Carlos Paz: la grieta política que profundizó el coronavirus

La denuncia penal del intendente Daniel Gómez Gesteira contra concejales de la oposición y un grupo de vecinos que organizaba una colecta solidaria, agudizó el enfrentamiento político en esa ciudad.

Si algo generó el coronavirus en los argentinos, fue activar el gen solidario en la gran mayoría de los ciudadanos que, frente al avance de una pandemia desconocida para el mundo de la ciencia médica y de consecuencias drásticas comprobadas, acató las medidas dispuestas por la Nación. Desde que rige el aislamientos social obligatorio y preventivo se multiplicaron las acciones solidarias de distinta índole.

Incluso, hasta la propia dirigencia política firmó una tregua y borró las fronteras partidarias para avanzar en un bloque monolítico en la búsqueda de respuestas para los habitantes. La famosa grieta que, desde hace años rige en la vida doméstica del país, quedó en “stand by” durante las primeras semanas de la pandemia.

Sin embargo, como siempre, hay excepciones. Y mientras en Córdoba, la oposición provincial está demandándole al Centro Cívico mayor apertura en el manejo de la crisis, durante los últimos días en una de las ciudades más importantes del interior, las fracturas entre el oficialismo y el resto de los bloques políticos quedaron expuestas. Se trata de una discusión /debate que se trasladó también hacia el resto de la población.

En Villa Carlos Paz el coronavirus profundizó las diferencias políticas entre la gestión del intendente Daniel Gómez Gesteira y los principales espacios de la oposición.

Hace unos días, el municipio denunció penalmente a vecinos que realizaban una colecta solidaria para armar módulos alimentarios y prestar asistencia a los sectores más desfavorecidos de la ciudad, por considerar que estaban rompiendo la cuarentena y que, detrás de esa movida, había dirigentes de la política local. Por eso, la demanda también alcanzó a los concejales Daniel Ribetti (Carlos Paz Despierta) y Gustavo Molina (Frente Capaz).

El asesor letrado comunal, Darío Pérez, en diálogo con distintos medios explicó que, entre las irregularidades detectadas, hubo colectas convocadas por las redes sociales en las que se llamaba realizar depósitos a través de Mercado Pago con la supuesta autorización de la Municipalidad.

Además, dejó en claro que, frente a los supuestos intentos de colaboración de la oposición, el gobierno de Carlos Paz es el único ente facultado para asistir a los sectores más desfavorecidos y pidió a los vecinos que tengan necesidades a que canalicen la demanda de manera institucional. “Hemos advertido que existen algunas iniciativas que por especulación política están aprovechando este contexto lamentable para obtener un rédito”, disparó.

Claro que otra mirada, diametralmente opuesta, es la que mantienen desde la oposición.

En las últimas horas, el concejal Ribetti dialogó con medios locales y se refirió en duros términos a la denuncia del oficialismo. “Una crisis como esta, liderada por un gobernante con cierta capacidad y cierta visión, hubiera sido una oportunidad extraordinaria para que todos nos unamos tras una misma causa. Pero acá, en Villa Carlos Paz, el fantasma de (Esteban) Avilés que sigue operando y tomando decisiones hace que el gobierno le siga errando constantemente”, dijo a VillaNos Radio.

Y reprochó: “la decisión de denunciarnos e impedir que la comida llegue a las casas de quienes la necesitan va a traer un gran caos a la ciudad. El intendente anunció que están en condiciones de hacerse cargo, pero lo que se ve en las calles es otra cosa”.

Por otro lado, la legisladora provincial enfrentada políticamente a Avilés, Mariana Caserio también se refirió al asunto en sus redes sociales. “Nos resulta incomprensible que ante la madurez que venimos observando en nuestra querida Argentina, donde el presidente, los gobernadores, los intendentes, las organizaciones civiles y el pueblo en su conjunto trabajan para superar este trágico momento, desde el municipio de Carlos Paz se denuncia a los que quieren ayudar”, señala el comunicado que lleva la firma de la legisladora peronista y el edil de Carlos Paz Inteligente, Carlos Quaranta.

A los roces políticos que provocó la denuncia penal, se sumaron las diferencias marcadas en torno a las propuestas de recortes de salarios de la planta política. Mientras el Ejecutivo Municipal había anunciado la suspensión de los pagos, cuatro ediles lanzaron esta semana una contra propuesta para reducir en un 50 por ciento las dietas. Jorge Alberto Lassaga (Carlos Paz Somos Todos), Ribetti, Quaranta y Molina solicitaron además una reunión con Gómez Gesteira para recibir información en torno a las acciones contra la pandemia y acercar algunas propuestas concretas.

Así las cosas, en Carlos Paz las diferencias entre oficialismo y oposición parecen profundizarse con el correr de las horas.