Rectores piden a Nación actividad presencial (excepto clases)­

La presidenta del Consejo Interuniversitario Nacional propuso la flexibilización en una misiva al secretario de Políticas Universitarias de la Nación.

Desde que el Gobierno nacional decretó el “aislamiento social, preventivo y obligatorio” en todo el territorio nacional, las más de 50 universidades públicas no sólo se vieron empujadas a adaptar el dictado de clases de sus carreras de grado y posgrado, sino que también debieron hacerlo con el resto de sus múltiples funciones y actividades: investigación, extensión, vinculación con la comunidad y diversas tareas de gestión.

A la luz de la evolución de la situación epidemiológica del país, la presidenta del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), realizó un pedido de flexibilización al Gobierno nacional, que permita retomar progresivamente actividades presenciales en las casas de altos estudios de cada provincia, según la realidad local.

Delfina Veiravé, rectora de la Universidad Nacional de Nordeste y titular del CIN, dirigió una misiva al titular de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) de la Nación, Jaime Perczyk, con una “propuesta de reanudación de actividades en el ámbito de las instituciones universitarias públicas”.

La nota argumenta que una flexibilización que implique la readecuación de algunas actividades presenciales “permitiría un más acabado cumplimiento de los fines propios de las instituciones universitarias y, fundamentalmente, el servicio a la comunidad”. Además, aclara que una medida de este tipo debería ser analizada y coordinada conjuntamente por las autoridades de cada universidad junto a las autoridades locales, de acuerdo al contexto de cada región del país.

El pedido del CIN excluye explícitamente el dictado de clases en modo presencial, una actividad que en general implica la aglomeración de un amplio número de personas en un espacio físico reducido. Los universitarios estiman que esta podría ser la última de las actividades que se reinicie en las casas de altos estudios, postergándola incluso hasta el próximo año.

La carta incluye una propuesta de redacción que podría ser incluida en un decreto presidencial: “las autoridades máximas de las instituciones universitarias públicas, siempre tomando en cuenta la realidad sanitaria de las localidades donde se encuentren sus sedes y en coordinación con los respectivos gobiernos provinciales y locales, podrán retomar en forma administrada actividades, con excepción de aquellas de carácter áulico, con protocolos que aseguren el cumplimiento de las normas sanitarias y de distanciamiento social”.

Una medida de este tipo se condiría con las conversaciones que la comisión sanitaria de la UNC ha tenido al respecto del futuro reinicio de la actividad presencial. En este espacio, que reúne a las autoridades del Rectorado, los titulares de las Facultades y de los establecimientos preuniversitarios, y los representantes gremiales de docentes (Adiuc), no docentes (Gremial San Martín) y estudiantes (Federación Universitaria de Córdoba), hubo acuerdo en que el regreso deberá ser progresivo y ordenado, con protocolos de higiene, salubridad y seguridad que garanticen el bienestar de todos los sujetos involucrados.

Elecciones en centros de estudiantes

El pasado jueves sesionaron la Junta Ejecutiva y la Junta Representativa de la Federación Universitaria de Córdoba, sus principales órganos permanentes de gobierno, conducidos por la presidenta Rocío Chinellato (Franja Morada), la vicepresidenta Candela Amatti (Movimiento Nacional Reformista – MNR), y la secretaria general Francisca Mattoni (La Bisagra).

Los miembros de la Junta Ejecutiva, representantes de la mayoría de las agrupaciones estudiantiles de la Casa de Trejo, aprobaron por unanimidad una propuesta de resolución que compromete a los 15 presidentes de centros de estudiantes a postergar la realización de elecciones, originalmente previstas para el jueves 21 de este mes.

La nueva fecha de los comicios se establecería en el futuro, para que coincida con la realización de los comicios institucionales de consejeros y consiliarios, cuyo proceso electoral será determinado por el Consejo Superior cuando retome sus tareas.

Posteriormente la propuesta de la Junta Ejecutiva fue aceptada unánimemente por los 15 presidentes de centros de estudiantes como miembros de la Junta Representativa.

El debate involucró a más de 60 representantes estudiantiles de las 15 Facultades y de todos los sectores del espectro político, incluyendo a la Franja Morada, La Bisagra, Movimiento Sur, MNR, La Mella, UEU, Propuesta Universitaria, EPE, REM, JUP, CEU, El Módulo, La 15 de Junio y JPO.