Paz pandémica por arriba y guerra virósica por abajo

La tentación siempre es más fuerte. La excepcional situación que atraviesa no logra ponerle límites a la naturaleza del animal político que muchos llevan adentro. En estos 20 días de aislamiento la clase política riocuartense ha hecho el impostado esfuerzo por abrazarse en el espanto pero a los gestos positivos lo ensombrece la recurrente mezquindad partidaria.

Por Guillermo Geremía

En los albores de este drama social que nos toca transitar, los ex Intendentes de Río Cuarto arroparon al actual titular del DEM con frases y acciones dignas de destaque. “Veo al intendente trabajando con toda celeridad y asumiendo el rol que corresponde de tomar las decisiones de gobierno. Puse a disposición todos los programas que utilizamos en las distintas situaciones que tuvimos que afrontar en su momento”, expresó Alberto Cantero, peronista como Llamosas pero con pocos hombres propios en el gabinete del Intendente. El ex rector de la UNRC ya tiene a gente de su entorno trabajando en la emergencia.

Si lo de Cantero era esperable, menos previsible fueron sendas manifestaciones de dos ex jefes municipales radicales. Rins llamó a superar las diferencias políticas en esta coyuntura y justificó a Llamosas hasta en los errores. “La está piloteando con lo que hay. Nunca tuve una experiencia de estas características. Creo que es importante abrir canales de diálogo porque hay mucha gente que quiere participar”. Mucho más enfático ha sido quien antecedió a Llamosas en el Sillón de Mójica. “El Municipio no va a encontrar ninguna crítica de mi parte. Si tuviese un aporte para hacer, tengo los mecanismos y medios para hacérselo conocer al intendente de manera directa. Lo mejor que se puede hacer es ponerse a disposición”, afirmó Juan Jure.

Puede sumarse al club de los conscientes del momento que nos toca,  el ex titular del PAMI y derrotado precandidato a Intendente en la interna de la UCR, Gonzalo Luján. Sus apariciones públicas han sido de apoyo a quienes toman decisiones en esta crisis sanitaria y no dudó en hacer pública una encuesta en donde la gente apoya tanto a Alberto Fernández como Llamosas por su actuar en la cuarentena. Del Intendente, el 67% cree que actuó correctamente frente al COVID-19 y de estos, un 17% cree que lo hizo con alguna demora, asegura la encuesta realizada por Lephare Consultora, dirigida por Luján.



Expresiones acordes con la demanda del momento pero no necesariamente conciliadoras de viejos y permanentes rencores. Cantero ya hizo saber que no quiere estar en una foto conjunta de Llamosas con los ex. Su histórico resquemor con alguno de ellos no lo removerá ni el coronavirus.

……….

Mientras los mariscales de campo se envían mensajes de apoyo de curso legal, sus defensivas y ofensivas parecen estar jugando otro partido. Con algunos rebeldes que no parecen haber entendido la naturaleza gravitante de este momento de la historia. Los más, sin peso específico en las estructuras partidarias pero evidentemente sin límites de sus referentes. Otros con representación en el pasado y en el presente.

 Ignacio Ramón Fernández Sardina fue secretario de Gobierno de Jure y actualmente es apoderado de la alianza que lleva como candidato a Gabriel Abrile. En sus redes sociales no acusa recibo de poseer algún freno inhibitorio. “La cara como un piedra…”, comenzó su posteo en facebook para cuestionar que Llamosas haya saludo a enfermeras que trabajan vacunando en las calles de la ciudad siendo que el propio Intendente al asumir decidió suspender los cargos que habían concursado. “Usted debería pedirles perdón a cada una de ellas y admitir el cagadón que se mandaron con sus concursos”, dice quien ahora las representa legalmente.

A Fernández Sardina y otros opositores salió a responderle en sus propias redes el concejal oficialista Armando Chiappe. “¿Cómo está desbarrancando día a día la oposición radical, no? Les sale así no más o entrenan la miserabilidad de usar la pandemia para hacer política electoral?”, se preguntó el edil filósofo. También Chiappe repartió mandobles en internet al candidato a Intendente Pablo Carrizo quien se adjudicó la iniciativa de rebaja de los haberes y el concejal  peronista lo acusó de narcisista: “no todo vale por un par de mg en facebook!, la política de la antipolítica para incautos 2”.

……

“Alguien le explico a este sujeto que no existe una ley u ordenanza que le permita hacer lo que pretende”, acusó otra vez Fernández Sardina al Intendente Llamosas en otro posteo (ver foto). Lo acusa de “abuso de poder” al amenazar con aplicar sanciones a quienes no respetan los precios máximos. Las flores que se tiran los referentes del poder están llenas de espinas en el tallo. La juventud radical subió fotos sobre el caos con los jubilados en los bancos el día viernes haciendo indirectamente responsable al Intendente por la situación. Guillermo Natali, secretario-vocero de Llamosas, salió públicamente a cuestionar a sus adversarios políticos para la utilización de una situación donde el Intendente Municipal no es directamente responsable.

……

Pero las rencillas no terminan allí. Mientras la concejala del PRO, Mónica Lanutti, repartía café con sus pares de bloque y algunos concejales peronistas entre la aglomeración de jubilados que querían cobrar y llamaba a respetar el aislamiento, hacía sonar la cacerola en sus redes contra la propia política que ella integra. Los liberales le enrostran a Llamosas no haber suspendido en su momento las elecciones y hasta hay delasotistas que le pasan facturas por “sobreactuar” su rol en el Ejecutivo, y de no tener la misma predisposición con perseguir a los grandes violadores del aislamiento y someter con controles recurrentes a los chicos. El peronismo por su parte se guarda un as en la manga y amenaza con sacar a relucir un video de un candidato a Intendente no respetando sus obligaciones como ciudadano.

Como en la fábula de la rana con el escorpión, la política no puede con su naturaleza. Ni siquiera en una emergencia excepcional como la que nos tiene atribulados. Tal vez la primera muerte en la ciudad por COVID-19 les haga ver la realidad. Así son las cosas.