Provincia prometió “apertura a la carta” para municipios

Tras los anuncios de ampliación horaria para las salidas, los comercios y las prácticas deportivas, las autoridades provinciales avanzarán junto a los intendentes en nuevas flexibilizaciones atendiendo las realidades de cada localidad.

Por Yanina Soria
[email protected]

Por segunda en vez en una semana, el gobernador Juan Schiaretti encabezó ayer un acto de gobierno para referirse a la situación de la pandemia en Córdoba y, esta vez, anunciar el camino del retorno hacia la (nueva) normalidad.

El mandatario provincial que hasta aquí había preferido delegar la comunicación pública a los miembros del Centro de Operaciones de Emergencias (COE) central lo que, por cierto, provocó muchas críticas, asumió ahora un rol más protagónico y volvió al centro de la escena.

“Comenzamos a volver a la normalidad en la provincia. Precisamos que vuelvan a trabajar. Que vuelvan a funcionar los establecimientos productivos agropecuarios, industriales, comerciales y de servicios”, dijo Schiaretti desde el Centro Cívico donde se anunció la ampliación horaria en las salidas, en los comercios y las prácticas de actividades deportivas para toda la provincia.

A unos días de que se cumpla un nuevo plazo de la cuarentena fijada por la Nación (el próximo domingo), desde estas páginas se informaba que los intendentes y jefes comunales del interior presionaron a la Provincia a través del COE, para ingresar a la fase 5 conocida como “la nueva normalidad”.

Las realidades sanitarias dispares que se plantean a lo largo y ancho de Córdoba, generaron demandas de mayores flexibilizaciones en el interior donde la mayoría de las jurisdicciones están dentro de las zonas blancas. Por eso, uno de los principales reclamos de los gobiernos locales fue la necesidad de diferenciar disposiciones para la Capital donde se concentra la mayor cantidad de casos y donde se registraron los últimos brotes (ya controlados), y el resto del mapa provincial.

Ayer el ministro de Salud, Diego Cardozo, anunció una especie de “cuarentena a la carta” para los 426 municipios del interior; es decir, atender las particularidades de cada localidad para definir qué nuevas concesiones se otorgarán. Dijo que se trabajará con los intendentes que son quienes mejor conocen la realidad de cada población y que, junto al COE, se irán habilitando nuevos rubros. Eso sí, el propio Schiaretti aclaró que serán los jefes locales los responsables exclusivos del funcionamiento y control de lo que suceda en cada población.

En los últimos días, casi a diario, el COE central recibió pedidos de autorización para abrir aún más el confinamiento en el interior a partir de los registros alentadores de las últimas semanas que dan cuenta de que el virus está controlado.

“Si hay algo que esta pandemia trajo, es la limitación de las libertades individuales, y lo que nosotros tenemos que lograr es devolverle a la gente las libertades individuales en la medida que la situación sanitaria lo permita”, dijo Schiaretti ayer en su discurso.

En tanto, entre los intendentes y jefes comunales hay mucha expectativa sobre lo que se pueda resolver luego de la reunión virtual que habrá mañana con funcionarios provinciales, autoridades sanitarias y del COE central justamente para avanzar en ese sentido.