Desembarco frentetodista por nuevo hospital (vienen Katopodis y Gill)

El secretario de Obras Públicas de la Nación tiene previsto recorrer junto al ministro las obras del establecimiento modular ubicado junto al San Roque, según adelantó al diario Alfil. La entrega oficial sería el sábado. Diálogo, pero no tanto, con el Panal.

Por Bettina Marengo

Para hoy está programada la visita del ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, a la ciudad de Córdoba, donde junto al viceministro, el villamariense Martín Gill, recorrerá las obras del hospital modular que la Nación levantó al lado del nuevo Hospital San Roque para reforzar la asistencia a pacientes graves y críticos del coronavirus. Se trata de uno de los doce (inicialmente se anunciaron ocho) que Obras Públicas levantará en localidades de todo el país donde más pegó el Covid-19.

El arribo fue adelantado al diario Alfil por el propio Gill, quien advirtió que podría reprogramarse por razones climáticas. Al cierre de esta nota, desde la oficina de Prensa de Córdoba no habían brindado datos.

En cualquier caso, la idea es entregar el hospital el sábado 2 de mayo a las autoridades provinciales, aunque luego su apertura formal e integración al sistema sanitario provincial dependerá de la llegada del equipamiento e insumos ya licitados. El hospital nuevo tiene 24 camas de terapia intensiva y 52 camas críticas (con red de oxígeno). Se considera que cuando esté en funcionamiento en conjunto con el San Roque, que mientras dure la pandemia se destinaría exclusivamente a terapia intensiva, Córdoba contaría con el mayor servicio de cuidados intensivos del país.

Más allá de las urgencias sanitarias de la pandemia, hay un telón político como en toda escena. La presencia en estas tierras de Katopodis, un albertista de la primera hora y amigo del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, aportará un nuevo capítulo a las remozadas relaciones entre el gobierno de Juan Schiaretti y el presidente Alberto Fernández. Una fuente nacional indicó que el jefe de Estado tenía previsto sumarse al viaje, pero finalmente desistió. Y aunque la relación personal entre Schiaretti y Alberto F no es cercana y la desconfianza política es alta, en tiempos de emergencia y de sequía recaudatoria, la alineación de Córdoba a la Casa Rosada no tiene muchos precedentes ni en tiempos de Unión por Córdoba ni en tiempos radicales.

A Gill, el gobernador le retiró el habla cuando comenzó a jugar para el Frente de Todos, pero sobre todo cuando movió esas piezas clave de Hacemos por Córdoba que son los intendentes del PJ. Sin recuperar el diálogo con Schiaretti (al igual que el senador Carlos Caserio, el otro referente del PJ albertista en Córdoba), el villamariense entregará las llaves del hospital nuevo a las autoridades provinciales, en un hecho que seguramente destacará Alberto Fernández.

Hasta ahora, el dirigente de Villa María viene articulando con el ministro de Salud, Diego Cardozo, la ministra de Promoción del Empleo y Economía Familiar, Laura Jure, dirigente muy cercana a Alejandra Vigo, y el secretario de Obras Públicas de la Provincia, Manuel Grahovac, con quienes destacó la “buena relación”.

La distancia entre schiarettistas y “frentetodistas” de Córdoba no se resolvió, aunque en el Panal se esfuercen por neutralizar las disidencias y negar líneas internas. Y para muchos, la actual homogeinización Provincia-Nación no implica un futuro allanado en esta interna del peronismo cordobés que quedó trunca cuando la pandemia impuso otras urgencias.

A nivel más local, Gill protagoniza con el hoy ministro de Industria y Comercio de la Provincia, el también ex intendente de Villa María Eduardo Accastello, una tensión relacionada con el manejo político de la ciudad cabecera del departamento San Martin y de toda la zona de influencia.

Hospitales

El establecimiento que se inaugurará en breve (no hay fecha aún, según fuentes del COE) se montó sobre el predio subyacente al viejo hospital San Roque, en el llamado Polo Sanitario de la ciudad de Córdoba. Tiene una superficie de 1100 metros cuadrados y está confeccionado con módulos (o ladrillos) de una empresa cordobesa. Para el gobierno nacional, es una de las principales obras públicas afrontadas en el contexto de pandemia y de hecho Alberto Fernández menciona esta iniciativa prácticamente en cada intervención pública que hace.

El hospital es “primo” de otros once ubicados en Resistencia, General Baigorria, Mar del Plata y ocho localidades del conurbano bonaerense, en coincidencia con las zonas de mayor circulación del Covid 19. El modelo fue el famoso hospital construido en diez días en Wuhan, China. En el caso de Córdoba, la provincia proveyó la platea sobre la que levantaron los módulos y dejó los servicios “al pie” de la misma. Según informaron desde Obras Públicas de la Nación, los hospitales son entregados con conectividad, conexiones, equipamiento e insumos médicos para cinco meses. Cuando finalice la emergencia del coronovirus, quedarán integrados a la red hospitalaria de cada jurisdicción.

Otro tema que destacaron desde la Nación fue que las licitaciones para la adquisición de todos los rubros se hicieron con intervención del organismo especializado en compras de las Naciones Unidas, para garantizar la transparencia del proceso.