Organizaciones sociales: Si en Córdoba se paga ATP, que se pague IFE

Las agrupaciones que representan a los sectores más pobres reclamaron que, así como las empresas cordobesas seguirán recibiendo ayuda nacional para pagar a trabajadores formales, los informales necesitan el pago de emergencia. Algunas de las organizaciones que reclaman integran o son aliadas del gobierno nacional y provincial. El salario universal, a futuro. ¿Trueque con Schiaretti por el impuesto a las grandes riquezas?

Por Bettina Marengo

Las organizaciones sociales que tienen trabajo en Córdoba reclamaron al gobierno nacional que mantenga en Córdoba el Ingreso Familiar de Emergencia creado para trabajadores informales, en negro y desocupados sin ingresos. De no mediar una decisión del Alberto Fernández, junio fue el último mes que los 730 mil beneficiarios cordobeses cobraron la ayuda especial creada frente al parate de la cuarentena por el Covid 19. El tercer pago, previsto para la segunda quincena de julio, sería para el Amba y Chaco, ambas en cuarentena estricta.

Las agrupaciones deslizaron que la implementación del salario universal que reemplazaría al IFE, no verá la luz de inmediato (antes, hay que avanzar con el Registro de Trabajadores de la Economía Popular) y que es necesario responder a la urgencia porque “la mayoría de quienes cobramos esta ayuda estatal aun no hemos conseguido reanudar las estrategias de ingresos”.

“¿Por qué se dejaría de pagar el IFE a los trabajadores informales desocupados y de la economía popular, mientras se subsidia a las empresas privadas?”, señalaron en un comunicado las organizaciones que nuclean a los sectores más pobres de la sociedad.

En efecto, en julio, las empresas y empleadores privados recibirán del gobierno nacional una tercera ayuda para pagar salarios, bajo la forma del Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP).

En zonas como la provincia de Córdoba, que están en fase de distanciamiento social y no de aislamiento por el coronavirus, el estado nacional bonificará el 25% del salario de cada empleado, y no el 50% como hasta ahora. El tope es el valor del Salario Mínimo Vital y Móvil, que está en 16.875 pesos. En rubros críticos, con actividad todavía paralizada por la cuarentena, como gastronomía y hotelería, el gobierno se seguirá haciendo cargo del 50% de la masa salarial en todo el país. En junio, el tesoro nacional asistió a unas 310 mil empresas de todo el país, y a unos 2,8 millones de asalariados en blanco.

Según un dirigente industrial que ayer habló con Alfil, es probable que el ATP para los empleadores privados se mantengan en agosto.

El reclamo de las organizaciones sociales por el tercer IFE en Córdoba lleva la firma de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular, donde están nucleadas agrupaciones como Barrios de Pie, la CTEP, la CCC y el Movimiento Evita, entre otras. Muchas de ellas integran o son aliadas del gobierno nacional y/o provincial. Off the record, los funcionarios de ambas jurisdicciones que integran o provienen de organizaciones sociales expresan “mucha preocupación” por el corte en Córdoba.

El IFE y el ATP recortados según situación se circulación de Covid 19 en los distritos, fueron temas de la reunión de gabinete económico que encabezó ayer el presidente Alberto Fernández en Olivos, en la que se hizo un seguimiento de las medidas tomadas para mitigar los efectos de la pandemia. Aunque se esperaba algún anuncio, no lo hubo.

El ministro de Desarrollo Social y mano derecha del gobernador Juan Schiaretti, Carlos Massei, está haciendo ingentes gestiones ante varios despachos para que el IFE se pague en julio en la ciudad de Córdoba. A la diputada Alejandra Vigo, la jefa del PJ capitalino que tiene excelentes relaciones con las organizaciones sociales, también le preocupa el tema. Es mucha plata, tanto para erogar la Nación, como para dejar de recibir la provincia. Si el IFE se va a 12 mil pesos (de los actuales 10 mil), y son 350 mil los beneficiarios en la Capital, se está hablando de una negociación de 4.200 millones de pesos. Obviamente, solo una parte de los titulares integran los denominados movimientos sociales, pero se trata del sector más vulnerable. Con niveles de pobreza que pueden llegar al 50%, seguramente esta franja crecerá.

Massei lo planteó ante Daniel Arroyo, su homólogo nacional, que el martes se reunió virtualmente con la plana mayor de El Panal por la implementación del Potenciar Trabajo en Córdoba (ex Salario Social Complementario). También lo habló con el ministro de Interior, Wado de Pedro, y con la jefa del Anses, repartición que instrumenta el beneficio, Fernanda Raverta. Sin embargo, se trata de una decisión que asciende a máximos niveles y que no puede tomarse aislada: son varias las provincias y las ciudades que están pidiendo mantener el IFE.

Una versión indica que recién cuando el gobierno nacional tenga asegurado el nuevo impuesto a las grandes fortunas, que en el Frente de Todos ahora afirman tomará estado parlamentario en 15 días, habrá novedades sobre el tercer IFE. Otra forma de decir que si Schiaretti apoya esa ley que no es de su agrado (algo que sus diputados ya asumieron que será), habrá fondos. Con dicho gravamen, que lleva tres meses “cajoneado” en despachos de Diputados, la Nación podría recaudar unos 4 mil millones de dólares.

Tiempo hay, porque el IFE de junio recién comenzó a pagarse en el país, y el cronograma finalizará el 17 de julio.