Córdoba frenó salidas recreativas (critican comunicación de AF)

El gobierno provincial acordó con Buenos Aires, Santa Fe y CABA no autorizar en los grandes conglomerados urbanos paseos de una hora en esta etapa de la pandemia. Luego de anunciar la medida para “todas las personas”, la Nación dijo que los gobernadores podían definir modalidad o restringir la apertura. El COE analiza regulación para pueblos.  

Por Bettina Marengo
[email protected]

Población envejecida en algunas zonas, ejido municipal muy extenso, densidad poblacional y pobreza combinadas en la periferia, dificultad para controlar, más los antecedentes de los barrios Nuestro Hogar III y Angelelli y de Sierras Chicas, son algunos de los factores ambientales y sanitarios que determinaron que el COE resolviera no autorizar en Córdoba las salidas recreativas de una hora, a 500 metros de cada vivienda, que el sábado anunció en general el presidente Alberto Fernández.

Córdoba no tomó sola la decisión de mantener a full la cuarentena hogareña en los grandes centros urbanos: la medida se resolvió a alto nivel político con las provincias de Buenos Aires y Santa Fe y el gobierno de CABA. Se anunció con un comunicado conjunto donde se aclaró que la decisión se hizo “en consulta” con el gobierno nacional. En estos cuatro distritos vive cerca del 70% de la población del país, y sus gobiernos combinan un oficialista núcleo duro como Axel Kicilloff, un peronista “moderado” pero dentro del Frente de Todos, como Omar Perotti, un PJ aliado exterior como Juan Schiaretti, y el opositor Horacio Rodríguez Larreta, del PRO.

“En aquellas localidades con baja densidad poblacional y escasa o nula circulación viral, se permitirán las salidas de esparcimiento en las condiciones que se consensuen con las autoridades municipales. Mientras que, en aquellos grandes aglomerados urbanos con circulación viral, no se habilitarán las salidas de esparcimiento de una hora, y tal como expresó el Presidente en el día de ayer, el aislamiento social, preventivo y obligatorio se mantiene sin modificaciones”, sostuvo el comunicado de los cuatro distritos mencionados.

Frente a las fuertes versiones de que en el Panal hay malestar con la Presidencia por un anuncio que no quedó claro y que tocó un tema sensible como las salidas breves luego de 45 días de encierro, una fuente muy cercana a Schiaretti sostuvo que Alberto Fernández “tal vez debió decir solamente que los gobernadores analizarán si se puede” autorizar los paseos de una hora. “Ya está. Lo importante es que se frenó”, le bajó el tono la fuente.

Incluso, antes que los cuatro distritos más grandes, las provincias de Mendoza y de Misiones ya habían informado que no autorizarían los paseos.

En realidad, luego de anunciar el sábado a la noche la flexibilización “para todas las personas”, y cuando los medios y las redes sociales se preguntaban dónde y quienes podrían salir una hora desde hoy, la Casa Rosada indicó ayer a la tarde que “en atención a las condiciones epidemiológicas y a la evaluación de riesgo en los distintos departamentos o partidos de la jurisdicción a su cargo (los gobernadores), podrán incluso determinar uno o algunos días para ejercer este derecho, limitar su duración y, eventualmente, suspenderlo con el fin de proteger la salud pública”.

“Frenar” es el verbo que mejor representa lo que se propuso el COE en relación a las salidas que permitirían la circulación de personas en un conglomerado de 1,9 millones de personas como es Córdoba y el Gran Córdoba.

De entrada, cuando Alberto anunció la nueva etapa de la cuarentena, Schiaretti se apuró a adelantar que en Córdoba no había cambios respecto de lo que venía rigiendo hasta ayer domingo. Lo hizo a través de Twitter un rato después de que finalizara la presentación del jefe de Estado desde Olivos. No puntualizó, sin embargo, la política sobre las salidas de una hora a 500 metros de cada casa, pero delegó toda medida a las decisiones del COE.

Ayer los miembros del COE estuvieron reunidos gran parte de la mañana y la tarde: las salidas recreativas fue uno de los temas dominantes. A partir de la información brindada por los virólogos en relación a la curva de contagio en Córdoba, se resolvió temprano que no se habilitarían las salidas a 500 metros por una hora, ni para población en general ni para los grupos de riesgo. Algunos aseguran que ya a primera hora del domingo estaba la decisión. Resuelto el tema de los grandes conglomerados, el COE anoche debatía la regulación de las salidas en pueblos y ciudades chicas, así como los protocolos de bioseguridad para las actividades que se habiliten a partir de hoy.

Las razones de Córdoba

Lo sucedido en Nuestro Hogar III, donde si bien dio negativo el segundo test del nene de tres años contagiado la semana pasada, hay que esperar el ciclo completo de incubación para determinar si hay más casos, no ayudó a autorizar las salidas breves. Además, todavía no se halló el nexo epidemiológico de ese contagio.

El antecedente más lejano de Villa Angelelli, donde una médica de un dispensario dio positivo, también se tuvo en cuenta. Y por supuesto, el foco de Sierras Chicas, con el contagio masivo en un geriátrico de Saldán, que provocó gran parte de las muertes acaecidas en Córdoba por el virus. Aunque oficialmente los especialistas hablan de circulación por zonas o conglomerados, es decir, no generalizada en la comunidad, también se admite que existe un porcentaje indeterminado de individuos asintomáticos que pueden contagiar. Además, las fuentes recuerdan que en Córdoba hay unos 200 mil personas mayores a 65 años y que ya empezaron a circular con la apertura de los bancos.

Además de la población en general, se entiende que la salida de la gente de sus casas incrementaría el peligro para aquellos que están en la primera línea de fuego de la pandemia: personal de salud, de limpieza y de seguridad de los hospitales, entre otros.