Llaryora modera, pero prende vela a interna de UTA

Lideró otra cumbre virtual con pares del interior. Reiteraron su pedido a la Nación por una nueva redistribución de subsidios para el transporte, aunque agradecieron la extensión por cuatro meses del programa de ayuda económica. El gremio enfrenta hoy otra audiencia clave en Buenos Aires.

Por Yanina Passero
[email protected]

A pocos días de cumplirse el primer semestre de gestión del intendente Martín Llaryora, elementos suficientes permiten asegurar que el intendente de Córdoba hace un culto del silencio para preparar sus jugadas políticas, desorienta al permitir que sus alfiles asuman la carga explicativa de sus actos, pero cuando decide hablar o ejecutar alguna acción sorprende al contradecir ese estilo retraído con el que se lo retrató apenas fue ungido candidato por el gobernador Juan Schiaretti, durante la campaña y sus primeros 90 días en el Palacio 6 de Julio.

Se sirvió de la pandemia, el aislamiento social y el cierre de hecho de la Municipalidad para avanzar en el mayor recorte salarial que experimentaron los empleados públicos en las últimas cuatro décadas. Un ejemplo más: pateó el tablero al acusar fuertemente a la Nación por no aumentar los esfuerzos en corregir la inequidad histórica en la distribución de subsidios al transporte que padece el interior de todo el país con respecto a Buenos Aires. Tiró dardos justo cuando Schiaretti exagera en mostrar una concordia inédita con el kirchnerismo gobernante.

Señalábamos desde estas páginas que Llaryora cuidó los detalles de la polémica al mezclarse en una red de intendentes distintos sellos políticos y al advertir que la inequidad no es responsabilidad del poder de turno, sino un problema crónico desde su implementación. Pero constatada la repercusión, miembros del Ministerio de Transporte de la Nación, como el subsecretario Gabriel Bermúdez, corrigieron información circulante al advertir que se triplicaron los envíos durante esta administración. El senador albertista Carlos Caserio fue al hueso y le pidió al sanfrancisqueño que se haga cargo de sus responsabilidades. Esa fue tan sólo una de las cuentas del rosario de observaciones que el cordobés lanzó.

Llaryora seguirá con la jugada, en especial, en la víspera de una nueva audiencia en Buenos Aires entre FATAP y UTA, con participación de las carteras nacionales de Trabajo y Transporte. Ayer, el titular del Ejecutivo cordobés lideró una nueva cumbre virtual con varios colegas del interior que atraviesan en sus ciudades el paro del servicio y la amenaza permanente de protestas en momentos inoportunos desde el punto de vista sanitario.

Esta vez, eligieron bajar la espuma a la polémica con los alfiles del presidente Alberto Fernández al reconocer como un gesto positivo de Balcarce 50 la extensión del programa de fondos no reintegrables al transporte por cuatro meses más. “Es un avance que todos reconocemos, del mismo modo esperamos con expectativa la audiencia de mañana (por hoy) que UTA tendrá con el ministerio de Trabajo de la Nación”, informaron oficialmente.

Saben que el sindicato que representa a los choferes de todo el país, liderado a nivel nacional por Roberto Fernández, va a endurecer su postura para acelerar un acuerdo y levantar el paro en varios distritos clave. Sucede que el retador de Roberto Fernández, Miguel Ángel Bustinduy, presiona y el cacique se vio obligado a hacer propuestas que incomodaron a FATAP, aliados por ahora. Trascendió que pidió que los subsidios de la Nación sean recibidos directamente por los trabajadores.

Como sea, hoy se van a conjurar varios elementos de la política sindical y las internas que envuelve a gobernadores, intendentes y poder central en un conflicto que tiene una sola certeza: no hay fondos para contentar a todos en una crisis inédita.

Mientras, los intendentes se aferran a la diferencia que intentan instalar: “la situación coyuntural devenida de la pandemia, respecto a la discusión de fondo, que es la inequidad que desde hace muchos años ocurre en el reparto de recursos federales para el transporte”.

En la reunión también se acordó avanzar en un proyecto de ley que pueda elevarse a los legisladores nacionales de cada provincia para un posterior tratamiento en el Congreso Nacional.

La teleconferencia de ayer contó con la presencia de 28 funcionarios, entre los que se menciona el intendente de Rosario, Pablo Javkin; Santa Fé, Emilio Jatón; Bariloche, Gustavo Gennuso; Concordia, Enrique Cresto; Mar del Plata, Guillermo Montenegro; San Salvador de Jujuy, Raúl Jorge; Resistencia, Gustavo Martínez; Olavarría, Ezequiel Galli; Junín, Pablo Petrecca, entre otros.

También, participaron legisladores nacionales, el Presidente de la Federación Argentina de Transportadores de Automotor de Pasajeros (FATAP), José Cano, su secretario Gustavo Mira y empresarios del sector.