Intendentes con Mendiguren (gestión Caserio-Estévez)

Con la articulación del senador y la diputada nacional, un grupo de 70 jefes comunales de Córdoba mantuvieron ayer una reunión virtual con el presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE)

Las limitaciones de los encuentros personales que impuso la pandemia cambiaron la modalidad, pero no suspendieron las reuniones que ya venían manteniendo dirigentes cordobeses del Frente de Todos con una porción de los intendentes locales.

Antes de que el Covid-19 congelara la agenda pública y la emergencia sanitaria se convirtiera en el tema de abordaje excluyente, desde el 10 de diciembre pasado el desfile de intendentes peronistas por los distintos despachos nacionales fue incesante.

El propósito no era otro que buscar fondos que oxigenen financieramente a los municipios que ya venían golpeados por la crisis, gestionar nuevos programas o agilizar obras.

En general, esas visitas fueron articuladas por la diputada Gabriela Estévez y el senador Carlos Caserio, los delegados de Alberto Fernández en Córdoba, quienes además de armar una agenda de trabajo entre Nación y municipios, políticamente empujan para la consolidación territorial del espacio en la provincia.

La red de comunas y municipios con la que se vinculan está representada por jefes de los gobiernos locales peronistas, enrolados en Hacemos por Córdoba, pero que comulgan con el proyecto nacional del presidente Alberto Fernández.

Y aunque en El Panal esta relación directa que abre la Rosada con los alcaldes cordobeses no cae muy bien, por lo bajo, reconocen que es difícil hacer reproches frente a un contexto económico tan crítico como este.

Pero además, en términos políticos, la gestión del gobernador Juan Schiaretti y la de Fernández atraviesa un momento de entendimiento por lo que nadie imagina fricciones por el tema de los intendentes, como sí ocurrió a comienzos de año cuando las internas del PJ Córdoba tensionaban los vínculos. Tanto desde Hacemos por Córdoba como en el Frente de Todos, sostienen que la relación que abre el escenario pos confinamiento entre ambos sectores del peronismo, será otra.

Lo cierto es que siguiendo con la línea de trabajo desarrollada por Estévez y Caserio con los jefes comunales del interior, ayer tuvo lugar una nueva reunión virtual, esta vez, con el presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), José Ignacio de Mendiguren. Según informaron, participaron unos 70 intendentes y legisladores provinciales, y entre otros puntos se conversó sobre el financiamiento para la pospandemia.

Vale recordar que hace algunas semanas, el BICE lanzó una línea de leasing por $ 400 millones para asistir a municipios en la emergencia sanitaria. Los créditos tienen como destino la compra de equipamiento médico, informático, ambulancias y vehículos utilitarios, entre otros bienes de utilidad para enfrentar la pandemia.

La línea surgió de un convenio marco firmado por el Ministro del Interior Wado de Pedro y de Mendiguren, en el cual se comprometieron a trabajar en forma coordinada para que los municipios puedan adoptar acciones que mitiguen los efectos de la emergencia producto del Covid-19.