Nación creó consejo para discutir el regreso a las aulas

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, conformó un cuerpo consultivo para analizar propuestas sobre el regreso a las clases presenciales.

El viernes se conoció la resolución ministerial 423/2020 de la cartera educativa nacional, en la que el ministro Nicolás Trotta dio nacimiento al denominado “Consejo asesor para la planificación del regreso presencial a las aulas” para analizar alternativas de reinicio de las clases presenciales en los distintos niveles educativos, tanto obligatorios como no obligatorios.

Uno podría rápidamente asociar esta creación del titular del Ministerio con su filiación partidaria (ya recordamos qué utilidad le asignaba el General Perón a las comisiones en el ejercicio del gobierno), y reconfirmar su opinión con solo una mirada a la numerosísima conformación de este Consejo, el cual podría alcanzar casi los 60 miembros, una vez que todos ellos sean designados por resolución del Ministro.

Sin embargo, de acuerdo a la resolución, las funciones oficiales del nuevo organismo serán principalmente elaborar anteproyectos de protocolos para el reinicio de clases presenciales, asistir en la adopción de políticas de prevención y control del Covid-19 y formular recomendaciones sobre las solicitudes que hagan los gobiernos provinciales y de la CABA.

Los miembros se dividirán en dos comisiones de trabajo: una para las instituciones de educación obligatoria y terciaria, y otra para las instituciones de educación superior. Ésta última tendrá 29 miembros: tres representantes del Ministerio de Educación y tres del Ministerio de Salud, la secretaría general y cinco representantes del Consejo Federal de Educación, cinco representantes del Consejo de Universidades (en el que están representadas tanto las universidades públicas como las privadas), cinco representantes gremiales (a razón de uno de Conadu, de Conadu Histórica, de Fedun y de Fagdut por los docentes; y uno de Fatun, por los no docentes), dos representantes estudiantiles de la Federación Universitaria Argentina (FUA), y finalmente cinco “especialistas representantes de algunos de los siguientes campos del saber: infectología, epidemiología, pedagogía, seguridad e higiene, infraestructura escolar y ciencias exactas y naturales, a propuesta de las universidades”.

Algunas de las organizaciones incluidas en la normativa se habrían enterado de la existencia de la misma al recibir por terceros una copia de la resolución. Dicha ausencia de consulta previa encendió sus alarmas, por el temor a convertirse en un mero órgano legitimador de aquellas decisiones de las que el Gobierno no quiera hacerse cargo.

Comedor Universitario en casa

El viernes se realizó la entrega de ayuda alimentaria a 553 estudiantes becarios de la Casa de Trejo, en la segunda entrega de este tipo que la Secretaría de Asuntos Estudiantiles (SAE) realiza desde que el Gobierno nacional decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Los dos bolsones entregados, uno con frutas y verduras y otro de productos secos, equivalen a 20 almuerzos. Esa es la cantidad de veces que los estudiantes podrían haber concurrido al Comedor Universitario presencialmente de no mediar las condiciones extraordinarias del momento.

La entrega se realizó en la sede Ciudad Universitaria del Comerdor Universitario, en un operativo con trabajadores no docentes que comandaron el secretario Leandro Carbelo y la coordinadora de Inclusión Social, Milagros González, respetando los protocolos de bioseguridad en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Carbelo señaló que “todas las dependencias de la UNC han tenido que adaptarse a esta compleja situación que plantea la pandemia. En la SAE hemos trabajado todo este tiempo para implementar políticas y otorgar herramientas que permitan sobrellevar estas circunstancias de excepcionalidad”.

Desde la SAE informaron que la medida se mantendrá mientras continúe el aislamiento social, preventivo y obligatorio y demás medidas que obliguen a mantener cerradas las instalaciones del Comedor Universitario. Asimismo, los bolsones incluyen recomendaciones higiénico-sanitarias, información nutricional y un recetario elaborado por el equipo de nutricionistas de la Red Alimentar de la UNC y las direcciones de Salud y de Nutrición y Servicios Alimentarios de la SAE.