UNC comienza reparto federal de becas de conectividad

Los dos mil estudiantes que serán beneficiarios de esta beca se encuentran distribuidos en las 23 provincias del país.

A través de la resolución rectoral 586/2020, la Casa de Trejo oficializó la lista de beneficiarios de las denominadas Becas de Conectividad 2020, una nueva política de inclusión de la UNC enfocada en garantizar el acceso al dictado virtual de clases en sus múltiples niveles educativos: grado, pregrado y secundario.

Esta nueva medida está a cargo de la Secretaría de Asuntos Estudiantiles (SAE), que lidera Leandro Carbelo, y su Coordinación de Inclusión Social. Consiste en la entrega a los estudiantes becarios de una tarjeta SIM que el permita acceder a internet desde su hogar y utilizar el servicio en múltiples dispositivos móviles o de escritorio.

Los trabajadores sociales de la Asuntos Estudiantiles realizaron una evaluación de cada uno de los pedidos recibidos y finalmente se aprobó un listado de 2 mil beneficiarios. Se trata en su totalidad de estudiantes de las 15 Facultades de la universidad mediterránea, así como de sus dos establecimientos preuniversitarios: el Colegio Nacional de Monserrat y la Escuela Superior de Comercio Manuel Belgrano.

Para la evaluación de los postulantes se estableció como requisitos que los ingresos de los integrantes del grupo familiar del que dependa económicamente el postulante sean inferiores a dos salarios mínimos, vitales y móviles (es decir, no mayores a 33.750 pesos) y que éste no cuente con conectividad a internet en el domicilio donde se encuentra cumpliendo la cuarentena. Además, en el caso de estudiantes de grado o tecnicaturas, se requiere que el postulante haya regularizado al menos el 50 por ciento de las materias a las que se inscribió en 2019.

Además, la resolución rectoral 469/2020 que creó la ­­­­­beca estableció que la misma se entregue prioritariamente a beneficiarios de las Becas de Fondo Único y demás subprogramas de becas, a estudiantes con hijos, y a quienes pertenezcan a grupos familiares cuyo ingreso predominante provenga del mercado informal de trabajo, de transferencias formales del Estado, de las categorías de monotributo A y B, o de actividades laborales que no se están desarrollando en virtud de las medidas de prevención dispuestas por el gobierno nacional en razón de la pandemia por el Covid-19.

La tarjeta SIM que se le entregará a cada beneficiario le permitirá acceder durante tres meses a servicio de conectividad a internet (11 gigabytes por mes), servicio ilimitado de mensajería a través de la aplicación Whatsapp y acceso a llamadas telefónicas sin costo. En caso que las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio se extendiesen más allá de los tres meses contemplados inicialmente, las prestaciones se extenderían para mantener la cobertura. Asimismo, se evaluaría la apertura de una convocatoria para nuevo becarios durante el segundo semestre de este año.

Dos tercios de los beneficiarios residen en la ciudad de Córdoba, mientras que el tercio restante se encuentra distribuido entre el interior cordobés y las otras 22 provincias del país. Es por ello que todos aquellos beneficiarios que no residan en la capital mediterránea recibirán su tarjeta SIM a través del correo postal en su domicilio declarado, en casi doscientas localidades de todo el interior nacional.

Convenio entre Extensión y la Cámara de Comercio

La UNC oficializó la semana pasada un acuerdo con la Cámara de Comercio de Córdoba, a través del cual certificará cuatro cursos gratuitos que la entidad sectorial dictará entre mayo y junio. Esta alianza se terminó de acordar en una videollamada de la que participaron el rector Hugo Juri, el secretario de Extensión, Conrado Storani, y el presidente de la Cámara, José Viale.

Viale relató que la inspiración de este formato viene de un planteo que realizó Juri: “siempre recuerdo lo que le escuché decir a Juri, en relación a que había que certificar los conocimientos de las personas a medida que los vayan adquiriendo. Y no como nosotros, que teníamos un curso de 6 años para recién entonces obtener el título. Lo que nos pasó es que muchos abandonaron a los 3, 4 o 5 años y ese bagaje de conocimientos no estuvo certificado y la gente no los pudo hacer valer. Por eso estamos muy agradecidos y prestigiados de poder hacer esto nada menos que con la UNC”.

A su turno, Juri fundamentó el provecho que la UNC puede sacarle al sistema de créditos académicos en su vínculo con la sociedad. “Creemos que estas universidades, que son soportadas económicamente por toda la sociedad, están para estas cosas. Y, efectivamente, estamos en condiciones de certificar el conocimiento a través de los créditos académicos. Estamos a la vanguardia en ese sentido, apuntando a la reconversión del conocimiento, para los trabajadores y para todas las personas que necesiten educación para toda la vida”, expresó el Rector.