Llaryora consolida apoyo externo, pero pierde en el interno

En el Palacio 6 de Julio aseguran que Juan Schiaretti apoya el reclamo por una redistribución de los subsidios nacionales, pero saca del juego a sus alfiles en el Congreso. Gesto para Alberto Fernández al evitar que se sumen los gobernadores al reclamo. Hoy, cumbre con intendentes.

Por Yanina Passero
[email protected]

El intendente Martín Llaryora abrirá la semana con una nueva cumbre “online” de intendentes del interior del país. La red de pares que el peronista cordobés urdió para apurar una respuesta de la Casa Rosada al pedido de redistribución de los subsidios para el transporte urbano -y por qué no, para aliviar la carga que suponen 25 días sin servicio- tiene algunos elementos que destacan.

El grupo comparte una preocupación heredada: la inequidad en el reparto de los subsidios nacionales al transporte. Y a su vez, en el reclamo, enarbolan la defensa del federalismo, independientemente del sello político que lo llevó al poder. En esta variedad partidaria y en la ratificación permanente de la atemporalidad de las diferencias entre el volumen recibido por Capital Federal y el AMBA con respecto al interior, Llaryora buscó ser cuidadoso con la interna peronista, como se desprende de sus acciones y discursos.

En El Panal y en el Palacio 6 de Julio nadie desconoce que hay dos sectores que se alimentan de la polémica que presentó la crisis del transporte en medio de la pandemia de Covid-19. El equipo PJ filo albertista y el grupo netamente schiarettista. El fin de semana brindó ejemplos de estas diferencias. Los más gráficos: 1) el senador Carlos Caserio recomendó al intendente que resuelva el incordio en el marco de la mesa Provincia- municipio; y 2) los diputados que responden al gobernador Juan Schiaretti no se involucrarán más de lo formal y cancelaron su participación de las reuniones que promoverá Llaryora esta semana.

Por ende, el responsable del Palacio 6 de Julio inicia su agenda semanal con el transporte paralizado y con el desafío de sostener el grupo de intendentes que logró poner en agenda un reclamo histórico, pese a que la gestión actual triplicó los envíos. Desde el municipio aseguraron que durante todo el fin de semana se hicieron gestiones para ampliar la red que encontró a los jefes de Rosario, Santa Fe, San Miguel de Tucumán, Paraná, Salta y San Carlos de Bariloche. El objetivo es mantener un número estable de integrantes porque estaba en duda la participación de Santa Fe y Tucumán, ciudades en las que se levantó la huelga de choferes.

Se trata de un esfuerzo testimonial porque, más allá del colectivo de participantes, el staff de Llaryora ya daba por agotada la vía política con la sesión del pasado viernes en el Concejo Deliberante. Los ediles de Hacemos por Córdoba, otra vez en soledad, aprobaron una resolución para solicitar al Ejecutivo nacional “una mayor asignación de recursos ante la extrema situación en la que se encuentra en servicio de transporte urbano de pasajeros de la ciudad”. Se pidió a la Legislatura de Córdoba que instruya a los senadores nacionales y solicite a los diputados que impulsen acciones en acompañamiento.

Desde la Municipalidad aseguraron que es improbable que esto ocurra porque Schiaretti tiene una relación que cuidar con la Casa Rosada. Y comprenden. No reniegan de la ausencia de apoyo del mentor político porque son otras las discusiones las que tiene con el poder central. Si los diputados no salen a la cancha es para evitar involucrar a Schiaretti en la pulseada. En otras palabras, es un guiño del jefe del PJ a Alberto Fernández al evitar que otros gobernadores se sumen al reclamo. Esto sería un problema para el Presidente.

Decíamos, la vía política está agotada para el municipio. Esperan la comunicación del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien prometió responder a las solicitudes elevadas por Llaryora y su liga, también por otros diputados peronistas y radicales. Será una semana decisiva para la prestación.