Lammens, de ambos lados del escritorio, contra AFA

El ahora Ministro de Deportes y Turismo, ex presidente de San Lorenzo, propuso el regreso a los entrenamientos para el 25 de mayo. Desde Tapia a otros dirigentes negaron de plano esa posibilidad. ¿Hay internas entre ex aliados? ¿Y Talleres qué postura tomará?

Por Federico Jelic

Otro cisma en AFA con réplicas en el Gobierno Nacional, que involucran a viejos y conocidos actores, pero ahora desde otros estamentos. La incertidumbre del regreso del fútbol es un tema que preocupa mucho al negocio de la actividad profesional aunque a la hora de pactar un planeamiento general, aparecen las disidencias. En este caso, con ministros con pasado dirigencial en la calle Viamonte, algunas no muy viejas rencillas salen a la luz en plena cuarentena y riesgo de contagio de coronavirus, con muchas miserias por debajo de la alfombra.

Los rumores indican que, a espaldas del fútbol y su organización, Lammens, ex presidente de San Lorenzo y actual ministro de Turismo y Deportes, mantuvo un conciliábulo con su homólogo Ginés González García, con la finalidad de complotarse y poner fecha a la vuelta a los entrenamientos cuanto antes. Y AFA salió a desmentir en off dicha versión, blanqueando posiciones antagónicas.

¿Qué ocurrió entonces? ¿Hubo intentos de apurar el retorno al fútbol? Al menos de las prácticas, para calmar la ansiedad. Por eso es que buscaron avanzar en un protocolo que permita su progresivo regreso para el 25 de mayo, apenas finalice la cuarentena prorrogable de este mes.

¿Cuál es la discordia entonces? La iniciativa no fue consultada con ninguna autoridad de AFA ni de Superliga y cayó muy mal entre los presidentes de la gran mayoría de los clubes. ¿Procura Lammens por interés político alentar un regreso, aunque hoy sea impracticable? Los epidemiólogos siguen siendo cautos y no recomiendan aún la vuelta. El mismo ministro de Salud tuvo que salir a aclarar que no hay fecha. Un Gobierno dividido entre la necesidad del regreso del fútbol y la realidad de la pandemia.

Sin fecha de retorno

“Todavía falta mucho tiempo para el regreso del fútbol profesional en Argentina”, se excusó de decir Lammens apenas fue rastreado por la prensa tras esa especie de anuncio que sacudió el tablero y generó expectativas de todo el ambiente futbolero en general.

“Nos juntamos con Matías, pero que yo recuerde no se habló de ninguna fecha” aclaró Gines González García después, pero la bomba ya había sido detonada y la guerra, declarada.

La instalación de una fecha inminente para la vuelta de los entrenamientos alteró los ánimos de la gran mayoría del fútbol argentino. Ni AFA ni Superliga ni los presidentes de los equipos de Primera División habían sido avisados por Lammens de que se iba a tratar un protocolo para volver a los entrenamientos a fines de este mes. La información generó bronca y una nueva desilusión con el ministro por parte de los hombres del fútbol.

¿El regreso del fútbol pasa a ser una cuestión política? Desde que el presidente Alberto Fernández dijo en una entrevista con TNT Sports que le gustaría que vuelva la actividad, pero que los epidemiólogos no lo permiten, a la mayoría de los dirigentes le quedó claro que el Gobierno tiene un interés particular para que vuelva lo antes posible. Y desde AFA son más cautos aunque con otros intereses. “Volver a entrenar en julio para arrancar el torneo en septiembre” dijo con algunos pruritos Nicolás Russo, presidente de Lanús, una suerte de vocero fundamental del titular de AFA Claudio Tapia.

Es que muchos clubes pretenden esperar a que el 30 de junio finalicen muchos de los contratos vigentes de futbolistas, con las chances de renegociar con Agremiados y las figuras ya en otras condiciones para el segundo semestre. Ninguna institución se aventura a dar inicio a las prácticas con el temor de que una desafortunada lesión obligue a prorrogar el vínculo del lesionado. Bien vale la aclaración.

Un tema no menor es que, por segunda vez en dos días, Lammens fue desmentido. Contradijo al mandamás de Boca, Jorge Ameal, luego de que el ministro diga que el “Xeneize” no había pedido ayuda al Estado. El dirigente boquense se lamentó por la situación y por el hecho de haber tenido que pedir ayuda. Ameal confirmó que se vio obligado a solicitar colaboración mediante los programas de ayuda implementados por el Gobierno. Luego, este martes, González García desmintió la versión que se impulsó desde la cartera que encabeza Lammens. ¿Qué viene después? Tapia parece tener ya posturas disímiles con Lammens desde su época como dirigente de San Lorenzo, a pesar de que la pleitesía al signo político es la misma.

Y en este escenario, ¿Qué decisión tomará Fassi? ¿Aceptará la visión del ministro de volver a entrenar a fin de mes, como tanto pregona el titular de Talleres? ¿Esperará alguna señal de AFA? ¿Se basará en el COE provincial con respecto a la sanidad y los protocolos de Córdoba? Sin darse cuenta, se encuentra más cercano a la posición de Lammens que a la de Tapia, a pesar de haber sido némesis en otros debates dialécticos sobre la coyuntura del fútbol argentino.