El peso de Santiago del Estero en la política de AFA

Raed y Toviggino, presidentes del club Mitre y de la Liga Santiagueña respectivamente, figuran como los únicos privilegiados del interior que representarán al federalismo en la nueva lista de AFA, que ungirá a Tapia como presidente hasta 2025. Historia de una provincia con prebendas a partir de esos embajadores, siempre cercanos al poder.

Por Federico Jelic

AFA avanza institucionalmente con la renovación de autoridades y en la próxima asamblea de mayo el presidente Claudio Tapia será reelecto por cuatro años más (hasta 2025) al frente del ente madre del fútbol argentino. Y como no hubo conformación de ninguna otra lista y ya expiraron los plazos legales, ni siquiera habrá elecciones, como es moneda corriente en los últimos años, sobre todo desde la asunción del “Chiqui” y la retirada de la Comisión Normalizadora de AFA en 2017. Más allá del reparto de cargos, donde figuran los mismos de siempre en este orden político, hay algunas certezas respecto a las bendiciones políticas. Porque dentro de un contexto centralista y poco federal, como de costumbre, aparecen ya consolidados algunos apellidos en este ecosistema que no tiene ningún tipo de oposición; y no provienen precisamente de la Capital Federal.
El asunto que llama la atención en este momento es el posicionamiento que logró Santiago del Estero dentro de la esfera política, y no es desde ahora. Con Guillermo Raed y Pablo Toviggino como embajadores, la provincia norteña encontró espacio y abrigo para desarrollar su ambición dirigencial en AFA. No es algo nuevo, solo que llama la atención a su vez las prebendas que han recibido algunos clubes de esa provincia, no solo en lo deportivo, sino también con el privilegio de ser sede en la venidera Copa América 2021 organizada conjuntamente entre Argentina y Colombia.
Los demás participantes son ya perpetuos. Pero lo sorpresivo (que no lo es tanto a esta altura del partido) es que en una atmósfera sin representación federal, dos integrantes sean de la misma provincia y con cargos predominantes, mientras que Córdoba, Tucumán y Mendoza miran cómo se escapa una vez más la posibilidad de figurar entre los puestos de influencia en AFA, por no saber rendir pleitesía al poder dominante. Nada nuevo.

Santiago al poder
Tras la Asamblea General Extraordinaria, quedará ratificado el 19 de este mes que el actual titular del ente rector del fútbol argentino continuará en su cargo hasta el año 2025. Según informó AFA oficialmente, la lista de candidatos “no recibió ninguna presentación de inadmisibilidad”.
Y los santiagueños entonces disfrutan las mieles del éxito, de pertenecer a la elite y poder figurar en la mesa ratona de la toma de decisiones inmediatas. Raed, presidente de Mitre de Santiago del Estero entre otros cargos, estará ocupando la función de representante del interior del país. Mientras tanto, Toviggino, hoy involucrado en la Liga Santiagueña de Fútbol, tendrá la función nada menos que de tesorero.
Y en esto, hay algunos favores que se devuelven y se pagan. Toviggino llegó a conformar el comité regularizador de AFA en la tesorería, fue cómplice directo de los clubes del ascenso metropolitano, fogoneando la campaña que llevó a Tapia como presidente, en detrimento de Armando Pérez. Quien fuera titular de Belgrano tuvp en Toviggino un enemigo interno, ya que complotaba con los interés del organismo que dispuso FIFA para ordenar a una AFA intervenida y en crisis. Nunca lo pudo domesticar y lo pagó caro.
Toviggino fue presidente de Unión Santiago y desde siempre se destacó por saber armar reuniones y conciliábulos conspirativos en AFA, con sapiencia para acomodarse entre los sectores de poder. Desde el interior, escaló sin objeciones para meterse en el riñón de confianza en la gestión del “Chiqui”. Hoy es de los más importantes, de consulta permanente del presidente.

Estadio y equipos en Primera
Desde que Raed y Toviggino llegaron a esas esferas ejecutivas, Santiago del Estero recibió algunas prerrogativas que no se pueden disimular. Por ejemplo, los dos ascensos de Central Córdoba de Santiago del Estero, que como aditamento no podrá descender por dos temporadas de Primera División, tras las determinaciones de AFA con respecto a la cuarentena y el coronavirus. Mitre figura hace varias campañas en la Primera Nacional y cada año milagrosamente no pierde la categoría. Atención. Ni hablar de Güemes de esa misma provincia, con un muy poco transparente crecimiento deportivo, hoy ya acomodado en el Federal A.
Lo más resonante sin dudas es el premio de Tapia a Santiago: la construcción de un estadio Provincial con capacidad para 30 mil espectadores, cuya inversión superó los 900 millones de pesos. La intención era justificar dicho presupuesto oneroso en un escenario que sería sede de la Copa América, aunque a la hora final de la designación, Conmebol no aprobó dicha solicitud. El argumento era que no llegaría en los plazos previstos (aún sigue en construcción, ahora con obras detenidas por razones de cuarentena), no obstante, por directivas de Claudia Ledesma Abdala, esposa del gobernador Gerardo Zamora y presidenta de la Cámara de Senadores, la causa tuvo un giro curioso. Merced a su proximidad al gobierno nacional, le otorgaron a la sede santiagueña la organización de un solo partido de la fase inicial: Paraguay-Uruguay. Fue un gesto, una especie de premio consuelo. La política siempre tiene que ver con todo y mete la cuchara cuando lo considera oportuno. Trabajando a la par y con obediencia política, es que Santiago del Estero se encontró casi con los mismos derechos que los partidos del Gran Buenos Aires, a modo de miembro invitado a pesar de su naturaleza de indirectamente afiliado a AFA.
El resto de la composición de la lista que encabeza la conducción de Tapia no presenta novedades salientes, aunque habrá seis vicepresidentes: Jorge Ameal (Boca), Rodolfo D’Onofrio (River), Marcelo Tinelli (San Lorenzo, futuro líder de la flamante Liga Profesional de Fútbol), Hugo Moyano (Independiente), Marcelo Achile (Defensores de Belgrano) y el inefable…Raed. Como secretario general estará Víctor Blanco (Racing), Luciano Nakis (Armenio) será prosecretario, en tanto que Maximiliano Levy, de Almirante Brown de Isidro Casanova, célebre por haber sido barra brava de Boca, estará en una vocalía…
Los premios y castigos en AFA nunca tuvieron criterio lógico. Hoy, lucen desvirtuados, pero claro está que quien mejor hace los deberes para la corona tendrá recompensas, como le pasó a Santiago del Estero.