Respuesta del gobierno a Negri provocó enojo en el mestrismo

El ministro de Gobierno, Facundo Torres, respondió al diputado nacional la carta en la que los opositores piden una audiencia con Schiaretti

Por Alejandro Moreno

La respuesta que el ministro de Gobierno, Facundo Torres, envió al diputado nacional Mario Negri, casi inmediatamente de recibir de la alianza opositora un pedido de audiencia a Juan Schiaretti, causó incomodidad en algunos protagonistas del muy celoso universo radical.

El domingo por la noche, los principales referentes de la Unión Cívica Radical, el PRO, el Frente Cívico y la Coalición Cívica-ARI, solicitaron al gobernador Schiaretti una audiencia “urgente” para “dialogar respecto a la situación que atraviesa la provincia de Córdoba ante la pandemia” del coronavirus.

Los dirigentes opositores manifestaron que “es tiempo de poner por delante los intereses de los conciudadanos y trabajar de manera conjunta para afrontar este enorme desafío, articulando de la mejor manera posible las acciones en cada rincón de la provincia”.

En la carta, los socios de la inestable alianza ratificaron su “vocación de cooperar y colaborar con el gobierno de Córdoba, y para ello consideramos necesario un ámbito de encuentro propicio para acercar iniciativas y manifestar inquietudes respecto a la situación de la provincia, y en particular también de sus municipios y comunas”.

La nota fue firmada por un amplio elenco que incluye a los legisladores nacionales y provinciales, a los presidentes de los cuatro partidos, y a los presidentes de los foros de intendentes. Así, aparecen las rúbricas de Mario Negri, Ramón Mestre, Luis Juez, Darío Capitani, Gregorio Hernández Maqueda, Antonio Rins, Orlando Arduh, Ariel Grich y Marcelo Bustos, entre muchos otros.

El ministro Torres respondió enseguida con una nota dirigida puntualmente a Negri que “en los próximos días” respondería él mismo a las inquietudes de los opositores, sobre el “estado de situación actual de la pandemia Covid-19 en nuestra provincia, como así también de todo el esfuerzo y accionar provincial desplegado para enfrentar y mitigar sus consecuencias”. Primera cuestión: ¿por qué Negri fue elegido como el interlocutor por el gobierno peronista?

Algunas versiones indican que el reciente reclamo de Mestre por fondos que la Provincia le estaría adeudando a los municipios y las comunas podría haber influido en la elección del oficialismo; mucho más que el demasiado simple detalle de que Negri es el que primero aparece en la lista de firmantes. ¿Acaso Torres le iba a responder a Luis Juez si el jefe del Frente Cívico aparecía primero en el listado?

Otro asunto no fue pasado por alto: radicales, macristas y demás asociados solicitaron una reunión a Schiaretti y la contraoferta fue una cita con el ministro de Gobierno. Nada mal, pero evidentemente un escalón por debajo de las pretensiones originales de los firmantes de la carta.

Consecuencias

Las características de la respuesta del Panal tuvo consecuencias en el siempre erizado mundo radical, donde Mestre y Negri vienen lidiando por el liderazgo desde el año pasado, cuando ambos compitieron por el segundo puesto en las elecciones provinciales (lo ganó el diputado como candidato del PRO, el juecismo y el lilismo; tercero fue el ex intendente por la UCR).

En el mestrismo las noticias cayeron indigestas. El operativo de la carta a Schiaretti fue motorizado por el presidente del Comité Central de la UCR y sus principales espadas políticas, y ahora el riesgo es que el protagonismo quede en manos de su archirrival, con quien debe recordarse que hay algunas líneas amistosas tendidas en las últimas semanas.

Además, podrían surgir diferencias sobre cómo reaccionar frente al cambio de funcionario (Torres por Schiaretti). Negri no plantearía demasiados reparos, mientras que en el mestrismo la jugada oficialista habría molestado también.