Talleres, pionero con su plan anti-coronvirus

El presidente Fassi hizo expresa su voluntad de volver a entrenar en dos semanas, y consultó al Gobierno Provincial en pos de armar un protocolo de sanidad especial. Ya se encuentra trabajando en esto. Y para lograr institucionalidad, lo ofrece al resto de los clubes de Primera. Vanguardista.

Por Federico Jelic

Si de algo debe estar orgulloso el presidente de Talleres Andrés Fassi, es de la firme convicción de sus ideales, con esa casi tozuda forma de ejecución por la que, cuando se propone algo, al menos agota instancias hasta conseguirlo. Puede surtir efecto o no, el resultado importa, pero en este caso queda marcado el camino que traza en busca de sus propósitos. Y en esa naturaleza, mientras el fútbol argentino discute las consecuencias del parate y la cuarentena, por barrio Jardín avanzan en materia de sanidad, en busca de poder darle batalla al coronavirus sin perder competitividad física.

Suena extraño. Mientras todos los clubes se horrorizan ante gráficos con curvas descendentes de los ingresos y posibles testeos de la pandemia que puedan dar positivo, en Talleres imaginan volver a los entrenamientos en 15 días. Así lo supo manifestar Fassi en algunas entrevistas, y hasta pareció caprichoso en primera instancia, pero queda claro que sus testimonios estaban respaldados con estudios al respecto y que no lo expresó ni por azar ni por demagogia.

Por eso, el albiazul levanta la mano como vanguardista. Porque, a la vez, continúan los debates sobre cuándo podría retomarse la Copa de la Superliga, mientras en barrio Jardín buscan adelantarse a esos procedimientos con un protocolo propio de sanidad. Y como para no quedar luchando solitariamente contra el sistema, presenta y ofrece dicho estudio/programa a las autoridades competentes, en procura de que puedan reactivar los entrenamientos cuanto antes.

Por Córdoba, dicha acción causó sorpresa, aunque si algo se dejó en claro es que de aplicarse, la idea es paridad general, sin distinción de clubes ni disciplinas. Talleres, a su vez, toma la delantera en el asunto, sin perder tiempo, en una identidad propia de la gestión a cargo de Fassi que no deja detalles librados a la espontaneidad.

Entrenamientos con protocolo y sanidad

“Soy optimista que en unos 15 días podamos volver a entrenar, con algún cerco sanitario importante, con cuatro o cinco jugadores. Yo calculo que a finales de mayo el fútbol podrá volver, y jugarse los 10 partidos que faltan”, expuso Fassi la semana pasada, recibiendo como contestación una serie de interrogantes o mejor dicho, desconfianza sobre la exactitud de sus afirmaciones.

“Soy optimista, en base a las buenas medidas que Argentina tomó en prevención, que pasará un poco esta situación, que en 15 días aún en situaciones de mucho cuidado, los jugadores podrán entrenarse de a poco, como hoy ocurre en Portugal y Alemania”, lanzó a modo de ilustración, aunque después amplió con una comparación: “Alemania tuvo muchísimos más casos de coronavirus que acá y sin embargo ya el futbol se ha reactivado totalmente, están todos los equipos entrenando, del ascenso y de Primera, y se habla de mediados de mayo para arrancar, aunque sea a puertas cerradas, pero ya empieza de vuelta a rodar”.

De esta forma, Fassi permitió entrever su plan: como el presidente Alberto Fernández dejó una puerta abierta a la posibilidad de realizar entrenamientos en campo abierto con un límite de personas, desde el laboratorio albiazul diseñaron un plan de protocolo para actuar y comenzar a entrenar, sin salirse de lo reglamentario.

El plantel lleva adelante en este momento un programa de entrenamiento personalizado como casi todos los clubes, aunque la intención de fondo es avanzar en el nuevo protocolo de seguridad sanitaria y abrir una nueva etapa de entrenamiento en deportistas de alto rendimiento. Participarán en su elaboración, como referencia, las propuestas del fútbol alemán, que ya resolvió volver a la actividad profesional en unas semanas, con 300 personas permitidas en las tribunas.

En definitiva, mientras lo terminan de justipreciar desde los profesionales de las áreas médicas, técnicas y deportivas del club junto al grupo de psicología, vale aclarar que antes de aplicarlo unilateralmente, Talleres tiene la vocación de elevarlo y ponerlo a consideración de los clubes de Primera División de AFA. Todo esto, en base a las normativas de la Nación, la Provincia y la ciudad de Córdoba. Es decir, por carriles institucionales, sin sobrepasar ninguna dependencia y obrando colectivamente, sin individualismos ni otras pérfidas actitudes que le suelen endilgar a Talleres desde los sectores opositores a sus pensamientos.

¿Qué piensan desde el Gobierno de Córdoba y la Agencia Córdoba Deportes de la solicitud de Talleres? Por ahora, no es prioridad en agenda pero dejaron en limpio la voluntad de ser ecuánimes con todos los clubes; es decir, no tomar decisiones solo con la entidad albiazul, sino en conjunto.

Fassi cumplió su parte: se propuso redoblar esfuerzos para el retorno del fútbol y la actividad profesional, desafiando la pandemia, pero no sus convicciones, esas que muchas veces le generaron enemigos pero que a la vez fueron impulso para llegar lejos. Mientras permanece con la expectativa de una respuesta, volvió a dar muestras de su infranqueable voluntad para conseguir sus objetivos. Desde la política diplomática hasta el convencimiento de los métodos para conseguirlo. Fiel a su estilo, ese que le genera admiración y desencanto casi en la misma proporción.