Para Cornejo, “fue una gran torpeza” la ruptura Mestre/Negri

El presidente de la UCR nacional afirmó que hay responsabilidades compartidas de ambos por la crisis y las fuertes derrotas electorales

Por Alejandro Moreno

“Creo que fue una gran torpeza, con responsabilidades compartidas para los dos grupos”, dijo el presidente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical, Alfredo Cornejo, sobre la división que sufrió el partido en las elecciones del año pasado, cuando se enfrentaron Ramón Mestre (como candidato oficial) y Mario Negri (por el PRO, la Coalición Cívica-ARI y Frente Cívico).
Para el titular del radicalismo nacional, Mestre y Negri son por igual culpables de la crisis que derivó en la escisión, y que se profundizó por los magros resultados que ambos obtuvieron frente al peronista Juan Schiaretti, quien con mucha facilidad consiguió su reelección.
En una entrevista con Alfil TV, Cornejo opinó que “haberse dividido trajo resultados muy negativos, como perder la Municipalidad de Córdoba, que no es un tema menor porque la ciudad tiene más población que la mayoría de las provincias argentinas”.
Como suele decir Mestre, el mendocino afirmó que “administrar la ciudad de Córdoba es prácticamente administrar una provincia argentina, con lo cual no nos llena de orgullo esa derrota”.
El titular de la UCR nacional quiso mostrarse optimista al analizar el futuro: “El radicalismo de Córdoba ha cumplido un papel histórico en nuestro derrotero en la Argentina. Han salido grandes líderes. Tengo, por esa historia, una gran expectativa que podamos reconstruir nuestro partido, no solo en la ciudad sino en toda la provincia”.
Respecto a la falta de un liderazgo definido en la UCR cordobesa, y con un ojo en el 2023, recalcó que “tenemos en la provincia muchos intendentes, muchos de ellos muy exitosos, que están al frente con resultados alentadores en materia de pandemia, por ejemplo”.
“Vamos a reconstruir esa representatividad en Córdoba. Seguramente vamos a hacer un mix de las generaciones más antiguas del partido con los jóvenes, y creo que vamos a poder sobrevivir a este mal momento para tener otra chance de administrar Córdoba, como tuvimos al principio de la democracia argentina del ‘83”, expresó.

Reapertura del Congreso
Cornejo reflexionó que frente a la crisis sanitaria, “la oposición debería haberse puesto más dura al principio. La obligación de hacer funcionar el Congreso la tiene el Frente de Todos, pero sí debo admitir que pudo haber sido pasiva la oposición de no haber exigido desde el primer momento, en unidad, ese funcionamiento del parlamento”. La crítica del diputado mendocino, aunque no lo nombrara, impacta en el jefe del interbloque aliancista en la Cámara Baja, Mario Negri.
Cornejo analizó el papel que cumple la oposición en la crisis sanitaria, y ya también económica, que vive el país. El diputado nacional señaló que “en tiempo de pandemia necesitamos, con más razón, un buen gobierno y una buena oposición. Un buen gobierno que tenga la estrategia adecuada para superar la situación, y también una buena oposición que cumpla la función de tener una mirada crítica, aunque sea parcialmente critica, para mejorar la situación”.
Para Cornejo, hoy “se advierte un gran empoderamiento del Poder Ejecutivo y poco relevancia de las miradas críticas”. “Esta situación -comparó- se parece mucho a Malvinas, cuando la dictadura de ese momento decíamos que estábamos ganado la guerra, que era una patriada y demás, y después terminó siendo una gran frustración. Hay diferencias insalvables, hoy estamos en democracia, no hay una manipulación flagrante de la opinión pública como había en esa dictadura. El virus vino solo, la guerra de Malvinas la promovió la dictadura de ese momento. Pero sí se ha creado ese clima de unidad nacional, de decir somos fantásticos, hemos hecho bien las cosas”.
Cornejo manifestó que “hay un relato del gobierno que aparece como muy serio, un gobierno que se anticipó al problema y la verdad es que no es tan así”.
“Nosotros tuvimos más tiempo porque la naturaleza nos ha situado en el hemisferio sur del continente, e Italia, España y Estados Unidos se vieron sorprendidos por estar en el hemisferio norte, con fríos que son anteriores a los fríos de las primeras gripes del hemisferio sur. La naturaleza nos dio una ventaja, no fue un gobierno sabio”, continuó.
Cornejo recordó que el ministro de Salud, Ginés González García primero descartó que el virus pudiera llegar al país, y luego se rectificó pero para colocar la fecha de ingreso en junio. Por ello, “se perdieron tres meses para preparar la información y la infraestructura necesaria, para comprar los kits necesarios para poder hacer los tests masivos, para comprar respiradores que pudieran salvar vidas”.