarse nuevamente. Lo positivo, destacan en Ciudad Universitaria, es que los docentes de este semestre contarán con el bagaje y aprendizajes de sus colegas que ya utilizaron la modalidad virtual en la primera mitad del año.