Virus: el riesgo de pagar con votos acciones u omisiones

Sectores empresarios y la oposición plantean al Intendente sus demandas. Se encienden las primeras alarmas de agotamiento social al aislamiento en los sectores más desfavorecidos. El inevitable horizonte de las urnas y el riesgo consiguiente de pagar con votos acciones u omisiones. El día a día como peligroso e inevitable escaso margen de acción política.

Por Guillermo Geremía

“A medida que esto va pasando se van sumando problemas y no tenemos un horizonte, las elecciones no las estamos viendo programáticamente, sabemos que están en un futuro próximo pero nos superan los inconvenientes”, admitió el concejal oficialista Armando Chiappe. En esta semana en el seno del poder político a las preocupaciones del mes de aislamiento que está por cumplirse, se sumaron las inocultables presiones que han comenzado a ejercerse de distintos sectores.

“Me comentó un amigo empresario que están desesperados por la situación y en sesión permanente. Le quieren reclamar al Intendente que flexibilicen la cuarentena pero saben que no tiene facultades plenas para hacerlo”, reveló a Alfil Río Cuarto un operador que va y viene con mensajes entre el poder político y el económico de la ciudad. “Ya les dije que al Intendente no se lo van a llevar puesto tan fácil mientras esté tan sólidamente alineado con Schiaretti, no les veo ninguna posibilidad a estos muchachos que defienden algunos otros intereses que no son los de la mayoría de la gente”, advirtió el informante.

Mientras los empresarios presionan a través de algunos de sus voceros con formas cuidadas, como las utilizadas por Atilio Lunardi (constructor), Presidente de CECIS (Centro Empresario, Comercial, Industrial y de Servicios) o con los tapones de punta como Lino Pedrueza (constructor) e integrante de la Fundación 2030; la oposición impulsa iniciativas parlamentarias para que el Estado local otorgue créditos a 0% de tasa y con 6 meses de gracia por los monotributistas categoría C y D (profesionales en su mayoría), ayude a los artistas locales con un canal virtual para que expresen sus obras y además establezca sesiones vía on line validadas para que siga funcionando el Concejo Deliberante. En la misma semana, se articulan desde el poder económico y político opositor acciones que apuntan a contener a los sectores medios descontentos que son quienes con su cambio de humor constante definen las elecciones.

“Los gobernantes están intentando salvar la ropa porque el sistema sanitario que ellos diseñaron en 30 años de democracia es deficitario”, asegura uno de los muchos empresarios que mira críticamente el accionar de los políticos. En esta semana los directores de las clínicas y sanatorios privados advirtieron sobre la falta de insumos y además debió suspenderse la vacunación de la APROSS contra la gripe común. “A nosotros nos van a dar papelitos por las deudas que la provincia tiene con los proveedores y los recursos en la emergencia sanitaria no aparecen después de un mes de cuarentena”, se queja el emprendedor.

“Creo que hay un clima que no sé si está coordinado pero que se está gestando desde lo nacional y bajando a las localidades. Uno empieza a ver que hay un lobby que se expresa a través de sus voceros, con la idea de que la economía es la salud y quienes más se expresan son aquellos que están vinculados al tema de la construcción que es tan central en Río Cuarto, que en los últimos 15 año reconvirtieron la renta excedente del campo. Son personas con mucho dinero de la ciudad y la zona que trabaja con esta gente a través de la fideicomisos”, explica el edil peronista Chiappe.

Asegura que las presiones están focalizadas puntualmente en estos sectores de la economía. “Ponele que nos dejemos apretar, que es lo que ha pasado en los países centrales, flexibilizaron el aislamiento y después lo que terminó pasando es que tenés un doble problema. Se levanta la curva del contagio de manera exponencial y tenés que volver a establecer la cuarentena, encima con el sistema de salud colapsado”, razona el concejal oficialista.

Ayer se encendió la primera luz amarilla en una zona que ya registró una alta conflictividad social entre argentinos y bolivianos años atrás. La policía y ambulancias de emergencia debieron acudir al Barrio Las Delicias por una gresca generalizada que hubo al mediodía entre vecinos por la sucesión de robos internos que ha habido desde que se estableció el aislamiento. “El problema es que la mayoría de los hombres están en la casa porque no puede salir a hacer changas y se generalizó la pelea con varios incidentes”, relató un vecino.

“Cuando esto se empiece a prolongar mucho tiempo, el tema de la vida o la muerte como opción cede, porque para los que estamos cómodos, que bueno, tienen razón, pero hay un montón de gente que está al día y dice total nos vamos a morir igual, mientras tanto estamos muriendo en cuotas, entonces eso por más que el Intendente no tenga nada que ver o por más que el Presidente sea Gardel, esto va a hacer pagar costo político”, señaló un experimentado dirigente peronista sobreviviente de varias batallas.

Recordó cuando en las crisis del 2001, el entonces Intendente Cantero contuvo socialmente a los sectores más desprotegidos, bajó impuestos hasta el 50% y redujo los haberes de los funcionarios e igualmente dos años después perdió las elecciones. “Esto va cambiando tanto que va a depender del comportamiento social que tengamos, si podemos salir medianamente airosos claramente los oficialismos se van a ver beneficiados”, asegura Armando Chiappe.

Periodista: ¿Están empezando a operar mecanismos de extorsiones públicas al Intendente?

Concejal: “Yo creo que no, creo que hay expresiones sectoriales que pueden salir con mayor o menor elegancia pero creo en líneas generales todo el mundo reconoce que hay un proceso que lo está conduciendo el Intendente junto con el COE y están tomando las mejores decisiones; no creo que haya una extorsión abierta, de dar un ultimátum, me parece que no”

No se trata de pensarlo como acto reflejo ante cada acción ejecutiva que la política adopte. Pero nadie puede negar que todo el tiempo se adoptan determinaciones para mantener, acumular y seguir en el poder. Llamosas no es ajeno a esa lógica y pese al sinnúmero de demandas cotidianas de todo orden sabe que en el horizonte están las urnas a las que espera llegar sin tener que pagar en ellas las consecuencias de haber usado o no a tiempo el barbijo. Así son las cosas.