A la espera de fondos, sigue el paro que alivia a FETAP

La expectativa está puesta en la llegada de subsidios nacionales extraordinarios. Hoy continuarán las tratativas para reanudar el servicio urbano e interurbano.

Es difícil encontrar ganadores y perdedores en la crisis que atraviesa al sistema de transporte urbano e interurbano de Córdoba. La pandemia de coronavirus y su impacto en el sector perjudicó a todos sus actores. Los choferes pelean por cobrar sus sueldos en tiempo y forma; los empresarios piden al Estado ayuda para sostener un servicio que no percibe ingresos desde mediados de marzo, cuando se confirmó la cuarentena obligatoria.

El poder concedente –en este caso, Provincia y municipio capitalino- tampoco atraviesan debates sencillos. Saben que el transporte público es un foco de contagios, en especial, en momentos donde la actividad comenzará a abrirse hasta el punto de permitir un 75 % de circulación. Sin embargo, tener la prestación paralizada puede contribuir al objetivo sanitario de máxima, perjudicando, por ejemplo, a personas que realmente necesitan los colectivos para ir, por ejemplo, a un hospital a trabajar.

El paro del transporte urbano está a punto de cumplir un mes. El jueves a la noche se sumó, el urbano de la ciudad luego que UTA sacara los coches de circulación porque no se canceló el 55 % de los salarios adeudados de abril. La organización sindical nacional, que encabeza Roberto Fernández, llamó a un paro para este martes ergo, si no hay una solución hoy en las mesas que compartirán con referentes de Fetap y el municipio, es altamente probable que casi media semana se consume sin servicio.

De todas maneras, hay una fuerte expectativa porque la nación gire subsidios nacionales extraordinarios para descomprimir temporalmente la situación. Fuentes empresariales anticiparon que fueron prometidos para hoy, aunque admiten que el desembolso podría demorarse. Cabe recordar que los choferes del transporte interurbano reclaman parte de los salarios de marzo y todo el componente de abril. Mientras, que UTA Córdoba espera por el 40 % de los haberes adeudados de abril, luego que el municipio anticipara fondos a las transportistas para achicar la cuenta.

Como se evidencia, las empresas son las “menos” perjudicadas por el paro, y en especial, las del servicio urbano que funcionan con frecuencias normales, con 20 pasajeros por unidad, la mayoría eximidos del pago del boleto por disposición del intendente Martín Llaryora. Las perspectivas, al menos por mayo, no son alentadoras porque la actividad seguirá restringida en la ciudad, al menos hasta el 24 de mayo. Los nuevos pasajeros que podrían incorporarse deberán viajar en transporte privado por recomendación de Centro de Operaciones de Emergencia de la Provincia, como adelantó este medio el viernes pasado.