Albertistas abren vínculo directo con Calvo (saltean a Fortuna)

El vicegobernador se reunió ayer con los legisladores Rodrigo Rufeil, Carlos Presas y Franco Miranda. El albertismo busca que las negociaciones, consensos y discusión política se dé, en adelante, con el presidente del cuerpo.

Por Yanina Soria
[email protected]

Para los legisladores del albertismo cordobés, las negociaciones hacia adentro de Hacemos por Córdoba que tuvieron lugar en la previa a la sanción de la polémica reforma jubilatoria la semana pasada, dejaron un saldo político positivo para el sector.

Como ya relató Alfil, aquel miércoles un rato antes de esa votación y disconformes con las formas y los modales del schiarettismo, el grupo de los diez parlamentarios que se referencia en el presidente Alberto Fernández, pidió una reunión con el vicegobernador Manuel Calvo.

Según se supo, después de una larga conversación que incluyó el pase de viejas facturas, allí se acordó iniciar una nueva forma de vinculaciones internas: abrir un diálogo directo con el presidente del cuerpo y, para ello, establecer reuniones periódicas.

Básicamente los albertistas buscaron que, en adelante, las negociaciones, consensos y estudio de sus proyectos de ley se den con el propio Calvo.

En definitiva, generar una instancia de discusión política que, según dicen, ya se la habían reclamado al presidente de la bancada de Hacemos por Córdoba. Si bien no desconocen a Francisco Fortuna en ese rol, prefieren mantener una relación directa con la segunda autoridad de la Provincia.

Fortuna es el jefe técnico del equipo de Hacemos por Córdoba, pero Calvo es el jefe político. Y nosotros queremos hablar con quien tiene poder de decisión y llegada al gobernador Juan Schiaretti”, graficó uno de los consultados por este medio.

Pues bien, ayer tuvo lugar la primera reunión después de aquella charla. Según pudo saber este diario, en horas del mediodía Calvo recibió en su despacho a Rodrigo Rufeil, Franco Miranda y Carlos Presas, tres de los parlamentarios que representan al núcleo del albertismo.

Allí hubo tiempo para abordar distintos asuntos políticos como los reclamos del intendente Martín Llaryora a la Nación por el tema subsidios al transporte o la judicialización de los médicos del geriátrico de Saldán.

También se habló sobre los proyectos que promueven los distintos legisladores del sector y que reclamaron están en carpeta. En general, todos vinculados al interior provincial al que la mayoría de los dirigentes representa. Según dijeron las fuentes consultadas, hubo un compromiso de Calvo de volver a encontrarse en unos días para avanzar sobre los planteos realizados.

A partir de esta nueva forma de vinculación con la máxima autoridad de la Legislatura, el albertismo espera posicionarse de otra manera hacia adentro del populoso bloque Hacemos por Córdoba en el que confluyen distintos sectores.

Una jugada política que está siendo monitoreada de cerca por los schiarettistas que, inicialmente, ya no habían aprobado aquella primera reunión a solas que Calvo les concedió. Es más, la criticaron.

Muchos menos entonces convalidarán la idea de que el albertismo se saltee al jefe de la bancada para dialogar directamente con Calvo.

Por lo cual todo hace suponer que, de mantenerse, estas reuniones bilaterales provocarán nuevas fricciones internas dentro de un espacio en el que conviven peronistas de distintas líneas más los socios de la coalición. De por sí, todo un desafío de cohesión interna.