Sistemático ataque a Fassi desde AFA: grieta armada

El presidente de Talleres recibió una lluvia de críticas de algunos dirigentes metropolitanos, después de pronunciarse en contra del torneo de 30 equipos y de la postergación de los descensos. Ferreiro (Nueva Chicago) y Pellegrino (Gimnasia La Plata) dieron el primer paso. ¿Continuará con otros protagonistas de Buenos Aires?

Por Federico Jelic

Pareciera que se van turnando para hacerlo. Andrés Fassi está de oferta dentro del círculo de críticas en AFA, sin anestesia, y por eso es que los dirigentes de la vieja guardia no desperdician oportunidad para sus imprecaciones contra su persona y su modelo de gestión. Será cuestión de saber si tendrá consecuencias en Talleres dentro del escenario político, pero no obstante, llama la atención la saña, lo sistemático y lo punzante de cada declaración en su contra.

De todas maneras, se sabía en el ambiente que no iba a seguir siendo bien recibido. El titular de la entidad de barrio Jardín fue demasiado frontal, fiel a su estilo y lógicamente terminó provocando algunas reacciones no muy espontáneas en su contra. Es que Fassi representa el último bastión de los defensores de la ya dinamitada Superliga y siempre se mostró fervientemente en contra de las recientes reestructuraciones del fútbol argentino y los autores intelectuales de ese golpe de Estado. Y por eso es que últimamente, cada vez que Fassi abre la boca, le saltan a la yugular.

Claro, es que el mandamás albiazul no tuvo reparos en cuestionar abiertamente la posibilidad de que no existan descenso por dos años, de un nuevo prototipo de torneo de 30 equipos en Primera, del escaso compromiso para hacer valer el Fair Play Financiero y de otros apuntes que no cayeron bien desde los sectores cercanos al poder.

Por eso, en realidad, no debe sorprender la diatriba que le prodigó Daniel Ferreiro, vicepresidente de Nueva Chicago y vocero principal de la máxima autoridad de AFA, Claudio Tapia, aunque viniendo de su rincón, al menos debería preocupar. Lo del presidente de Gimnasia La Plata Guillermo Pellegrino sí llamó la atención, aunque se explica desde la necesidad de defender los intereses de un equipo al borde del abismo del descenso. La cuestión es que en esto, los dirigentes metropolitanos parecen coincidir en un aspecto: Fassi hoy es el enemigo.

 

Todos contra Fassi

Ya Tapia había dado a entender su vocación de respetar a Talleres por el protocolo de sanidad presentado en función de lograr el retorno a los entrenamientos cuanto antes, pero no en darle curso legal. El parate y la cuarentena por el riesgo de contagio de coronavirus castigó a todos los clubes por igual. Sin embargo quien se mostró enfático en la necesidad de reiniciar los trabajos fue siempre Fassi. Y desde AFA, ya directamente al tratarse de su persona, actúan más en represalia con validaciones “ad hominen” que por deficiencias de su propuesta. La grieta figura como instalada.

En su perfil de la red social Twitter, Ferreiro fue el primero en lanzar explosivas declaraciones con destino en Fassi, incluso involucrando su vinculación directa con Pachuca de México: “El Presidente de Talleres, si tiene problemas financieros, llama al grupo Pachuca y los resuelve. La gran mayoría de los clubes vive de cuotas sociales en barrios pobres y con sponsors que son Pymes del barrio o pueblo. Fassi promueve un fútbol para clubes ricos. Por suerte, está la AFA que lauda estas asimetrías”, fue el inicio del bombardeo con invectivas puras contra Fassi. Por supuesto, tomó aire y le envió una segunda descarga de munición gruesa, como para no quedar poco generoso: “Pareciera que para el doctor Fassi los clubes pobres no deberían existir. Los clubes son mucho más que un resultado coyuntural y gracias a Dios que la AFA interpreta a las amplias mayorías. No le vamos a pedir disculpas a Fassi por ser pobres”.

Polémico. Flamígero. Y un tanto inexacto también, pero tratándose de Ferreiro, es apenas una caricia. Recordemos que fue acérrimo opositor y fogonero de armar una barricada y guerra sin cuartel contra el ex presidente de Belgrano, Armando Pérez, cuando asumió como responsable de la Comisión Normalizadora de AFA. Los del interior no “deben jugar” en los altos estamentos del fútbol argentino, parece ser el lema de los dirigentes metropolitanos. Además, desde Ferreiro se explica muy clara su posición en contra de los descensos, ya que su club, Nueva Chicago, figura último en la Primera Nacional, con la soga al cuello. Lo preocupante es fue hombre de la mesa chica y de confianza de Tapia, con la amenaza que eso significa.

Pellegrino tomó la posta de esas expresiones y no bajó niveles de agresión: “Con Fassi coincido en pocas cosas cuando habla de la auditoría de los clubes. No coincido en que los clubes tengan que desaparecer porque, además, tampoco está diciendo la verdad. Que Fassi muestre la auditoría de su club, porque a nosotros no nos dan los números que le paga de sueldo con respecto al plantel que tiene. Él habla de sacarse la careta. A todos nos pasó de contratar jugadores de Talleres que venían con sueldos mucho más altos de lo que se le podía pagar”. Sugestivamente, el presidente de Gimnasia pretende que la aplicación del decreto de no descender sea realidad, a raíz de que marcha en el último escalón a los promedios. ¿Se entiende, entonces, la necesidad y la virulencia de los actos en contra de Fassi, por parte de los que se verían beneficiados si AFA toma esa determinación?

“Las puertas del club están abiertas si quieren auditar”, le contestó Fassi a los dos directivos que lo inquirieron mediáticamente. No es casualidad el ataque en conjunto. Pérez sufrió lo mismo en el Comité Regularizador. Mientras tanto, no se avizoran fechas de posibles retornos a la actividad, por lo que seguramente el fuego cruzado continuará, aunque Fassi debe saber que en esta lucha tiene pocos aliados. Está solo. Pero lo mismo no se amedrenta.