Sin unidad en Belgrano: Pérez descarta alianza con Artime

El ex presidente y gerenciador del club de Alberdi manifestó su voluntad de presentarse a las elecciones y competir en las urnas contra el ex delantero, rechazando de plano cualquier posible unidad. Hubo provocaciones también.

Federico Jelic

Mientras las elecciones por Alberdi parecen haber entrado en un prolongado letargo en esta pandemia por riesgo de coronavirus, los aspirantes al gobierno de Belgrano no se toman vacaciones. Por ahora, claro está que el mensaje es puramente mediático, más allá de algunas reuniones virtuales semanales, por esa plataforma Zoom tan codiciada y valorada en estos tiempos. De todas maneras, los anuncios no se hacen esperar.

Vale aclarar que la actual comisión directiva no figura en falta por mandato vencido, a raíz de que con Inspección de Personas Jurídicas lo prorrogaron por tiempo indeterminado hasta que exista alguna claridad en el horizonte jurídico respecto a la renovación de autoridades en asociaciones civiles sin fines de lucro. Por eso es que Jorge Franceschi continúa con la gestión diaria de la institución, a pesar de que ya hizo público su anuncio de no postularse a una renovación de mandato en los comicios.

En este sentido, quien sí apareció como una epifanía, aportando algo de claridad al contexto, fue Armando Pérez, ex gerenciador y presidente de Belgrano. Quizás sin intención de polemizar, se distanció ideológicamente del otro candidato a la conducción de la entidad de Alberdi, Luis Fabián Artime, siendo tajante y taxativo con la contundente negativa de una posibilidad de alianza.

No hay fecha de escrutinios a la vista, aunque sí hay una certeza respecto a los candidatos: no habrá lista única y el nuevo titular de Belgrano se definirá mediante de los sufragios de los socios.

 

Rotundo “no” a la unidad

 

Pérez es el conductor del bloque político “Siempre Belgrano” y hasta hoy había mantenido un discurso plural, prudencial y sin estridencias, pero en esta oportunidad simplemente plantó bandera dialéctica: “Una alianza con Artime no es algo que tenga en mi cabeza. No me parece que la gente de la otra lista tenga los mismos conceptos que nosotros, me parece que son mucho más problemáticos, independientes y figurativos”, señaló Pérez con algo de provocación manifiesta. “Lo que Belgrano necesita es tener más humildad y sentido común”, confesó, agregando pimienta a un contexto un tanto espinoso.

Siempre con resguardo, Pérez no soltó prenda con relación a qué otras figuras de la política podría incluir en su trinchera. Fue precavido, a lo mejor “coacheado” por sus asesores, y tampoco dejó pista de su plan de acción: “No puedo hablar de cómo estará conformada la lista. Tenemos gente trabajando en todas las áreas y los distintos sectores, pero no puedo dar nombres y puestos ahora”, aclaró, dejando un hilo de intriga con respecto a su futuro equipo. Pero hizo un anuncio: “Recién 25 días antes de las elecciones daremos a conocer los demás integrantes”. De todas maneras, se confirma que tendrá de aliado al empresario Euclides Bugliotti, responsable del Grupo Dinosaurio, como uno de sus pilares fundamentales.

Para decorar sus enunciados y postulados apostó, también dispensó una caricia al socio de Belgrano, con gratitud por su fidelidad en las tribunas y en las secretarías del club: “No me parece oportuno hablar de la candidatura a presidente. Creo que la gente de Belgrano y yo estamos preocupados en cómo mantener y cómo ayudar a que cuando llegue el momento de la votación, esté como corresponde un club como el nuestro”, arrancó diciendo. “Lo más grave que va a quedar de esta pandemia es la falta de trabajo. En el club estamos pensando en cómo ayudamos a los socios que hacen un esfuerzo enorme para pagar la cuota, porque costó muchísimo que la gente entendiera lo que significa un socio que cumple”, destacó.

El empresario de los cosméticos, a su vez, tuvo respuestas a la provocación del titular de Lanús Nicolás Russo, quien lo atacó tras su paso al frente en la Comisión Normalizadora de AFA. “Todos conocemos a Russo. Él asegura que nadie me eligió, pero yo fui a AFA porque no había quedado nadie. Todos habían renunciado y me lo pidieron de FIFA, Conmebol y el presidente del país”, relativizó, pero a la vez, cargó municiones y contestó: “Russo no pagaba ni los pases que le debía a la AFA en ese momento”.

¿Planes de gestión? ¿Plataforma política? Nada. Solo hizo hincapié en su trayectoria en el club como base de campaña, redoblando compromisos para esta nueva posibilidad: “Sería la continuidad de esta CD como fui la continuidad de una dirigencia que mandó a la quiebra al club”. Es decir, explícitamente se emparenta con la comisión actual, donde su sucesor y ladero en tiempos de gerenciamiento, Franceschi, se hizo cargo de la secuela. Lejos de tomar distancia con el oficialismo como en otras declaraciones, asume ese riesgo por el cual fue criticado.

Lo único que descarta es una alianza con Artime. No los une una gran relación ni armonía vocacional suficiente para construir algo en unidad. Desde la otra vereda, Pérez deja sentado que procurará recuperar la administración en el despacho principal de Belgrano confiando en sus virtudes, sin más apertura. A lo mejor, aprendió del pasado experimento, cuando con Franceschi abrieron las puertas del club y conformaron un bloque junto al sector político “Amás Belgrano”, ese mismo que ahora lo ataca con dureza.