Pese a mayor coparticipación, intendentes temen por sueldos

Ayer impactó el reparto con un sorpresivo aumento respecto a la primera quincena de abril, y hoy recibirán los fondos nacionales. Con recaudaciones propias mínimas, algunos jefes comunales dicen que les faltará hasta un 20% para pagar salarios

Bettina Marengo

Los municipios cordobeses recibieron ayer la coparticipación de la primera quincena del mes de mayo con un aumento aproximado del 40 por ciento (nominal) en relación a idéntico periodo del mes pasado, según informó a los intendentes de la provincia el ministro de Gobierno, Facundo Torres y confirmaron los jefes comunales que hablaron con Alfil. Según la planilla a la que tuvo acceso este medio, la masa distribuida alcanzó los 915 millones de pesos, contra 615 millones de la primera quincena de abril.

Además, el ministro les anunció que la Provincia depositará hoy los fondos nacionales de ayuda extra vía ATN, que se distribuyen con el mismo índice de la coparticipación entre los 427 estados locales, y funcionan como un refuerzo de ingresos en el marco de la crisis por la pandemia. El destino directo es el pago de los salarios de mayo de los trabajadores comunales, que vencen los primeros días de junio.

En este punto radica la incertidumbre, porque las fuentes del interior consultadas indicaron que desconocen cuanto recibirá cada uno. Dos intendentes peronistas sostuvieron que será “la mitad” de lo percibido el mes pasado en igual concepto, cuando Córdoba recibió 20 mil millones de pesos por esta vía.

Este jueves, todos estarán con la vista puesta en los números de sus respectivas cuentas municipales para saber si llegan o no con los sueldos del personal. “En mayo nos debería alcanzar, pero entre los que venimos hablando, consideramos que puede faltarnos alrededor del 20 por ciento, entre salarios y aportes”, se animó a cuantificar uno de origen radical, que aseguró recaudar por caja montos irrisorios diarios.

En ese caso, desde las orillas opositoras prevén solicitar algún refuerzo extraordinario, como la autorización de adelantos de cuotas de fondos de obras públicas o algún tipo de compensación de la Nación.

En general, se reconoce que la coparticipación provincial “estuvo bien” y que fue “un número aceptable”. Sin embargo, tanto oficialistas como opositores admiten desorientación frente a los cálculos oficiales, ya que en la primera quincena del corriente mes recibieron un aumento que no se condice con la baja real de la recaudación del mes pasado, que fue del orden del 28 por ciento (aumento nominal del 12 por ciento). Desde Finanzas, ante una consulta, destacaron el impacto del pago anualizado del Impuesto Inmobiliario Rural. “Una buena”, suspiró un informante.

Por otra parte, aunque no estaría definido, la de hoy sería la última parte de la ayuda que Nación transfiere a las provincias con modalidad ATN, lo que provoca preocupación por adelantado de los intendentes, que avizoran un abultado mes de junio, en lo que a egresos se refiere. “Estamos todos con las alarmas prendidas, va a haber problemas”, comentó un jefe comunal.

A futuro, el financiamiento sería bajo la modalidad de créditos flexibles del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial (FFDP) de orden nacional, posibilidad que parte de los intendentes rechazan.

Además de la coparticipación y la ayuda nacional, la Provincia depositó la plata para los kits sanitarios destinados a personas de bajos ingresos, que se pagan a través de la tarjeta social. Se trata de 500 pesos por beneficiario para la adquisición de barbijos, lavandina, jabón, alcohol en gel, y otros elementos para prevenir contagios de Covid 19, según el programa que lanzó días atrás la diputada Alejandra Vigo en el marco del gabinete social del Ministerio de Desarrollo Social.

Tensiones

Como viene sucediendo desde que la cuarentena por la pandemia suspendió los encuentros presenciales de la Mesa Provincia-municipios, la comunicación de las novedades al grueso de los intendentes fue mediante el activo (aunque ya no tanto) grupo de whatsapp que Torres tiene con los jefes comunales.

Luego del reclamo por más fondos del Foro de Intendentes de la UCR, que encabeza Ariel Grinch, y del sector radical que lidera Daniel Salibi, de Mendiolaza, las relaciones (virtuales, en este caso) no fueron las mismas, pero la sangre no llegó al río.

También hubo tensiones con representantes de Hacemos por Córdoba, sobre todo en el marco de las decisiones vinculadas a la pandemia tomadas en el marco de los COE regionales. Los jefes comunales criticaron que, en ocasiones, las disposiciones sanitarias fueron comunicadas antes a las fuerzas vivas locales que a ellos, los jefes políticos. De momento, cuentan la plata para enfrentar obligaciones.