En medio de la crisis, la reforma previsional ahorra hasta $ 7500 M este año

El rojo de la Caja de Jubilaciones se proyecta en $35.500 millones; un tercio lo cubre la Nación. La historia por ese déficit se remonta a inicios de los '90 cuando el radical Angeloz resolvió no transferirla a la administración central. Desde entonces hay idas y vueltas sobre cómo afrontarlo y las modificaciones sólo logran achicarlo temporalmente.

Por Gabriela Origlia

El ahorro previsto con la reforma previsional cordobesa es de $7500 millones en los próximos meses. En medio de la crisis económica por la pandemia del coronavirus que agudiza la caída de recaudación propia que lleva 24 meses y la baja de las transferencias de coparticipación, el monto es muy significativo. El déficit anual estimado para este año era de alrededor de $35.500 millones de los que la Nación cubre un tercio por el acuerdo al que arribaron las provincias que no transfirieron sus cajas de jubilaciones.

De manera oficial, se explicó que los mayores aportes y contribuciones que se aplican en Córdoba a los activos generan unos $14.700 millones. Es decir que, con los ingresos previstos, solo se podría cubrir el 88% de las erogaciones. El objetivo es que con las medidas contempladas en el proyecto de ley, el rojo previsional se reduzca en unos $6.500 millones en los próximos meses, aunque hay quienes estiman que podrían ser mil millones más.

Con ese esquema el remante a cubrir se reduce a unos $3.500 millones que serían aportados desde el Tesoro Provincial. El planteo es que, además, las modificaciones mejorarán la tendencia al empeoramiento en los parámetros de sostenibilidad que proyecta el estudio actuarial de la Caja.

Por supuesto, hay aspectos políticos en juego: Schiaretti avanzó ahora en lo que se negó durante años, la armonización de algunos puntos con el régimen nacional. Además, en medio de la cuarentena las posibilidades de movilización y protestas gremiales son mínimas. A los líderes gremialistas –varios afines al kirchnerismo- se les plantea que se hace lo que Nación quiere y a la oposición de la UCR y el PRO se le recordó el acompañamiento que en 2017 los legisladores provinciales hicieron a la reforma de Mauricio Macri.

Hay cambios que van sobre jubilados y pensionados actuales y futuros. Todos los haberes se calcularán como el 82% del sueldo neto del aporte personal. Esto impacta sólo sobre el 15% de los beneficiarios (unos 17.000) que son los de más altos ingresos; ellos perderán unos seis puntos. De todos modos, nadie cobrará menos de lo que cobró en abril o sea que la diferencia se irá prorrateano.

También se dispone que los aumentos se paguen dos meses después que los activos, cuando la Caja ya percibe el ingreso efectivo de los aportes y contribuciones correspondientes a esa suba de salarios. También se modifica el régimen de compatibilidad de beneficios, estableciéndose un aporte solidario para quienes sean titulares de más de un beneficio previsional o bien perciban otro ingreso remunerado.

Ante esta situación especial se regula un aporte solidario del veinte por ciento (20%), destinado a fortalecer la sostenibilidad de la Caja y que se aplicará, siempre que la sumatoria de ambos ingresos sea mayor al equivalente a seis haberes previsionales mínimos ($102.000)

Para los nuevos jubilados y pensionados habrá armonización con la Nación del periodo que se toma de base para calcular el haber inicial, extendiendo de 48 a 120 las remuneraciones actualizadas. Además, se fija el monto de la pensión como el equivalente al 70% de la jubilación del causante, en lugar del 75% actual, en línea con la normativa nacional.

Usando como base un fallo del Superior Tribunal de Justicia, se iguala el régimen de magistrados con el previsto a nivel nacional, elevándose la edad de 60 a 65 años y se extiende el plazo de cobertura de la pensión de las y los hijas e hijos que estudien, hasta la edad de 23 años (con la actual legislación el beneficio se suspende cuando el hijo cumple 18 años).

La norma dispone el aumento de la jubilación mínima a $ 17.000 y se garantiza que ningún jubilado cordobés que tenga un solo ingreso cobre menos de $25 mil.

El déficit de la Caja de Jubilaciones lleva décadas de debate sin que se haya podido solucionar. En 1991 Eduardo Angeloz se negó a pasarla a la Nación y protagonizó una pelea con el entonces ministro Domingo Cavallo. Esa bandera de la autonomía la recogieron sus sucesores; en 2001 José Manuel de la Sota firmó un acuerdo de asistencia con la Nación que nunca terminó de cumplirse. En el medio hubo reformas al sistema pero los problemas siguieron. El kirchnerismo, enfrentado con Córdoba, directamente dejó de asistir al sistema previsional provincial.

Durante la presidencia de Mauricio Macri se resolvió dejar de lado las exigencias de “armonización” a las 13 cajas no transferidas y se firmó un acuerdo con Anses por el que se cubre el déficit que tendrían si las hubieran traspasado.