Enroque Corto en Río Cuarto: Fotos que cuestan caro

Por Julieta Fernández
[email protected]

Sesión online… a medias

Tras una larga espera, hoy habrá sesión online del Concejo Deliberante. Tras reuniones presenciales de la Comisión de Labor Parlamentaria, finalmente habrá sesión online y sería a través de la plataforma “Jitsi”. No obstante y como en toda sesión se vota… no estaríamos en condición de denominar formalmente “sesión” al encuentro virtual que reunirá a todos los concejales.  El periodista dialogó con un edil opositor al respecto.

Periodista: Bueno, le hicieron caso a la oposición y finalmente van a sesionar online…

Concejal opositor: “Sesión” es una manera de llamarla pero no va a ser una sesión formal. Es una especie de instancia informativa donde estarán los 19 concejales. Darío Fuentes la va a coordinar y están invitados los cinco legisladores provinciales de Río Cuarto: Rins, Jure, Petrone, Carpintero y Miranda.

P: ¿Cómo será la modalidad?

C O: Están invitados Marcelo Ferrario (secretario de Salud), Marcelo Bressán (secretario de Políticas Sociales) y Guillermo Natali (secretario de Control y Prevención Ciudadana). Ellos harían un informe sobre cómo se viene trabajando, y cada uno de los bloques va a tener la posibilidad de hacerle preguntas pero a lo sumo serían uno o dos concejales por bloque los que puedan preguntar.

P: ¿No se votarán proyectos?

C O: No. Los concejales opositores plantearon que se debiera volver a tener sesiones formales, que tengan validez. Por eso le digo que lo de hoy no podría llamarse una sesión. La oposición plantea que se vuelva a sesionar de manera legítima, sea de manera online o presencial.

P: ¿Podremos acceder los periodistas a la “sala”? No necesariamente para hacer preguntas si no para escuchar, como hacíamos habitualmente en el recinto…

C O: No sabría decirle. Entiendo que el oficialismo no estaba muy convencido al principio pero quizás puedan participar en calidad de oyentes. Aparentemente, solo estarían los 19 concejales, el presidente del Concejo, los tres funcionarios y los cinco legisladores de Río Cuarto.

P: Lo vuelvo a lo que me comentaba hace un rato… ¿No se votan proyectos porque consideran que la modalidad online carece de validez?

 C O: Nosotros creemos que no debe haber voluntad política. Quizás quieren evitar planteos de parte de la oposición como suele suceder en las sesiones tradicionales, ¿Y qué tendría de malo si lo hiciéramos? Ojo, eso es lo que yo pienso pero el oficialismo no ha dado un fundamento de por qué lo de hoy no sería una sesión propiamente dicha.

 

Fotos que cuestan caro

Días atrás, el enfermero y candidato a intendente por el Frente Política Abierta, Pablo Carrizo, publicó una fotografía en el Hospital utilizando un traje amarillo (evocando a Walter White de la serie ‘Breaking Bad’), antiparras, guantes y demás equipamiento específico para los enfermeros que atienden a personas infectadas de covid- 19.

Periodista: Bueno, ¿Qué tiene para decirme de esa foto? Se ha vuelto muy popular y ha recibido muchos comentarios de “Felicitaciones”…

Informante: Sí pero mucha gente no sabe bien cómo son las cosas. Él es enfermero en el área de salud mental. Por ende, no le correspondía utilizar esa ropa y esas medidas de protección. Eso es en caso de que haya muchas personas internadas en terapia intensiva por el covid-19 y esa situación no se ha dado aún en el hospital.

P: Entonces podría decirse que fue algo irresponsable…

I: Totalmente irresponsable. Imagínese lo que pensará alguien que ve la foto: que todos los enfermeros están así vestidos y que hay muchos casos de pacientes internados en el hospital o algo así, cuando la realidad es otra.

P: ¿Cómo lo tomaron en el Hospital?

I: Me dijeron que le llamaron la atención porque no había ningún paciente grave en el hospital como para ser atendido con esa ropa. Solo había una persona enferma en terapia y él ni siquiera es enfermero terapista. Básicamente, fue algo para la foto, algo “para la tribuna”. O peor: para seguir haciendo campaña.

 

Carrizo en offside

Carrizo, el candidato denunciado por violencia de género, publicó en su cuenta de Facebook un mensaje aludiendo a que habría hecho una presentación judicial para “hacerse cargo de los gastos de su hijo por nacer”.  En la publicación, el ex concejal asegura que su ex pareja “no habría respondido su solicitud” y agredió a mujeres del partido Respeto, dirigentes sociales y periodistas que alguna vez repudiaron el hecho por el cual se encuentra imputado. Fuentes confiables aseguran que dicha presentación judicial nunca llegó a manos de su ex pareja ni tampoco de su abogado defensor.

Periodista: ¿Me puede confirmar si es así lo que dice Carrizo?

Informante: A su ex pareja y al abogado que la patrocina no les consta que él haya realizado esa presentación judicial de la que habla. Al menos nunca se les notificó nada.

P: ¿Es probable que Carrizo haya iniciado “el trámite” y se encuentre frenado?

I: Lo que se tiene que hacer ahora que estamos en cuarentena es pedir la habilitación de la feria judicial extraordinaria y acreditar la urgencia de la petición. Desconozco si efectivamente Carrizo hizo esa presentación y si acreditó dicha urgencia.  Pero si no hizo esto último, entonces es lógico que la Justicia no le resolverá esta cuestión hasta que termine la feria o la cuarentena.

P: Por ende, debiera ser la Justicia quien responda algún tipo de reclamo de su parte…

I: Exactamente. Si la Justicia no le ha resuelto su petición aún, ¿Por qué “escracha” a personas que nada tienen que ver? No tiene lógica.

 

Más sobre Peralta

El recientemente nombrado titular de ANSES, Darío Peralta, sigue dando de qué hablar. La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) espera que se revise su designación y se nombre a otra persona en su lugar. Por otro lado, en las redes sociales se han replicado noticias viejas que traen a colación algunos de los hechos por los cuales Peralta tendría su “prontuario” un tanto manchado.

Más allá del hecho que le valió su apartamiento del Ministerio de Justicia, también se lo recuerda como un vecino beneficiario de un terreno en barrio Castelli, lo cual implicaba una irregularidad ya que Peralta habría sido dueño también de “un exclusivo terreno en la zona norte de la ciudad”. Lo que habría generado indignación en aquel momento (año 2010) es que a pesar de las acusaciones públicas, no renunció al beneficio. El reglamento de venta de dichos terrenos especificaba que los beneficiarios no debían poseer otro inmueble.