Pérez dice presente, con nombre de equipo

“Siempre Belgrano” será la denominación del espacio político del ex gerenciador y presidente del club de Alberdi. Una estrategia en tiempos de cuarentena: decir presente y hablar sin estridencias.

Por Federico Jelic

La cuarentena por riesgo de contagio masivo de coronavirus parece haber puesto un paréntesis en los actos proselitistas en Belgrano, aunque de fondo, ninguno de los aspirantes al poder quiere relajarse y tomarse vacaciones. Mientras la fecha de elecciones hoy es una incógnita, al menos para no desaparecer del mapa político algunos candidatos salen de la palestra con mínimas y módicas acciones mediáticas a los efectos de no salir de circulación.
El concilio (virtual) de Alberdi entre el oficialismo y las dos listas que pugnarán por el gobierno, arrojó como resultado la postergación de los comicios, en consenso también con Inspección de Personas Jurídicas. No obstante, el tiempo es relativo en estas circunstancias. Cualquier proyecto o promesa corre el riesgo de ser ridiculizada y relativizada. Y en eso el histórico dirigente y presidente de Belgrano Armando Valentín Pérez es especialista.
Por eso no suelta prenda, no polemiza demasiado y muestra sus cartas con sigilo. Como para no quedar fuera del tablero, lo único que dejó entrever en su plataforma política es el nombre de la agrupación con la que intentará regresar al despacho principal del club que supo gerenciar y sanear: “Siempre Belgrano”.
Originalmente los comicios iban a ser en abril. Ya con una tregua entre las partes involucradas, consideró sensato y oportuno dar a conocer la denominación de su espacio. Paso a paso, peldaño a peldaño, Pérez pone los cimientos de su campaña en tiempos de austeridad informativa, en busca de conseguir posicionamiento hasta que la pandemia permita ir a las urnas en Belgrano. Todo es estrategia.

Nombre y lema
Pérez le puso una pizca de épica a la hora de fundamentar el origen y la inspiración de su núcleo político: “Fue lo que nos guió para hacerlo crecer, lograr que esté en las mejores posiciones del fútbol. La estructura está totalmente consolidada para trabajar, no tenemos que demostrar nada porque lo hemos hecho en tiempos difíciles, cuando nadie creía que podíamos sacar a Belgrano adelante”, declaró. Ese es el argumento para justificar el nombre de “Siempre Belgrano”.
Sin embargo, Pérez no se mostró confrontativo. No empleó chicanas ni provocaciones, hasta incluso dejó entrever la chance de alguna alianza política con el otro candidato, el ex jugador e ídolo Luis Fabián Artime. “Hay que dejar pasar el tiempo, dejar de lado los personalismos y pensar entre los que quieren a Belgrano de verdad. Se vienen tiempos difíciles, hay un compromiso muy grande que tenemos que tenerlo claro”.
Extrañas y hasta impropias las declaraciones de esta nueva versión de Pérez. Un hombre que siempre gestionó desde el personalismo, sin mucha apertura o consenso de partes, aunque nadie puede objetar los resultados obtenidos, a pesar de esa metodología que ahora parece esconder. Incluso esos axiomas de trabajo le generaron internas, al punto de que hoy en el oficialismo de Belgrano se distancian ideológicamente de su futuro proceso, a pesar de haber caminado juntos en las elecciones pasadas que proclamaron presidente a Jorge Franceschi, uno de los pupilos dilectos de Pérez.
A propósito de eso, no dejó lugar a suposiciones ni a especulaciones con relación a su relación con Franceschi, a pesar de que de ambos costados aducen un “desgaste” en la armonía que antes los unificaba dialécticamente.
De todas maneras, tuvo algunas opiniones sobre la imagen que tuvo Belgrano en AFA y que perdió en materia de diplomacia y favores con la conducción actual y con el paso de Pérez al frente de la Comisión Normalizadora de AFA. “Lo tienen que definir los socios (si lo han perjudicado al club). Será de ellos la interpretación de los episodios que nos han tocado vivir. Creo que pensar en perjudicar a Belgrano por esta situación no es lo correcto… si ocurriera una cosa así, tendríamos que abandonar. Sería fuera de lugar. A lo mejor, habrá alguien que lo cree”, manifestó, como dando a entender la imposición de cizaña proveniente de algunos sectores contrincantes.
Para cerrar, el empresario de los cosméticos brindó un breve pensamiento sobre cómo será el modus operandi a la hora de actuar dentro de la campaña: “Lo único que quiero dar como referencia es que tenemos que tener en claro cómo vamos a conseguir mantener una estructura como Belgrano. Lo que hay que pensar es hasta dónde vamos a poder y cómo vamos a generar, porque no sé si la gente dimensiona la problemática que se viene”, decretó.
“Belgrano Primero” de Luis Artime es la otra fuerza política que competirá con “Siempre Belgrano”, el espacio de Pérez, para llegar a la administración del club. Pérez pasó de la gerenciadora de “Córdoba Celeste” a “Resurgir Celeste” cuando fue ungido como presidente tras el levantamiento de la quiebra en 2011, y reelecto en 2014 con la misma denominación. Pérez se las ingenia para estar presente siempre, incluso en silencio. Y por la trayectoria que lo acompaña, cada acto suyo nunca debe ser subestimado.