Mestre pide que se discuta el impuesto a la riqueza

El presidente de la UCR cordobesa coincidió con la posición de Lousteau frente a la del Comité Nacional

Ramón Mestre coincidió ayer con Martín Lousteau al afirmar que el llamado “impuesto a la riqueza” debe ser debatido por el Congreso, a pesar de que el Comité Nacional de la Unión Cívica Radical manifestara su oposición, días atrás, en un comunicado que firmó su presidente, Alfredo Cornejo.
“En estas circunstancias que estamos viviendo, de crisis sanitaria, sumada a una profunda crisis económica y social, creo que es importante dar lugar y abrir este debate”, dijo Mestre, quien ratificó así su alianza política con el sector del radicalismo que comparte con el senador nacional por CABA (Ciudad Autónoma de Buenos Aires).
La crisis a la que se refiere el titular del Comité Central de la UCR cordobesa es la que deriva del aislamiento social obligado por la Casa Rosada para detener la expansión del Covid-19. La cuarentena estaría dando buenos resultados desde el punto de vista sanitario (aunque los pocos tests que se realizan dificultan llegar a esa conclusión), pero afecta seriamente la economía nacional.
Mestre señaló que “junto a un grupo de dirigentes importantes de todo el país, pero fundamentalmente después de un diálogo con los dirigentes de CABA encabezados por el senador Martín Lousteau, creemos en la posibilidad de debatir el proyecto del impuesto a la riqueza en el marco de conocerlo con profundidad y analizar la posibilidad de acompañarlo”.
“Siempre y cuando -aclaró- se forme un fondo específico para ayudar a las pyme y también, por ejemplo, a aquellos que han invertido y han visto sus bonos defaulteados en nuestro país”. Las pyme, dijo, generan muchos puestos de trabajo y deben ser cuidadas por las políticas económicas.
Para Mestre, la crisis justifica un esfuerzo extraordinario de los sectores de la población con mayores recursos.
“Creo que nosotros debemos acompañar un proceso de estas características, ya que hoy sin dudas los que más tienen, deben hacer un nuevo esfuerzo y acompañar a los más necesitados”, sostuvo el presidente del radicalismo cordobés.
El impuesto a la riqueza (llamado por los kirchneristas como Patria) es un proyecto de Máximo Kirchner y busca gravar las fortunas de unas doce mil personas que tienen patrimonios superiores a los 3 millones de dólares.

Diferencias en la UCR
La posición de la UCR nacional fue fijada en un documento. “El impuesto que se pretende crear ya existe. Más aún, en diciembre el Congreso aprobó importantes modificaciones al mismo e incrementó las alícuotas. Un nuevo gravamen de las mismas características sería un acto de doble imposición. El resultado de una medida así sería la multiplicación de amparos judiciales. Antes que recaudación se cosecharán juicios”, expresó.
“La pretensión de introducir nuevos cambios tributarios en medio de la crisis actual y en ausencia de un programa integral de política económica carece de justificación razonable. El gobierno no ha presentado al Congreso el presupuesto de 2020. Se navega a ciegas. Se carecen de definiciones elementales dentro de las cuales se pueda encuadrar una medida de esa naturaleza”, continúa.
En tanto, desde el Comité porteño Lousteau señaló: “Si tiene que ver con lo fiscal o con elegir un adversario político-ideológico va a quedar claro si se debate fuerte lo que hizo y no hizo y lo que está haciendo y no el Estado”.