Llaryora flexibiliza cuarentena política (oposición, también)

Durante la última semana, el intendente continuó con la agenda sanitaria que impone la pandemia de Covid-19, pero trató realzar algunos avances de gestión. Los ediles buscarán reactivar debates con un pedido de sesión para esta semana y la presentación de una batería de pedidos de informe.

Por Yanina Passero
[email protected]

La política fue una de las primeras actividades en flexibilizarse en el marco de la cuarentena. Aquí no hay lugar para las sorpresas. Los buenos modales y la vocación de pelear por el bien común que ejercitaron el oficialismo y oposición o el poder central y los gobernadores; también los sectores productivos y sindicalistas, fueron cediendo al ritmo de los egos, los desaciertos y éxitos en el manejo de un fenómeno mundial nuevo e inesperado, los desafíos para el futuro inmediato.
Con la tranquilidad que aportó el éxito del aislamiento social obligatoria para el control de la curva de contagios por coronavirus en el país, la dirigencia se permitió algo de rosca. En el Congreso, temiendo una suma del poder público del kirchnerismo y la pérdida de visibilidad de los jefes de bancada, la oposición forzó un debate caliente sobre la conveniencia de virtualizar o no las deliberaciones. Hasta el presidente Alberto Fernández se permitió una picardía al propiciar que los gobernadores tomaran la antipática decisión de extender la prohibición de paseos recreativos, anunciados horas antes por la Nación.
En la ciudad, hay ejemplos recientes que ilustran la tendencia “aperturista”. El intendente de Córdoba, Martín Llaryora, inició la semana que pasó con un cambio radical en su estrategia de comunicación de los actos de gobiernos. Si desde mediados de marzo todas sus actividades habían estado enfocadas a la emergencia sanitaria, ahora, eligió mostrar un progresivo regreso a la gestión. La palabra clave dejó de ser coronavirus.
Algunas de ellas fueron la presentación del Foro de Protección Animal y el programa de voluntariado “Cascos Azules”, que colaborarán en la atención de animales en situación de calles; el relleno del espejo de agua en el predio de la antigua cervecería de barrio Alberdi; se habilitó la celebración por los 25 años de la Universidad Libre de Ambientes, donde el intendente peronista volvió a apelar al que ya parece su dirigente de culto, el radical Rubén Martí, a través de una plaqueta homenaje que recibió su hijo, Esteban Martí. La semana cerró con la elaboración de una agenda de trabajo con el colectivo trans y la creación del Foro Permanente de Diversidad. Además, durante el fin de semana se dieron a conocer otros proyectos de reforma arquitectónica de la ciudad que desalienta el uso de vehículos particulares en la zona del Palacio 6 de Julio.
La diversificación de la propuesta oficialista habilitó el juego en el Concejo Deliberante. Varios dirigentes consultados coinciden con que desde el Ejecutivo no tienen urgencias legislativas y sospechan la conveniencia de mantener el recinto a media máquina, o sólo con el funcionamiento de las comisiones a través de modalidad virtual.
Lo cierto es que si Llaryora comenzó a moverse en clave política, la oposición también lo hará. El pedido que caerá al despacho del viceintendente Daniel Passerini es el de la sesión ordinaria para los próximos días para que tomen estado parlamentario proyectos iniciados durante la pandemia y, como se supone, tratan problemas vinculados a la crisis económica y sanitaria.
Pero también habrá una reactivación de los cuestionamientos de algunas decisiones políticas de Llaryora. Por caso, el edil de Encuentro Vecinal Córdoba, Juan Pablo Quinteros, presentó un proyecto de resolución mediante el cual convoca al secretario de Economía de la Municipalidad, Guillermo Acosta, para que informe sobre contenido de las actas, acuerdos complementarios o cualquier acto complementario o derivado de los Convenios suscriptos con el OEI (Organización de Estados Americanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura) con fecha 18 de diciembre de 2019 y el OISS (Organización Iberoamericana de Seguridad Social) con fecha 19 de diciembre de 2019, ambos ratificados por el Concejo Deliberante el 20 de diciembre pasado mediante ordenanzas Nº 12.987 y Nº 12.988.
“La aprobación de los convenios marco no significan, de modo alguno, un cheque en blanco, otorgado por el Concejo Deliberante. Entendemos que de haber sido suscripto algún tipo de addenda o acta acuerdo a los mismos, que cambien y modifiquen cuestiones esenciales de los convenios, deben ser remitidas al Concejo Deliberante de la Ciudad para su ratificación”, fustigó el exlegislador provincial.
En tanto, desde el bloque radical mestrista anticipan que seguirán aportando soluciones pensando en una ciudad post cuarentena. Pero agudizarán el seguimiento a la administración PJ. “Vamos a seguir con mucha atención cuestiones que tienen que ver con recortes salariales, algunos de ellos, en áreas muy sensibles como en Educación, por caso, la suspensión de los actos públicos de docentes especiales; también, recortes en programas relacionados con programas deportivos”, indicó Cecilia Aro.