Cuarentena perpetua en el fantástico país ideológico del kirchnerismo

La cuarentena se sigue estirando y el kirchnerismo sigue demostrando que gestiona un país imaginario, alejado del país de las necesidades reales. Quieren más poder; sólo resta prepararse

Por Javier Boher
[email protected]

Eterno, amigo lector. Esto ya se ha hecho más difícil de aguantar que los suplementarios de la final del mundial 2014. Esperemos que no terminen igual, que nos ilusionamos con dos casi goles pero terminamos derrotados. Allá de última se perdió una copa; ahora se perderían algunas vidas.

Esto me recuerda mucho a aquel partido, que se hizo todo bien, hasta que algunos errores -y el lógico cansancio de un largo trajín- nos dejaron con caras largas.

Piense en cómo veníamos hace 45 días, que casi casi que El Profe era el producto de una orgía intertemporal entre San Martín, Roca, Evita y el Nestornauta: refundador de la patria, padre protector y vigía de la salud y la felicidad del pueblo. Más bondades que el aloe vera.

De golpe, todos empezaron a meter la pata como Higuaín y los alemanes se empezaron a venir. Sobreprecios, ciberpatrullaje, Ginés declarando como quien opina en la sobremesa del segundo asado de una despedida de soltero, jubilados jugando al twister en la puerta de los bancos, negativa a bajarse los sueldos o a bajar los impuestos, ayudas que no llegan y un largo etcétera.

Sin embargo, esta semana cargaron nafta premium y aceleraron a fondo, como el pichichi cuando cortejaba a Karina. En un segundo alguien deslizó la posibilidad de censura previa en los portales de internet, echaron a Vanoli de la Anses para poner a una militante más dura que enterarse que Papá Noel son los padres, le dieron un plus salarial a los empleados del congreso y cerraron con el broche de oro de los presos sueltos. Veamos.

Censura en redes

Como a nadie se le puede negar el derecho a decir lo que le parezca, el vicepresidente del Enacom salió a decir que iban a controlar la proliferación de campañas de noticias falsas en los medios. Aunque el presidente del ente salió a desmentirlo, ya estaba inmortalizado en video. Si fuese por los ultra, en lugar de proponer barbijo para prevenir el contagio del coronabicho, pedirían mordaza para prevenir el contagio de ideas que los ponen en entredicho. Son tan parecidos a lo que dicen odiar que duele. Increíble.

Plus al congreso

Con todo el circo del riesgo de sesionar aprovecharon a darle un plus de $2300 por día a tipos que ganan cinco o seis sueldos básicos. En lo que va de cuarentena serían casi siete ingresos familiares de emergencia, pero venían a redistribuir y coso. Debería darles vergüenza aceptar eso mientras recolectores, cajeras de súper, empleados de verdulería o enfermeros se exponen el bicho por mucho menos que ellos, cuyo mayor riesgo físico es luxarse ampollarse un dedo de tanto rascarse. Indigno.

Presos en la calle

Esto fue impresionante. Prefirieron sacar presos en lugar de acondicionar los penales para atenderlos. Dicen que no hay plata, pero sí hay un plus para el congreso o para los músicos militantes que hacen vivos en redes. Inaudito.

¿No pueden ver a sus familiares? Lo hubiesen pensado antes, qué se le va a hacer. Por eso algunos amamos tanto la libertad.

enzima salieron en militar división de poderes los que en la escuela no prestaron atención ni a la división por dos cifras, un contenido que está mucho antes. Te militan la multiplicación de kiosquitos de corrupción, la suma del poder público y la resta de libertades, alguna vez iban a militar la división de algo (aunque yo hubiese preferido dividir la provincia de Buenos Aires, pero bueno). Ilógico.

Anses

Acá si mandaron una jugada brava, que le da entidad a las teorías como la de la ex estrella adolescente devenida en senadora bonaerense, que dijo que el plan es llevarnos a Venezuela o Cuba. Es difícil saber si no quieren ir para allá o si todavía no arrancaron porque están cerradas las fronteras. Yo diría que la senadora exageró, pero lo mismo decían de Leopoldo López, que terminó encerrado por opinar distinto.

La jugada no es menor: se hacen con la caja más grande de todas (ya no les queda ninguna sin manotear) pero además de ahí se nombran los directores que el estado manda a las empresas (algo que quedó de cuando se estatizaron las AFJP). Las empresas la ven dura: un mes y medio sin facturar para correr el riesgo de que ahora te metan un director del ala dura. Es como estar sin laburo y que tu hija invita a comer al yerno nuevo, para que encima te verduguee porque no comen asado. Encima esos tipos sólo saben llegar a fin de mes porque son ñoquis, con un abultado sueldo público desde que empezaron a militar. Si este país todavía no se rompió, no debe faltar mucho para que llegue el día. Incomprensible.

Es difícil ser optimista con esas noticias, amigo lector. Fueron por la plata, largan presos, nos tienen encerrados y algunos incluso pretenden que sólo veamos, leamos o escuchemos lo que ellos quieren.

No importa si todo eso es increíble, indigno, ilógico hoy incomprensible. En su país de fantasía ideológica -muy alejado del real- todo parece tener sentido. Buena semana. Crucemos los dedos para que se flexibilice la cuarentena.