Con delay, UCR pidió que Schiaretti llame a la oposición

El martes el gobernador recibió a Mestre y a Negri. El lunes el Panal se abriría todos los partidos

Por Alejandro Moreno

El radicalismo cordobés le pidió ayer al gobernador Juan Schiaretti que convoque a todos los partidos políticos de la oposición a sentarse a una mesa de diálogo para conocer la situación de la provincia como consecuencia de la crisis sanitaria y económica.

La reunión conjunta vía videoconferencia del Comité Central y de la Mesa del Congreso Provincial arrojó un resultado fuera de tiempo, ya que el diálogo comenzó en la noche del martes en el despacho de Schiaretti.
Como informó Alfil ayer, el gobernador recibió a Ramón Mestre y Mario Negri para iniciar las conversaciones que el lunes serán ya públicas y formales, y que incluirán a todos los partidos políticos de Córdoba, al menos aquellos con representación parlamentaria.
La UCR expresó en un comunicado la necesidad de que toda la oposición conozca “el cuadro real de situación” para poder “trabajar de manera mancomunada para enfrentar la pandemia”.

Precisamente Mestre y Negri se comprometieron ante Schiaretti a respaldar las medidas sanitarias que se están tomando en la provincia de Córdoba, y que continuarían siendo muy exigentes en mayo, pero con la advertencia de que las leyes económicas que crean cuestionables serán observadas con atención.
De hecho, en la sesión on line de la Legislatura realizada la semana pasada, los legisladores mestristas y negristas votaron a favor de algunos proyectos de emergencia impulsados por el Panal, pero con señalamientos negativos en aspectos particulares.
Mestre, puntualmente, ha venido criticando el estado de la economía provincial, cuya crisis ha sido, dijo, una “verdad oculta” desde la campaña electoral del año pasado, cuando el discurso del gobierno era que Córdoba estaba “fuerte”.

La reunión de ayer por videoconferencia ya fue bautizada como e-meeting, expresión que mezcla el modernismo con las tradiciones partidarias.
El encuentro respondió formalmente a una convocatoria que el Congreso Provincial dirigió al Comité Central, es decir de Rodrigo de Loredo a Ramón Mestre.
La citación del Congreso parece responder, en términos políticos, a un mayor perfil que ha ido tomando este organismo partidario desde que lo preside el referente de Marea Radical, pero más que nada tras el capítulo electoral 2019; históricamente la asamblea provincial solo actuaba para avalar decisiones del Comité Central. De todos modos, ayer Mestre fue el que en la mesa virtual se sentó a la cabecera.

El covid-19 se llevó la mayor parte del tiempo de la reunión, si bien los dirigentes políticos poco tenían para decir que fuera novedoso para los demás: todos leen los diarios y siguen de cerca las noticias de la pandemia.

Sin embargo, asomaron algunas cuestiones de política interna. Los radicales coincidieron en que en esta coyuntura que vive el país no hay lugar para luchar por los espacios de poder; además, mientras siga la cuarentena no puede pensarse en convocar a elecciones para renovar las autoridades partidarias (concluyen sus mandatos en septiembre).
Miguel Nicolás, uno de los ex presidentes del Comité que fueron invitados a participar, recordó que debe cumplirse con la Carta Orgánica, pero desde el mestrismo Alberto Zapiola insistió con las dificultades de este tiempo; por ejemplo, señaló que no podría haber elecciones si los mayores están impedidos de salir a la calle, en una fase más ligera de la cuarentena que podría situarse hacia fin de año.

El tema quedó pendiente para más adelante, pero los antimestristas sospechan (y lo dicen en off the record) que el actual presidente del Comité podría aprovechar la crisis para llevar la elección al año que viene, lo que supone una prórroga de su mandato. En 2021, en tanto, la principal preocupación será la definición de los candidatos a diputados nacionales.

Finalmente, se acordó pedirle al presidente Alberto Fernández que convoque a una reunión del Consejo Económico y Social y “al desarrollo de una mesa tecnológica que permita encontrar a los especialistas que tiene nuestro país en materia de innovación y tecnología, para implementar las herramientas necesarias que permitan contribuir a superar la crisis sanitaria, económica y social que atraviesa nuestro país”.