En Argentina antes del Covid ya se exportaba menos

En Latinoamérica, en cambio, en general creció el número de firmas enfocadas en las operaciones externas. Las argentinas que movieron afuera más de US$ 500 millones anuales son apenas 20; y las que superan los US$ 100millones anuales fueron 58 firmas.

En la Argentina ya antes de la pandemia del coronavirus estaba cayendo la cantidad de empresas exportadoras -midiendo los últimos diez años- mientras que en Latinoamérica la tendencia es al alza de esa cantidad. En el comercio internacional es impredecible quiénes serán los ganadores – si existieran- y los perdedores. Todo es incertidumbre, a pesar de que hay afirmaciones que ya pueden hacerse: España registró en 2019 un ingreso por exportación de turismo extranjero de 80.000 millones de dólares. Eso no se repetirá en el futuro mediato. Argentina exportó 65.000 millones de dólares en el mismo año. Tampoco podrá sostenerlo. Solo para dar dos ejemplos. Las modificaciones estructurales de las economías de todos los países serán inevitables. Y por lo tanto de sus empresas.

Carlos Salvi, experto de la Siglo 21, es quien hace esa descripción y advierte la necesidad de una reconfiguración porque aquellos que “lo hagan más rápido y mejor darán respuesta al concepto de que ‘en toda crisis hay oportunidades’”.
Según datos de Cepal, en el mismo período aumentó en Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú; se mantuvo relativamente estable en Uruguay; bajó algo en Ecuador y cayó fuertemente en Argentina (de 13.259 a 9.529). En toda Latinoamérica la cantidad pasó de 102.562 hasta 114.110.

Un trabajo de Marceo Elizondo, de la consultora DNI, la Argentina tenía hace 10 años (cuando gozaba de mejores precios internacionales de los productos que exporta) una cantidad de empresas exportadoras que era 13% del total en Latinoamérica. Pero en el último registro (2018) tiene 8,3%.

La cantidad de empresas exportadoras en Argentina cayó desde 2009 un 28% (de 13.259 a 9529) mientras que en ese lapso en Latinoamérica la cantidad creció 11%. Pero además, según informes privados, en el último registro anual disponible (2018) sólo exportaron por cifras mayores a 1.000 millones de dólares en el año 12 empresas en Argentina. Y exportaron por más de US$ 500 millones anuales apenas 20; las operaciones que superan los US$ 100millones anuales fueron alcanzadas por solamente 58 firmas.

Este escenario es compatible con el dato que muestra que si se considera a las llamadas “multilatinas” (multinacionales nacidas en Latinoamérica) se descubre que (según un ranking elaborado por una fuente privada -que es la revista América Economía-) de las 100 mayores multinacionales latinoamericanas 28 son mexicanas, 28 son brasileñas (de las 10 mayores 5 con mexicanas y 3 brasileñas), y luego entre las 100 mayores hay 21 chilenas, 10 colombianas 6 peruanas, y sólo 6 son argentinas.

En un contexto más amplio, la Argentina es desde hace años un país con dificultades en su performance exportadora. Del récord de exportaciones de bienes (medidas en dólares) de 2011 (con US$84.268 millones) se descendió a niveles 30% menores en la actualidad, aun cuando desde 2015 a la fecha se ha recuperado algo el importe exportado.

Así, en 2017 se exportaron 81.204 millones de dólares; luego en 2013 se llegó a 83.026 millones; mientras fueron 71.926 millones en 2014; y posteriormente se sumaron 56.787 millones en 2015; tras lo cual bajaron a 57.737 millones en 2016; y después se sumaron 58.427 en 2017; y ya llegaron a 61.620 millones en 2018 y a 65.115 millones de dólares el año pasado.

En materia de exportaciones de servicios la performance no es igual pero también es mediocre: el récord fue en 2011 con 15.606 millones de dólares, y desde ese momento los resultados han sido de 15.1017 millones en 2012; 14.725 millones en 2013; 13.896 millones en 2014; 14.046 millones en 2015; 12.812 millones en 2016; 14.752 millones en 2017; 14.717 millones en 2018; y -aún sin confirmar- se estima que las de 2019 han rondado los 13.700 millones de dólares.

“Hay una performance débil, máxime considerando que aún con una relevante desaceleración reciente, las exportaciones totales mundiales crecen año a año (superaron los 19 billones de dólares en bienes y los 5 billones de dólares en las de servicios en 2019”, dice Elizondo.

El año pasado hubo una balanza comercial positiva por US$15.990 millones, como resultado de exportaciones por US$65.115 millones e importaciones por US$49.125 millones. El superávit comercial es el más grande desde 2009, cuando se había logrado un balance positivo por US$16.885 millones.

El salto del dólar, que abarató el costo argentino para exportar, y la recesión, que frenó las importaciones, hicieron su aporte. El año pasado, el dólar oficial trepó desde los $ 38,60 hasta los $ 63 y fue contenido por los controles de cambios iniciados en septiembre y profundizados desde fines de octubre.

Durante el año pasado, las exportaciones saltaron 5,4%, por un aumento de 12,2% en las cantidades y una baja de 6% en los precios. Por el contrario, las importaciones cayeron un 25%, por un descenso de 20,7% en volumen y de 5,4% en precios. De esta forma, la torta del intercambio se redujo en 2019 un 10,2% hasta los US$114.240 millones.