Controversias K por exámenes virtuales

Las agrupaciones estudiantiles del kirchnerismo dicen querer exámenes finales en sus Facultades, pero docentes y decanos se niegan.

A medida que avanza el calendario académico de la Casa de Trejo, propone nuevos desafíos a los encargados de gestionar cada una de las Facultades. Tras la adaptación de la mayoría del cursado a la virtualidad, la época de exámenes finales obliga a encontrar soluciones que permitan avanzar en sus carreras los más de 120 mil estudiantes.

Algunas unidades académicas, como Ciencias Exactas, Arquitectura, Ciencias Agropecuarias y Ciencias Económicas, han avanzado en el desarrollo de protocolos y soluciones informáticas que permiten realizar las evaluaciones a distancia.

Otras, en cambio, mantienen una indefinición que, por la vía de los hechos consumados, podría convertirse en una negativa total a tomar exámenes hasta que regrese la plena presencialidad. En esa situación se encuentran unidades académicas gestionadas por el kirchnerismo universitario, como Filosofía y Humanidades, Artes, y Ciencias Sociales.

Lo que llama la atención son las posiciones de las agrupaciones estudiantiles K. Las filiales locales de La Bisagra expresan en sus redes sociales que querrían que se tomen exámenes, y que son las autoridades las que no responden a sus pedidos.

Extraña la supuesta disonancia entre miembros de un mismo grupo político: no logran ponerse de acuerdo para que sus estudiantes puedan rendir, pero sintonizan a la perfección para criticar los exámenes virtuales de otras Facultades o defender los recortes de Alberto Fernández al presupuesto universitario real.

La “falta de respuesta” de los decanos tendría una explicación simple: los docentes de sus Facultades no quieren tomarlos. Ir en contra podría implicar perder parte de la base de elección en los próximos comicios, cuando todas las unidades académicas renovarán decanos en las urnas, a través de la elección directa. De la misma manera, sería la vertiente estudiantil la afectada electoralmente si simplemente aceptase esta situación de cara a sus representados.

Las críticas a los sistemas informáticos utilizados por otras unidades académicas sería la útil excusa para evitar una discusión seria sobre la necesidad que tienen los estudiantes de rendir para avanzar y eventualmente concluir sus carreras.

Presupuesto universitario

La junta representativa de la Federación Universitaria de Córdoba (FUC), que reúne a los presidentes de los 15 centros de estudiantes, aprobó por unanimidad un documento de reclamo al Gobierno nacional por la situación presupuestaria de las universidades públicas.

En la tarde del jueves, las autoridades de la FUC y de los centros debatieron por videollamada hasta aprobar el documento, que se basa en las reivindicaciones de la Federación Universitaria Argentina (FUA).

Escudado en la negociación de la deuda, el Ejecutivo nacional está gobernando sin presupuesto 2020, sino utilizando la reconducción del 2019. Las universidades nacionales se ven particularmente impactadas por esta situación, dado que cuentan con los mismos fondos para gastos de funcionamiento que tuvieron en 2019. Así, el grave proceso inflacionario provoca que la capacidad de pago de las universidades se licúe.

Además, los representantes estudiantiles aprobaron un documento que exige a las 15 unidades académicas de la Casa de Trejo la efectiva realización de los turnos de exámenes de julio.