Notable performance del Clínicas con el Covid-19

El viernes pasado dio de alta al último paciente que había recibido del geriátrico Santa Lucía, de Saldán. De inmediato se hizo un hisopado a los 169 profesionales, administrativos y personal de maestranza involucrados en la lucha contra la pandemia. Y el resultado fue cero infectados.

Por Gabriel Osman

Rogelio Pizzi, decano de Médicas.

Los usuarios del sistema público de salud y el público en general confunden con frecuencia la “hotelería” que ofrecen las clínicas privadas con el acto médico propiamente. En la equívoca  comparación pierden claramente los primeros, porque estos entregan graciosamente este hándicap.

Una demostración palmaria de estas afirmaciones la acaba de dar el Clínicas, el hospital escuela de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC. No está obligado a actuar como un efector estándar de servicios de salud, pero como está crónicamente olvidado de los presupuestos públicos (desfinanciado aunque figura en la lista de monumentos públicos del Estado nacional), debió tomar cápitas del PAMI (25 mil en estos momentos, que le reportan $ 22 millones).

Este trato lo llevó a receptar pacientes del geriátrico Santa Lucía, al igual que el Hospital Italiano, aunque con muy distintos resultados. Por supuesto, el establecimiento de barrio General Paz recibió muchos más pacientes del geriátrico de Saldán porque, entre otras razones, tiene en la actualidad 60 mil cápitas PAMI.

Alberto Pons, director del Clínicas.

Sin abundar en consideraciones sobre el Italiano y la suerte que corrió al propagarse la enfermedad hasta en su equipo de profesiones y que terminó en su clausura, el Clínicas acaba de dar de alta el viernes pasado al último paciente del Santa Lucía. Y no solo eso. De inmediato le realizó isopados a los 169 profesionales, administrativos y personal de maestranza involucrados en la asistencia a esos pacientes con un resultado notable: cero contagiados.

El centro asistencial ya había elaborado el 17 de marzo el protocolo de bioseguridad, al cual se ciñó todo el personal afectado para tratar a paciente con el covid-19, y dispuso de áreas específicas, tanto en sala común como en terapia intensiva, para tratar a esos enfermos con equipos e insumos necesarios. “Y fundamentalmente con el personal muy comprometido”, como explicó el director del Clínicas, Alberto Pons.

La performance del hospital dependiente de la Facultad de Ciencias Médicas ha operado como una puesta en valor del centro asistencial. Superado el trance de la derivación de los pacientes de Saldán, el Clínicas sigue intacto para el universo de patologías que atiende con habitualidad y también para recibir nuevos pacientes con covid-19. En este caso con 10 camas con respiradores y 20 para afectados en un nivel de menor complejidad.

También cuenta, durante las 24 horas, con una sala especial, ubicada al lado de la guardia principal del hospital, destinada específicamente a pacientes con cuadros febriles y problemas respiratorios. Obviamente, se trata de síntomas compatibles con coronavirus.