Presionada por recortes, UEPC cerró paritaria

Sin margen para especular por la profundización de la crisis y la drástica caída de la recaudación, los docentes aceptaron la propuesta del Ejecutivo provincial. El aumento se aplicará en tres tramos: un 5% retroactivo a febrero, un 10% en mayo, totalizando un 15% en julio, no acumulativo. La próxima negociación será en agosto.

Por Yanina Passero
[email protected]

Juan Monserrat, el titular de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba, cercado por la desconfianza interna en el sindicato que conduce, suspendió la respuesta a la oferta salarial que le acercaron los alfiles del gobernador Juan Schiaretti. Tal como adelantó este medio, comenzaba la cuarentena por el coronavirus en todo el país, cuando el avezado sindicalista aprovechó la ocasión para dilatar las manifestaciones de descontento docente y su capitalización por parte de la oposición.

Monserrat, como su par del SEP, José Pihen, conocen los números del Panal. Daban por descontado que el acuerdo estaría a tono con la crisis, con la que se proyectaba antes de la pandemia, por cierto. Cierto es que el líder de los empleados públicos eligió el perfil bajo y esquivó las críticas abiertas. En otras palabras, aceptó la propuesta de incremento del 17% promedio sin puestas en escena y ocupándose de mejorar otros puntos de la agenda sindical como parte del combo.

De un estilo más combativo, el líder docente fue el primero en asegurar que no toleraría la quita de la cláusula gatillo, que finalmente ocurrió. Rechazó por insuficiente la primera escala ofrecida por la ministra de Coordinación, Silvina Rivero, y aguardó una segunda propuesta que incluyó una leve mejora.



En la UEPC se dio otro caso de unidad producto del contexto extraordinario. Hace dos semanas, Monserrat suspendió la paritaria al afirmar que el confinamiento obligatorio jaqueaba el debate interno. Dejó el paréntesis abierto que decidió cerrar apenas se conoció que el Ejecutivo provincial recortaría los sueldos en un 30% de la planta política y el personal jerárquico para conformar un fondo de emergencia sanitaria. La disposición alcanzará los sueldos de abril.

“Estamos convencidos de la prioridad que tiene destinar recursos a la Emergencia Sanitaria que todos padecemos pero tenemos claro también que con el pretexto de los gestos solidarios que se demandan públicamente no puede llevarse adelante un ajuste sobre aquellos que vivimos de nuestros salarios. En particular, muchos sectores del Estado percibimos salarios por debajo de la línea de pobreza, y, en el caso de la docencia cordobesa, aún no hemos cobrado aumento alguno durante el 2020”, el duro párrafo que la UEPC emitió apenas se conoció la poda.

La circular omite que el acuerdo salarial no fue firmado por decisión de la comisión directiva del sindicato. Al día siguiente, Monserrat dejó de lado las especulaciones y decidió suscribir el trato porque no hay garantías de que el recorte que ahora es para una porción de los agentes públicos se haga extensivo a otros sectores.

Si el impacto del “coronacrash” es como se predice, no tardarán en llegar las negociaciones por los puestos de trabajo. Y si esto sucede, es altamente probable que los gremialistas prioricen los la fuente laboral por sobre los ingresos.

Este es el marco en el que la Provincia selló la última reactualización de haberes que tenía pendiente.

“Debido a que el cese de la actividad escolar y el aislamiento social obligatorio rige hasta el 13 de abril, esta propuesta fue puesta a consideración del pleno de los 26 Secretarios y Secretarias Generales y sus respectivos Consejos Departamentales de toda la provincia, tras lo cual la Junta Ejecutiva Central de UEPC decidió avanzar en la firma de la propuesta de aumento salarial”, justificaron desde el sindicato.

El acuerdo

La oferta final del Ejecutivo sumó el blanqueo del 30% de la suma fija no remunerativa de $3.250 desde julio de 2020, así como del 50% de aumento para las Asignaciones Familiares.

La escala se incrementará en tres tramos: un 5% retroactivo a febrero; un 10% en mayo; alcanzando un 15% en julio 2020, no acumulativo. Los incrementos varían según los cargos, categorías y antigüedades de los docentes. Además, contempla incrementos para activos y jubilados –sin el FONID- y pagará aumentos retroactivos correspondientes a febrero y marzo, a través de planilla adicional a mediados de abril.

A su vez, se determinó que la próxima negociación salarial se realizará en agosto.