Para Nación, Schiaretti hizo lo que no le permitió el cordobesismo

Por Bettina Marengo

Es un tema de Córdoba y del gobernador Juan Schiaretti que, frente a la crisis y con un déficit previsional que la Nación no le iba a poder pagar, está haciendo lo que el “cordobesismo” no le permitió hacer en los años anteriores. Palabras más, palabras menos, la posición del gobierno de Alberto Fernández frente a la reforma previsional que impulsó el Centro Cívico es mirar desde afuera. Y no jugar en el escenario de la sanción del ajuste jubilatorio que funciona casi como una armonización con la Anses y que en Buenos Aires es considerada clave para la supervivencia financiera de la Caja y de la Provincia.

Admiten que perjudica intereses de trabajadores jubilados que el mandatario no quiso tocar antes, pero los costos políticos los tendrá que asumir el Centro Cívico. Es posible que el respaldo para el gobernador venga a futuro, con la postergada visita presidencial a Córdoba, además del envío de los fondos comprometidos para paliar el déficit, que sin reforma llegaba a 30 mil millones de pesos.

En Córdoba hablan de acuerdo o de sintonía con la Nación. “Esta reforma está acordada. Es la armonización firmada y pendiente desde hace muchos años”, señaló al diario Alfil una alta fuente que tiene diálogo con funcionarios nacionales. Se refirió al acuerdo firmado con el gobierno de Cristina Kirchner en 2008, durante la primera gestión de Schiaretti, que luego se convirtió en la ley provincial N° 9562 del “Convenio para la Armonización y el Financiamiento del sistema previsional de la Provincia de Córdoba”, aprobada por la Legislatura en noviembre del 2008. Por esa norma, entre otros cambios, se redujo el haber inicial porque empezó a computarse a partir de los salarios de los cuatro años anteriores al momento de la jubilación.

Cuatro años después, durante el tercer mandato de José Manuel de la Sota y en complicadas relaciones con la expresidenta, llegó el reclamo de los fondos comprometidos por Nación y no enviados, y el planteo de la Provincia ante la Corte Suprema de Justicia. Fue cuando la hoy diputada Gabriela Estévez, entonces a cargo de la Anses Córdoba, sostuvo que la Provincia tenía que armonizar su sistema previsional.

Las cosas cambiaron. En declaraciones a Cadena 3, el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, señaló ayer que la ley está en línea con los requerimientos del gobierno de AF, y deslizó que es parte de los compromisos asumidos para que la Nación se haga cargo de parte del déficit del organismo no transferido a Anses. El funcionario afirmó que el tema se habló en la reunión que los ministros de provincias con Cajas propias mantuvieron, antes de la cuarentena, con su homólogo nacional, Martín Guzmán. Los temas puntualmente pedidos por el gobierno federal son la toma de los sueldos de los últimos diez años (y no los actuales cuatro años) para el cómputo de los haberes y el incremento de la edad jubilatoria de los jueces y magistrados de 60 a 65, en forma progresiva. Ambas condiciones rigen a nivel nacional.

Según supo este diario, el vicegobernador Manuel Calvo, quien junto al jefe del bloque de Hacemos por Córdoba, Francisco Fortuna, fue en encargado de hablar con algunos legisladores el martes por la noche, les informó que la reforma estaba “conversada con la Nación”. “Lo que está acordado es que la Nación también tiene problemas para enviar los recursos comprometidos. Al igual que todos; todos tenemos problemas. De modo que había que tomar medidas si queremos que la Caja no diga un día: no podemos pagar. Pero el tema no es acordar con la Nación, sino tomar medidas para que los que más ganan sean solidarios con los que menos”, reflexionó un schiarettista paladar negro, en estricto off.

Dirigentes incómodos

Para los diputados nacionales del Frente de Todos, y en general para la dirigencia provincial del kirchnerismo, se trata de un tema “espinoso” que colisiona con los intereses y la mirada de sus bases y del gremialismo cristinista. El diputado Pablo Carro, de origen sindical en la CTA Córdoba, se plegó al duro comunicado de la CGT Rodríguez Peña de las dos vertientes de la Central de Trabajadores Argentinos (ver página 4). A la Rodríguez Peña pertenecen dos de los gremios cuyos afiliados se verán más afectados por el ajuste, Luz y Fuerza y Suoem.

Por su parte, el diputado Eduardo Fernández expresó su preocupación por la forma en que procedió el oficialismo para sancionar la ley. “Nos preocupa la dinámica con la que se tomó una medida tan importante, sin abrir el debate, sin diálogo con los trabajadores, ni otros sectores políticos, imponiendo la mayoría para recortar derechos en medio de una pandemia mundial. Exactamente lo opuesto a lo que se viene haciendo desde el Gobierno Nacional”, señaló el titular de Apyme en un texto distribuido a los medios.

Entre los partidos políticos del FdT que criticaron al gobierno de Schiaretti estuvo el Frente Grande, que conduce Horacio Viqueira. “El gobierno de Schiaretti ajusta al pueblo cordobés sin asumir ninguna responsabilidad”, afirmó el director de Fadea en un comunicado. “El déficit de la Caja está generado por años de pésimas gestiones neoliberales y el gobernador no puede veinte desconocer años de desmanejos”, manifestó y reclamó que se convoque a los sectores involucrados para debatir el tema.