El discurso de Abrile, ideas inconclusas y slogans repetidos

El principal candidato opositor busca trascender en las consideraciones del votante, pero expresa propuestas carentes de definición en un escenario electoral que demanda que los políticos “se la jueguen más”.

Por Gabriel Marclé

A medida que se van acercando a las urnas, los candidatos ponen en juego más y mejores herramientas para atraer a los votantes y acercarse a los objetivos que se plantearon al comienzo de la campaña. Mientras unos buscan ganar, otros se conforman con hacer un buen papel para lograr la mayor cantidad posible de bancas en el Concejo Deliberante.

Aunque la sociedad se muestra más interesada en la supervivencia frente a la pandemia que en la próxima elección municipal, el esfuerzo de las opciones electorales apunta a dialogar con el vecino y prestar atención a sus demandas. Aquí yace la efectividad de la estrategia comunicacional de cada candidato, elemento fundamental en la diferencia que se logre una vez conocidos los resultados.

Mientras el “Boca-River” partidario lleva a pensar en un enfrentamiento mano a mano entre radicales y peronistas, otras fuerzas asoman con la intención de hacer un buen partido. Pero la atención está puesta en el versus que se produce entre las principales fuerzas políticas, y la pregunta es quién logrará salir victorioso del ida y vuelta dialéctico.

El comportamiento del oficialismo era previsible, recorriendo e inaugurando obras, evitando expresarse respecto a temas problemáticos -como la del transporte o la basura- y enfocando sus esfuerzos en sostener la base electoral que creen tener. Desde el principal frente opositor, más allá de mostrarse efusivos en torno a los temas de agenda, este trayecto de la campaña los encuentra emitiendo mensajes un tanto confusos, con ideas inconclusas y slogans que se asemejan a los ya utilizados en el pasado por otros frentes.

“Hace tiempo que venís poniendo todo y todos los días te piden un poco más. Llegó el tiempo en que los políticos seamos los que pongamos el esfuerzo que tanto necesitamos”, expresa el candidato Gabriel Abrile en su último spot de campaña, lanzado en las diferentes plataformas de redes sociales.

Surgen dudas respecto a lo que busca transmitir con ese enunciado. La primera interpretación que se desprende apunta a la cuestión impositiva y el esfuerzo que hacen los ciudadanos en épocas de crisis, mostrando quizá una postura a favor de bajar impuestos. Ahora, al expresar que es tiempo en que los políticos se esfuercen, la postura parece similar a la que muestran sectores de izquierda cuando proponen recortar los sueldos políticos. De hecho, fue el candidato Pablo Carrizo quien dijo que los bajará a $30.000 si se convierte en intendente.

A pesar de las conjeturas, Abrile “no se la juega” y termina expresando una idea a medias. ¿Su propuesta es que los políticos se comprometan económicamente tanto como el ciudadano? ¿Cuál es el plan respecto al “esfuerzo” de los sectores del poder? El spot del candidato radical no responde a estas preguntas, pero inserta el germen de una medida “en desarrollo”. Resulta llamativo que esto surja de un espacio integrado por muchos de los que se manifestaron en contra del ajuste político.

La idea de “propuestas en gestación” se percibe en otra de sus frases. “Vengo a hacer lo que los otros nunca hicieron, a romper los contratos que nunca nadie rompió”, asegura Abrile mientras busca denotar una postura firme y contundente. Pero, ¿a qué se refiere?

Puede que de esta manera el candidato se esté posicionado con firmeza frente a problemáticas claves de los últimos años de Río Cuarto, como la de los contratos por servicios públicos. Se intuye -o sus asesores buscaron que se intuya- que Abrile se animará a terminar con los contratos conflictivos que el Municipio tiene con la empresa SAT en colectivos, COTRECO en higiene urbana y Desarrollo del Sur para los estacionamientos medidos. Sin embargo, no lo dice de esa manera. El candidato desliza su posicionamiento, pero no lo capitaliza en una propuesta clara.

Cuatro años atrás, con Juan Manuel Llamosas candidato, la idea de “oposición” era más fuerte y marcada que en otras épocas. La estrategia discursiva de quien más adelante se convertiría en intendente, apuntaba a mostrar los contrastes, utilizando como blanco de tiro al por aquel entonces intendente Juan Jure. El discurso era bastante claro, y las propuestas bien definidas. Eso sí, los slogans como “Conmigo, COTRECO se va” se terminaron convirtiendo en un tiro por la culata, al no poder cumplir con la expectativa generada en los votantes.

Quizá sea esa la razón por la cual hoy, en 2020, la oposición se muestre un tanto más reluctante al conflicto. No vaya a ser que en un futuro que los encuentre gobernando la ciudad, el peso de esas propuestas y el incumplimiento de las mismas se termine convirtiendo en una carga negativa. O quizá la idea sea llamar la atención del votante, total después se ve.

Otro de los elementos confusos del último spot del denominado frente “Somos Río Cuarto”, tiene que ver con la forma en la que definen a la política. Primero, expresa que “para ellos nunca es suficiente lo que te hacen poner”. ¿Quiénes son “ellos”? Tal vez se refiera a Llamosas, pero el mensaje parece englobar a toda la clase política.

Esta postura queda aún más en evidencia casi sobre el final del video: “Soy el cambio de la vieja política”, enuncia Abrile. ¿A quién se refiere con la “vieja política”? Cabe recordar que el candidato opositor formó parte de la pasada gestión de Juan Jure y que actualmente integra un partido que se enorgullece de mantener las bases de la Unión Cívica Radical. Entonces, ¿qué nuevas ideas representa?

La palabra “cambio” permanece fresca en la memoria, vinculándose simbólicamente a uno de los proyectos que continúa integrando su espacio. La referencia aquí está en la unidad entre el Pro y la UCR, una sociedad que lejos está de ser “vieja”.

Incluso, la idea de “nueva política” formó parte de la estrategia de campaña que cuatro años atrás le permitía al partido Respeto llegar al 9% de los votos con Pablo Carrizo a la cabeza. El actual candidato del Frente Política Abierta no tardará en mencionar que Abrile se adueñó del slogan que lo llevó a ocupar una banca en el legislativo.

Pero todo el discurso de Abrile confluye en la frase “vas a estar mejor”, presente en cada espacio de la nueva estrategia de campaña: el médico que llega justo en medio de la pandemia para recomponer la ciudad. En los últimos días, ese slogan se transformó en la pregunta que más circula dentro del radicalismo local: Abrile, ¿va a estar mejor?

“Si existiera un manual sobre cómo perder las elecciones, creo que lo están siguiendo a la perfección”, opinó de manera lapidaria un radical de esos que no concuerdan con el camino que tomó su partido. Y eso que gracias a la pandemia tuvieron una nueva oportunidad para replantear su estrategia. “Vos espera, que todavía falta”, aseguraron desde el equipo de Abrile. ¿Qué se vendrá?