Club de amigos de Monzó activa rearmado de PRO local

No hay fecha para la elección interna, pero ya comenzaron las avanzadas del sector que responde al expresidente de la Cámara de Diputados y a Rogelio Frigerio. Nicolás Massot, después de una larga ausencia, regresa a la política local.

Por Yanina Passero
[email protected]

El macrismo inició un debate que esperaba habilitar con la llegada de la primavera. Se trata de la vieja deliberación sobre el nuevo perfil que debe asumir la fuerza que fundó Mauricio Macri, desde diciembre en el rol de oposición nacional, y su vinculación con los espacios políticos que le facilitaron el acceso al poder central en 2015. La pandemia de coronavirus no hizo más que acentuar las posturas preexistentes.
La clásica división entre duranbarbistas y pro peronistas en Cambiemos se refleja con exactitud en las recomendaciones y advertencias de los encumbrados miembros del partido amarillo, actualmente envueltos en el análisis sobre las conveniencias de cooperar con el kirchnerismo en un momento de emergencia, o bien, remarcar con ahínco cada uno de los desaciertos en el manejo de la crisis.
Se sabe que la presidenta del PRO nacional, Patricia Bullrich, se encuentra en el ala dura; mientras, que el jefe de gobierno porteño, cercano a la línea de “expatriados” por Marcos Peña que lidera Emilio Monzó y Rogelio Frigerio, prefiere hacer concesiones políticas y apostar a la convivencia hasta que el panorama sanitario y económico se esclarezca.
Así quedó reflejado en las dos últimas reuniones de la mesa nacional del PRO que realizaron a través de Zoom, la famosa plataforma de reuniones en línea. Como publicó este medio, la tensión se descomprimió en la redacción de un “protocolo” político para relacionarse con el oficialismo en tiempos de excepción, basado en la cooperación y en la chicana cero.
Sin embargo, las diferencias del pasado, combinadas con las que surgen de la coyuntura, no ubican en una posición cómoda a quienes se autoperciben como una minoría emergente. En este polo se encuentra el monzoísmo que no abandona su deseo de un frente que incluya a peronistas y sopesa los potenciales beneficios de una alianza con el único dirigente PRO que logró su reelección el año pasado, Rodríguez Larreta.
En ese marco, puede leerse el levantamiento de perfil de los referentes de ese sector crítico a quienes rodearon al entonces presidente Macri. El diputado por Córdoba, Gabriel Frizza, reactivó el brazo de profesionales para la presentación de un nuevo proyecto en el Congreso. La iniciativa prevé un nuevo blanqueo de capitales en dólares, cuyos fondos serían destinados al sector sanitario.
En breve, habrá avanzadas políticas de este sector en el PRO de Córdoba, alejado de las escaramuzas opositoras y en cooperación con el Gobierno de la Provincia. Apelando a la virtualidad, y el espacio de profesionales del PRO, los monzoístas habilitarán un ciclo por Zoom titulado “Argentina después de la cuarentena”.
Disertará el hombre de confianza del exministro del Interior de Cambiemos, Sebastián García de Luca; el también exintendente de Jesús María, Frizza; el presidente del PRO Córdoba, Darío Capitani y el flamante director del Banco Ciudad de Buenos Aires, Nicolás Massot.
La participación del armador de Monzó no deja de ser una novedad porque anuncia que seguirá de cerca el rearmado del partido. No hay que olvidar que el macrismo cordobés estaba a punto de ingresar en los preparativos de su interna para renovar autoridades partidarias. Las divisiones que dejó la derrota nacional de 2019 se expresarían, al menos en la etapa preparatoria.
El intendente de Marcos Juárez, Pedro Dellarossa, y el diputado Héctor Baldassi, se animaron a dejar trascender su alianza, apoyados por otro famoso, el responsable de Villa Allende, Eduardo Romero.
En tanto, la actual conducción fue afectada por la pandemia antes de dar sus primeras señales. En plena cuarentena y aprovechando las herramientas tecnológicas, la línea que se referencia con el expresidente de la Cámara de Diputados desde 2015 a 2019, comenzará a mostrarse interesada en dinamizar la vida partidaria.
En concreto, los protagonistas de la charla que tendrá dos etapas (miércoles y viernes a las 18 horas) afirman que la idea de estas citas virtuales es “tratar de mover los grupos internos; tratar de buscar una discusión que nos acerque”.