Briner pidió prorrogar mandatos (en UCR lo ven apresurado)

El belvillense propuso que las actuales autoridades sigan un año más. La idea no fue bien recibida en la UCR.

Por Alejandro Moreno

El intendente de Bell Ville, Carlos Briner, lanzó una propuesta en la UCR: la prórroga por un año del mandato de las actuales autoridades partidarias. La idea fue considerada desajustada en la mayoría de los campamentos radicales, aunque nadie cree posible que haya elecciones internas en el año del coronavirus.

Consideramos conveniente que se dicte una resolución de necesidad y urgencia, ad referéndum del Congreso Partidario, que establezca una prórroga de mandatos para las autoridades de la Unión Cívica Radical de Córdoba, en todos sus estamentos, por el término de un año”, afirmó Briner en un comunicado que firmó bajo el rótulo de su grupo, Grandeza Radical. Al mismo tiempo, pidió la “conformación de una mesa virtual de acción política, de consulta permanente, que acompañe este atípico proceso”.

Debemos dedicar todos nuestros esfuerzos personales e institucionales a contribuir al resguardo de todos los cordobeses, que hoy junto a todas sus familias están haciendo un gran esfuerzo para prevenir el contagio del coronavirus”, fundamentó.



El mandato de Ramón Mestre al frente del Comité Central -la silla que muchos desean ocupar- finaliza el 6 de septiembre, por lo que en poco más de un mes debería fijarse la fecha de las elecciones internas, si se respetan escrupulosamente los plazos que dicta la Carta Orgánica partidaria. Para entonces, de acuerdo con las estimaciones conocidas, Argentina podría estar atravesando el peor momento de la crisis causada por el coronavirus.

Por ello, en el radicalismo cordobés nadie cree que podría haber elecciones internas en semejante escenario, que obliga a concentrarse en cuestiones sanitarias.

Sin embargo, la prórroga de los mandatos por un año que sugiere Briner –uno de los primeros anotados, meses atrás, en la carrera por la sucesión de Mestre en el Comité Central de la Provincia- no fue bien recibida por los referentes radicales. Más de uno confesó que piensa que Briner actuó por orden de Mestre para garantizar la continuidad de la actual conducción.

Cómo lo ven

Desde el mestrismo hubo silencio oficial, pero trascendió que mientras no se acerque el vencimiento de los plazos de la Carta Orgánica es innecesario involucrarse en una polémica que, temen, podría verse como fuera de la agenda social. Sí barajan que, llegada la ocasión, aprovecharían los chiches tecnológicos para convocar a los miembros del Comité a una conferencia en línea para resolver. Los mestristas recuerdan que muchas veces ocurrió en los últimos años que los presidentes tuvieron a mano una extensión de sus mandatos por diversas circunstancias, por lo que entienden que si la crisis continúa, es natural que el ex intendente de Córdoba permanezca en la conducción partidaria más allá del 6 de septiembre.

El negrismo ni siquiera reaccionó a la propuesta de Briner. A Negri la interna cordobesa no le seduce demasiado y está metido full time en la agenda nacional, por lo que puede especularse que cualquier postergación le viene como anillo al dedo.

El referente de Marea Radical, Rodrigo de Loredo, opinó que le parece “bien” la suspensión de las elecciones internas, aunque “la prórroga por un año es un exceso”. “Hay que ir analizando las prórrogas. No puede ponerse a especular en medio de este contexto”, agregó. Además, puntualizó que “a esas decisiones las debe tomar el Congreso Provincial (que él preside) o la Mesa del mismo, conforme la legalidad de nuestra Carta Orgánica partidaria”.

Miguel Nicolás, el jefe de Fuerza Renovadora, enfatizó que “no se puede suspender lo que no está convocado”. De todos modos, agregó: “coincido, por lo que se está viviendo, que es un tema a resolver, el tema del vencimiento de los mandatos”.

El legislador Dante Rossi, de Identidad Radical, calificó el plan de Briner como “apresurado”. “Para fijar la fecha de internas acorde al cronograma que establece la Carta Orgánica hay tiempo hasta la primera semana de mayo. Recién en esa fecha hay que ver qué se resuelve”, continuó.

Otro alfonsinista, Sergio Piguillem, de Asamblea Radical, subrayó que “tenemos que hacer todos los esfuerzos para que no haya prórroga, aún en contexto de excepcionalidad”. “El momento obliga a imaginar grandes acuerdos, y no hay que escapar hacia adelante pensando que cuando todo vuelva a la normalidad podremos seguir con las peleas estériles”, remarcó. En suma, sostuvo: “No estoy de acuerdo con el planteo de Briner”.

El legislador Juan Jure fue contundente: “desde el momento en que hacen ese comunicado es porque para ellos es una preocupación, pero mí es un tema inexistente”.

Javier Fabre, el presidente de Línea Córdoba, consideró que “hay que analizarlo detenidamente”, pero concluyó que “una prórroga de un año desde ya que es exagerada”.

Finalmente, Javier Bee Sellares, del grupo Consenso, dijo que es claro que hoy la prioridad es la salud. “Pensar en una prórroga de un año es un exceso que solo busca llegar a elecciones del año que viene en condiciones actuales, sin conducción y con un partido fragmentado. Está bien la suspensión de los comicios porque aunque se recupere la normalidad a fines de abril, cerca de la fecha límite para la convocatoria llevará tiempo volver a la vida cotidiana”, opinó.