Política en positivo: juntos por un problema mayor

Por Guillermo Geremía.

”Juan tengo datos de adultos mayores que viven solos, nos preocupa el tema, tenemos alguna idea, pensalo”. El mensaje entró en el whatsapp y a los diez minutos recibió respuesta. “Me interesa, venite mañana a las 11 hs. a la municipalidad”. De un lado el Intendente Llamosas, del otro Gonzalo Luján, ex director del PAMI y hoy analista de números de la realidad a través de su consultora privada. En el encuentro, que se extendió por más de una hora y media, también estuvo presente el titular del Comité de Emergencia Social, el secretario municipal del área, Marcelo Bressán.

“No fue una reunión express, no fue un acting, fue una cosa pensada, discutida, nos preguntó ideas, alternativas y nos pidió que nos sumáramos”, admitió Luján a la salida del encuentro. El ex precandidato a Intendente de la UCR se mostró sorprendido por la apertura y predisposición de la máxima autoridad política de la ciudad.

En el cónclave fueron analizados los datos que surgen del último informe del INDEC con números de la Encuesta Permanente de Hogares. En Río Cuarto viven solas 6.400 personas, son un 10 % de los hogares. De estos, 2.600 adultos mayores de 60 años transitan sus días en soledad. Un tercio de estas personas habitan en viviendas alquiladas  y tienen un ingreso promedio de $28.900. Muchos de esos adultos mayores no tienen quien los asistan porque sus hijos también son adultos mayores. “Esa gente está sola y cuando saben que el banco paga salen a la calle independientemente de si el DNI termina en 1, 2 o 3”, aseguró uno de los participantes del encuentro.

La Municipalidad está muy preocupada por lo sucedido con la aglomeración de jubilados en las filas el viernes negro de violación del aislamiento. Río Cuarto tiene un promedio más alto que el nacional en cantidad de contagiados. Mientras en el país hay 1 caso cada 27.500 habitantes, en la ciudad son el doble de esa media, 1 cada 14.500 vecinos. “Lo que planteamos era ver cómo poder definir quienes eran esos 2.600 adultos mayores para ponerle un voluntario tutor que se comunique todos los días con ellos para resolverle los problemas básicos de alimentación, de medicación, del cobro de haberes, de llamarlo todos los días, de tener contacto”, expresó Luján en diálogo con Alfil Río Cuarto.

Desde la Municipalidad vienen desde hace algunas semanas trabajando con el Consejo Económico Social sobre la realidad de los adultos que están solos. Se trabaja con la idea que no se va a poder frenar totalmente el contagio  del coronavirus pero si evitar la letalidad en el sector más vulnerable en la sociedad. Este miércoles en sendas reuniones que se realizarán institucionalmente con el PAMI y el propio Consejo Económico; y otra del Intendente con los representantes de los bancos que pagan jubilaciones, se trabajaran en sendas líneas de acciones.

Por un lado, crear un programa de voluntariado que establezca que una persona joven asista entre 4 y 5 adultos mayores. Deberán comunicarse permanentemente con ellos para ayudarlos a resolver los problemas básicos de alimentación, de medicación, del cobro de haberes, de llamarlos para ver cómo están. Para ello se necesita una urgente geo-referenciación que permita ubicar donde viven esas personas. El PAMI a través de su teléfono 138 podría ser la vía más rápida de receptar denuncias de hombres y mujeres mayores que pasan sus días en soledad absoluta.

Por su parte a los banqueros se los convoca para que no se vuelva a repetir la historia. Se les pedirá a las instituciones financieras que pagan jubilaciones y que no tienen sucursales en los barrios más populosos, que los días de pago puedan abrir cajas en lugares (clubes, vecinales, salones especiales) donde la gente no tenga que hacer filas en la calle. Dividir el cobro de haberes no solo por DNI sino por el sector en el cual cada adulto mayor habite.

Si bien se tiene más tiempo hasta la próxima liquidación de haberes previsionales se choca con dos fuertes resistencias. La de las entidades crediticias por razones de negocio financiero y seguridad; pero también las culturales. “El adulto mayor por más que tenga tarjeta de débito no la va usar, es un fenómeno cultural porque están solos, si vos no le pones un tutor, un pibe que te llame todos los días preocupándose, eso ya hace que el adulto mayor no necesite salir. Hay un estudio sobre la cantidad de consultas medicas innecesarias de los adultos mayores, acuden al doctor para que alguien los toque y los escuche, que les van a decir quedate en tu casa”, confió un especialista acostumbrado a tratar con las personas de edad.

También en la reunión donde se analizó la situación de los adultos mayores se puso sobre la mesa otra situación social acuciante en esta crisis sanitaria. 2.500 hogares tienen condiciones de hacinamiento en Río Cuarto. Viven 5 o más personas en una casa de un solo ambiente. En caso de contagio es un foco sensible de conflicto que hay que prevenir.

Las actitudes mezquinas, los celos partidarios y las veleidades personales deberán dejarse de lado  para sumar voluntades en busca de las soluciones urgentes que se requieren. Lo dejó muy claro en la reunión de ayer el Intendente Llamosas. “Yo ya hable con los ex Intendentes y acá todos los ex funcionarios que tengan experiencia tienen que colaborar, lo tienen que ver de esa manera. Hay que salir de esta situación y estamos en un punto donde si no se adoptan medidas contundentes con los adultos mayores, si te dejas estar 10 o 15 días,  va a volver a pasar lo de los otros días”.

La crisis pandémica está gestando nuevas y esperanzadoras conductas políticas. Por ahora son solamente pequeños oasis que no alcanzan para apagar la sed de grandeza que hemos estado esperando los ciudadanos de a pie de nuestras clases dirigentes. Son señales, que ojalá se transformen en conductas permanentes y que no necesitemos de amenazantes crisis sanitarias para verlas hechas realidad. Así son las cosas.