Schiaretti, con plafón sindical para maniobrar cuarentena

Mientras los recortes salariales en el sector público y privado se mantengan en estrictos límites, el gobernador mantendrá el apoyo gremial que logró al inicio del aislamiento social preventivo y la reducción casi a cero de la actividad económica.

Por Yanina Passero
[email protected]

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, anticipó en Córdoba que la cuarentena se extendería en los grandes centros urbanos. La noticia dada con el avión y un cargamento de insumos sanitarios como telón de fondo, ingresaba dentro de lo esperable para los cordobeses que pasaron el fin de semana entre noticias preocupantes como el foco en el Hospital Italiano y las cifras del personal de la salud contagiado de coronavirus.

Si la información del funcionario nacional se ratifica será el turno del gobernador Juan Schiaretti de planificar la nueva etapa del confinamiento que, para esta oportunidad, estará acompañada de un sinnúmero de presiones políticas y sectoriales, a tono con la profundización de la crisis salarial.

De todas maneras, no deja de ser llamativo el apoyo de buena parte del sector sindical cordobés al manejo de la emergencia sanitaria, al punto que varios referentes de peso respaldan las decisiones del mandatario provincial y del gobierno de la Nación. La confianza en el manejo de la cuarentena se mantiene, incluso si decidiera mantener la restricción de la actividad productiva o comercial por un tiempo más en las zonas más críticas, como la ciudad de Córdoba.

Este es el caso del líder de los mercantiles, Pablo Chacón, que insistió en la necesidad de que los actores políticos, productivos y gremiales alcancen “una gran concertación nacional” para capitanear la pandemia y, posteriormente, el latigazo producto de la paralización de la economía.

El referente cordobés del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, no pedirá la intervención del Panal en el salvataje del sector comercial, duramente castigado. “No evaluamos pedir una mesa de diálogo con la Provincia porque la Nación viene actuando bien como referente en el salvataje sectorial”, precisó Chacón a Alfil.

El titular del Gremio de Empleados de Comercio de Córdoba recordó que a punto de cerrar el mes de abril y empezar a percibir los salarios, ningún trabajador cobró menos del 75 % del sueldo, ya que eso fue lo que se acordó entre las distintas cámaras que nuclean a los empleados mercantiles.

Chacón expresó que el estado se hará cargo de un 50 % del sueldo, mientras que la mitad restante deberá afrontarla el empleador, que ya había recibido de antemano la comunicación de que en estos meses, mientras dure la situación de aislamiento y cierre de la mayoría de los comercios, no era obligatorio realizar aportes patronales, con lo cual se estableció como piso de cobro el 75 % del salario, pudiendo llegar al 80 o 90 % si se tiene en cuenta esto último.

La foto se replica en los gremios vinculados al Panal. El Sindicato de Empleados Públicos y la Unión de Personal Superior de la Provincial volvieron a las odas de la cooperación cuando se desactivó, temporalmente, el descuento salarial prometido. A fines de marzo, alfiles de Schiaretti anunciaron una quita general del 30% a los sueldos más altos; luego, verificada la alzada sindical, el gobernador aplicó el recorte del 45% a la planta política, fijando un techo, que dejó por fuera a la planta de personal, incluso a jerárquicos.

Mientras la “tijera” esté guardada en un cajón y los referentes que negocian con sectores privados no vean en peligro fuentes de trabajo o reducciones salariales mayores a los límites acordados, un aura de consenso sindical rodeará a Schiaretti. Por el momento, el frente abierto lo tiene con Luz y Fuerza y el Suoem por las quitas del 10 % a jubilados VIP. Aunque, cierto es, que es sólo por cuatro meses y afecta a muy pocos pasivos como para abrir fuego. Es probable que el pataleo quede sólo en eso.

Anoche, el presidente Fernández buscaba gozar de los mismos “beneficios” en una nueva cumbre con líderes de la CGT y empresarios. El resultado habría sido positivo porque la Casa Rosada recibió un fuerte respaldo a la propuesta de renegociación de la deuda pública formulada por el Estado nacional a los bonistas internacionales.

En la reunión que encabezó en la residencia de Olivos, el jefe del Estado agradeció el apoyo a los empresarios y trabajadores y puntualizó, al asegurar que “esta mesa demuestra la vocación de estar juntos”, les dijo al tiempo que calificó de “histórico” el acuerdo salarial que firmaron entre las partes la semana pasada.