Auditorio de Baterías D, la nueva sede del Superior

El Rectorado convocó a la primera sesión de la cuarentena para el martes 23. Por cuestiones de seguridad, se utilizará el Auditorio y será una sesión privada (sin público).

Los 48 integrantes del Consejo Superior fueron convocados oficialmente a sesión ordinaria del cuerpo para el próximo martes 23 de junio, por la tarde. Los consiliarios harán uso por primera vez del protocolo elaborado por el Rectorado y aprobado por el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de la Provincia.

Para cumplir con todas las pautas de seguridad, la reunión no se realizará en el habitual recinto del Consejo Superior, sino que se trasladará al Auditorio de las Baterías de Aulas Comunes “D”. Este espacio tiene 550 butacas que se elevan al estilo de un teatro griego, facilitando el distanciamiento entre los consiliarios y el personal administrativo que los asistirá.

El espacio disponible fue una variable clave para seleccionar el espacio, dado que el protocolo establece medidas con respecto a la distancia que deben guardar los consiliarios entre ellos, la cual no debe ser menor a 1,5 metros entre sí, y evitando que haya más de una persona cada 10 metros cuadrados. El Salón de Actos del Pabellón Argentina fue la otra posibilidad barajada por las autoridades, pero el Auditorio de Baterías D otorga más garantías en este tema.

La sesión tendrá carácter privado, tal como lo decidieron los propios consiliarios en la última sesión que se realizó antes del inicio de la cuarentena, el pasado 17 de marzo. Esto significa que no podrán ingresar al recinto personas que no sean miembros del cuerpo o personal de la Secretaría General que asiste en el desarrollo de la sesión.

Sin embargo, sí habrá invitados especiales a la sesión. Se trata de Juan Ledesma, coordinador general del COE, y el equipo de la mesa de bioseguridad de dicho órgano provincial. Ledesma se comunicó con las autoridades para confirmar su participación en la primera sesión de este tipo. Su presencia no sólo tendrá que ver con asistir en la aplicación del protocolo, sino también en expresar el agradecimiento del COE hacia la Casa de Trejo.

Ya en la nota de autorización del protocolo, Ledesma expresó un “profundo agradecimiento (…) por la destacada y valiosa colaboración que desde el primer momento han brindado en todo el trabajo que ha llevado a cabo el COE”, mencionando especialmente a las Facultades de Ciencias Médicas y Ciencias Químicas, cuyos profesionales han participado en muchos operativos vinculados a la pandemia del Covid-19.

Esta primera sesión estará hegemonizada por completo por el repaso de los cientos de resoluciones que el rector Hugo Juri tuvo que tomar ad referéndum del cuerpo a lo largo de más de 80 días. Se estima que recién en las sesiones posteriores comenzarán a aparecer nuevos temas de discusión, como el presupuesto universitario, por ejemplo.

Preparados para la paritaria

Las diferentes federaciones gremiales que representan a los profesores universitarios de todo el país comenzaron en semanas recientes a sentar las posiciones que llevarán a la próxima paritaria nacional, en donde deberán negociar con el ministro de Educación, Nicolás Trotta, y el secretario de Políticas Universitarias, Jaime Perczyk.

Tanto Conadu como Conadu Histórica tienen múltiples planteos con respecto al trabajo desde el hogar al que se están enfrentando la mayoría de los docentes del país. Sin embargo, hay una cuestión en la que difieren con claridad: la negociación salarial.

Conadu (así como su filial cordobesa Adiuc) avaló con entusiasmo que el Ministerio incumpla el acuerdo salarial 2019. En marzo, los docentes deberían haber recibido un incremento de casi 15 por ciento por la cláusula gatillo acordada con la gestión ministerial de Cambiemos el año pasado. Sin embargo, el gobierno de Alberto Fernández decidió desconocer dicha cláusula y otorgar un porcentaje significativamente menor.

Conadu Histórica, en cambio, fue la única de las federaciones que no firmó la propuesta del Frente de Todos, reclamando lo pactado en 2019. Por ello, y a la luz de que la situación económica empeora, pretenden que se reabra la discusión salarial y se cumplan los acuerdos previos.