Wado y Ginés en Córdoba: señal política y temores por el Italiano

Los funcionarios nacionales fueron recibidos por Schiaretti el sábado. Acompañamiento político y sanitario en la pandemia y gestos de federalización. El foco de Covid-19 en el Italiano fue parte del diálogo. Promesa de visita de AF.

Por Bettina Marengo

El ministro del Interior, Wado de Pedro, y el de Salud, Ginés González García, pasaron por Córdoba el sábado en señal de acompañamiento político y sanitario al Gobierno provincial en la lucha contra la pandemia del coronavirus y su concomitante, la sequía económica. Con el mismo sentido, los funcionarios nacionales viajaron ese mismo día a Santiago del Estero y Chaco. En todos los casos, el motivo visible fue la entrega de aparatos respiradores para la asistencia a pacientes graves e insumos médicos.

De Pedro y el gobernador Juan Schiaretti habían conversado durante la semana previa al desembarco: la situación financiera de la Provincia, que se complica por la caída de los ingresos propios y coparticipables, y la deuda, son temas del radar del titular de la cartera del Interior.

Hacia el viernes, algunas versiones hablaban de una visita del propio presidente Alberto Fernández, aunque fueron desestimadas por fuentes nacionales que hablaron con este diario. En la Casa Rosada hubo preocupación por el cacerolazo contra la supuesta excarcelación masiva de presos por motivos sanitarios, que se sintió fuerte en Buenos Aires y, aunque en menor grado, también en Córdoba. Por ese enojo social, Alberto habría decidido no moverse de Olivos, pero fuentes de la comitiva indicaron que el jefe de Estado se comprometió a visitar tierras mediterráneas más adelante.

El paso de los funcionarios nacionales por Córdoba fue breve e incluyó una visita a la planta de Tecme, la fábrica de respiradores artificiales ubicada en la Circunvalación Agustín Tosco al 3000, que es una de las proveedoras nacionales de esta aparatología clave en la pandemia. Junto al gobernador estuvieron el vice Manuel Calvo y el ministro de Industria y Comercio Eduardo Accastello, quien conoció a los funcionarios nacionales durante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner. También, el ministro de Salud, Diego Cardozo. Schiaretti y De Pedro interactuaron en un aparte rápidamente, pero la comitiva no pasó por El Panal.

Con el coronavirus como agenda central, uno de los temas que conversaron las autoridades nacionales y provinciales fue el contagio masivo que se produjo en el Hospital Italiano de esta ciudad, donde el fin de semana se detectaron una treintena de casos positivos de Covid 19 entre el personal hospitalario,y pacientes del establecimiento y personas allegadas a ellos. Una hipótesis es que los contagios están vinculados a los residentes del geriátrico de Saldán que fueron internados en el Italiano tras el descubrimiento del foco masivo de coronovirus. Aunque en voz baja, hubo el sábado comentarios sobre el Pami, la obra social nacional a la que pertenecen los adultos mayores del geriátrico de Sierras Chicas, por derivar a todos los pacientes a un mismo establecimiento sanitario. Luego, fuentes sanitarias que hablaron con este diario admitieron que hubo algunos hospitales de la red Pami que se habrían negado a recibir pacientes de Saldán, motivo por el cual todos tuvieron que ser derivados al establecimiento de barrio General Paz. En cualquier caso, el sábado se evaluó con preocupación el nuevo foco que se abrió en esta ciudad y sus eventuales proyecciones epidemiológicas.

En Córdoba interpretan la bajada de Wado de Pedro (podría haber venido solamente Ginés González García a entregar los insumos) como una señal federal que quiere dar el gobierno nacional en la emergencia. Por lo demás, en el entorno de El Panal no dejan de destacar la sintonía que viven Provincia y Nación en medio de la pandemia (o como consecuencia de ella, se podría acotar), y el buen diálogo que han acuñado Schiaretti y el ministro político de AF. En cuanto al titular de Salud, es la segunda vez que baja a esta provincia en su carácter de tal, y en ambos casos contó con la presencia del gobernador.

En cualquier caso, el gobierno cordobés no juega igual con todos los emisarios nacionales. La semana pasada estuvo en esta ciudad el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, junto a su segundo, el villamariense Martin Gill, para visitar las obras de un casi finalizado hospital para pacientes no críticos que costea mayoritariamente la Nación. Quienes se ocuparon de recibirlos fueron el vicegobernador Calvo y el intendente capitalino Martín Llayrora. Schiaretti habló telefónicamente con el ministro.

Unos días antes, el jefe del Ejecutivo provincial había interactuado por videoconferencia con el titular de Transporte, Mario Meoni, desde su despacho porteño. Estaba con dos cordobeses, el secretario de Transporte Walter Saieg y el subsecretario de Transporte Automotor, Gabriel Bermúdez, ambos de la línea “Caserio” del albertismo cordobés.

Al ministro de Defensa, Agustín Rossi, que vino a visitar el COE central hace diez días, también lo recibió Calvo y Cardozo. Del entorno del funcionario santafesino se encargaron de informar que la partida de respiradores e insumos médicos había sido despachada a Córdoba por esa cartera, con un Hércules C-130 de la Fuerza Aérea.