Terminan torneos: Talleres internacional, con mesura de Fassi

Tapia anunció el final de los campeonatos en pleno desarrollo por los riesgos del coronavirus, donde la tabla general le otorgará al albiazul el pasaporte a la Copa Sudamericana. Por barrio Jardín no emiten palabra, sabiendo que no tienen muchos amigos en AFA, y esperan la oficialización.

Por Federico Jelic

La noticia había comenzado a circular la semana pasada, pero como en ámbitos de AFA ninguna especulación debe darse por válida, nadie salió a reclamar ningún derecho. Sin embargo, como afecta directamente a los intereses de Talleres, hasta que no haya alguna oficialización, nadie en barrio Jardín saldrá del hermético silencio para pronunciarse al respecto. Hay euforia contenida. A pesar de que el pronunciamiento se hizo desde la boca del presidente de AFA, Claudio Tapia, está prohibido en el club emitir opinión hasta que sea resuelto. Por eso, desde barrio Jardín optan por la mesura, sabiendo que al no contar con muchos amigos en aquellas latitudes metropolitanas, cualquier paso en falso puede traer incordios y discordias.

Pero lo cierto es que desde la casa madre del fútbol argentino ya tomaron una resolución: a causa de la pandemia y de la cuarentena, por riesgo de contagio de coronavirus y por tiempo indefinido, se dará por terminado el campeonato 2019-20 con apenas una fecha disputada de la Copa de la Superliga y todos los puntos acumulados de la Superliga que conformarán la tabla general. Y de acuerdo a ese criterio, Talleres estaría alcanzando la clasificación a la Copa Sudamericana. Dato, no opinión, salvo que cambie la interpretación. He ahí la necesidad de la entidad albiazul de no moverse de su casillero. Experiencia, en ese mar de intrigas que es el fútbol argentino.

Está claro que desde la dirigencia manifestaron su expectativa al respecto. El silencio abunda en la cúpula directiva y los llamados al teléfono celular del presidente Andrés Fassi direccionan al buzón de mensajes de voz. Es que no quieren soltar ninguna palabra políticamente incorrecta, teniendo en cuenta los antecedentes flamígeros con las viejas estructuras de AFA y la posición de Talleres en relación al boicot a la Superliga. Una palabra fuera de lugar puede tener consecuencias, aunque nada puede estar por encima del reglamento, claro está.

¿Y ahora? Cuenta regresiva para la reunión de hoy en Comité Ejecutivo de AFA, donde serán oficializados los clasificados y los pasos a seguir. En Talleres, la palabra prudencia es lema y hasta que no llegue ese momento, no habrá declaraciones oficiales, ya que de fondo, la batalla en contra del torneo de 30 equipos sigue en pie.

A mirar la tabla general

Tapia fue categórico. Incluso desobedeciendo las normativas de FIFA, que sugería la necesidad de completar los torneos después de la cuarentena, desde la calle Viamonte resolvieron cortar por lo sano, sobre todo para quitarse de encima y desentenderse de los truculentos sistemas de contratos, prórrogas y otros asuntos administrativos que fenecen el 30 de junio.

“Vamos a dar por finalizados los torneos para poder tener designadas las plazas de las competencias a nivel sudamericano para el próximo año. Se van a respetar las plazas que quedan vigentes, la de la Copa Superliga y la Copa Argentina, y se van a dirimir en el tiempo que podamos, cuando la salud nos permita volver a los campos de juego. Después, los ascensos de todas las categorías se van a definir jugándolos en la cancha, cuando las autoridades nos autoricen”, fue la sentencia del “Chiqui”, que tiene en vilo a todos en barrio Jardín.

Es que Talleres finalizó octavo con 37 puntos, con la salvedad de que disputó y ganó un partido en la Copa de la Superliga. Es decir, si se tomaba como criterio únicamente los puntos de la Superliga, el albiazul quedaba al margen de los torneos internacionales. Por eso la importancia de que se acumulen esos tres puntos, a pesar de que la fecha no fue completada, primero por el desacato arbitrario a la autoridad por parte de River Plate (con algún tinte rebelde desde lo político) contra Atlético Tucumán; más Defensa y Justicia-Estudiantes de La Plata. Y como ninguno de esos partidos modificaría el escalafón final, desde AFA precipitaron su determinación. No faltarán algunos tendenciosos que indiquen la necesidad de contemplar la fecha de la Copa de la Superliga, que le permite a Argentinos Juniors meterse en Copa Libertadores y darle condescendencia al presidente argentino, Alberto Fernández, confeso hincha del “Bicho” de La Paternal.

El “Chiqui” continuó con su ráfaga de anuncios a todo su gabinete: “No va a haber descensos en esta temporada que finalizó. En el próximo torneo en 2021 también se va a jugar sin descensos, pero ya habrá promedios para que los descensos se retomen en el torneo de 2022. Hoy habrá una resolución de la AFA y mañana se someterá a votación en el Comité Ejecutivo. Para algunos puede ser antipática, pero también hay realidades económicas. En el fútbol la recuperación económica va a ser lenta y las dirigencias vamos a tener que buscar medidas, como estas que están prácticamente tomadas, para generar nuevos recursos y salir de la crisis”.

En este punto es donde Talleres mantiene firme la bandera de guerra. Sus pedidos van por dos caminos diferentes, pero el hecho de clasificar a la Copa Sudamericana no los obliga a una tregua en pos de su reclamo contra la suspensión de los descensos. Sabido es que en AFA pretenden un torneo de Primera División de 28 a 30 equipos, por lo que el reparto de los dineros de TV y los derechos internacionales se reducirán drásticamente. Y en eso Fassi parece inflexible, aunque la prioridad es conocer la certificación de su acceso a los torneos internacionales. Pero una cosa no tapa la otra. Obcecado, el titular del club de barrio Jardín agotará instancias en esa contienda, acción que le ha despertado varios descontentos de las instituciones rivales de Buenos Aires. Y no es de ahora.